WhatsApp de Publicidad
Seguinos

la declaración de gatúbela

"¿Sabés quién soy yo?", gritaba Stemphelet en el prostíbulo

La Brújula 24 accedió en exclusiva al testimonio completo de la joven. Sus dichos revelan un claro abuso de poder por parte del juez y la Policía.

El juez de Ejecución Penal, Onildo Stemphelet, implicado en una grave denuncia.

La Brújula 24 accedió en las últimas horas a la declaración de Jésica, la trabajadora sexual conocida como “Gatúbela”, la cual compromete la situación del juez de Ejecución Penal Onildo Stemphelet, quien quedaría implicado en delitos muy graves como abuso de poder y privación ilegal de la libertad, confirmando que --tal como se sospechaba-- él mismo dirigió el allanamiento y dio órdenes a la Policía.

Entre los aspectos salientes de la misma, la mujer admite haber visto solo una vez al magistrado y que mientras mantuvieron la relación sexual estuvieron solos en el departamento donde ejercía la prostitución de forma particular. Además, aclara que luego de la relación sexual, Stemphelet se retiró y volvió una hora después.

Además, la declarante señaló que, tal como consta textualmente en la causa, "el juez a su regreso le exhibió una credencial del Poder Judicial y que le dijo '¿Sabés quién soy yo? Vas a ir presa por lo que hiciste'". También se detalla en la declaración que la joven le preguntó qué era lo que él pensaba que había hecho, a lo que respondió que le faltaba su dinero y tarjeta de crédito y la acusó de haberle robado.

En otro tramo, la trabajadora sexual sostuvo que Stemphelet tenía la billetera en su mano y que antes de la relación, sacó dinero de la billetera y le pagó. También aclaró la mujer que, al regreso del funcionario judicial, lo hizo solo e ingresó al departamento en cuestión "para que viera el lugar por si las cosas se le habían caído".

Jésica contó que Stemphelet revisó todo y dijo que haría la denuncia por las cosas extraviadas, que llamó a una persona para comentarle el problema y luego se comunicó con la Policía. En su testimonio de la crónica de lo ocurrido, aclaró que el juez esperó a la Policía en la vereda, la cual tardó una hora en llegar.

También señaló que los uniformados "entraron, subieron por la escalera, llegaron a la sala y le preguntaron qué había pasado", al tiempo que agregó que eran cuatro o cinco y, de ser necesario, podría reconocerlos. Y fue aún más allá: "Solo recuerdo la apariencia de uno de ellos que era alto, de tez blanca y de pelo medio largo color castaño, que aparentemente este policía era el que dirigía a los demás", siendo este último el que vestía de civil.

Uno de los datos más escalofriantes y que complican la situación no solo del juez, sino también de los efectivos. La declarante sostiene que no había personal femenino y que durante todo el suceso se encontraba vestida solo con ropa interior, reconociendo que se sintió intimidada.

También aseguró que les ofreció a los agentes que revisaran la casa en búsqueda de las pertenencias de Stemphelet, lo que así hicieron con resultado negativo. La mujer mencionó que el juez estaba permanentemente detrás de la policía a los gritos y la acusaba de robo.

En el tramo final de su declaración, "Gatúbela" reveló que le solicitaron que exhiba su documento, el cual no tenía en su poder en ese momento. Les dijo el número y los policías tomaron nota antes de retirarse. La mujer admitió que pensó que todo había terminado allí, sin embargo, minutos después, volvieron y le dijeron que Stemphelet había exigido que la llevaran a la comisaría para identificarla.

Sorprendida, la trabajadora sexual preguntó si era obligatorio dicho trámite y le dijeron que sí, que tenían que llevarla. También sostuvo que cuando llegaron a la seccional le sacaron fotos (no sabe el motivo) sin autorización. Por último, mencionó que el magistrado no estuvo en la comisaría, donde ya había una agente femenina. Allí firmó unos papeles --sin tener la posibilidad de leerlos--, dejó su número de teléfono y, tras una hora, se fue en taxi.

Lo más leído