WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Ocurrió en las últimas horas

Fue víctima de una golpiza en Monte Hermoso; ahora lo acusan por violencia de género

Julieta denunció ante la justicia a Franco Baruzzi, el chico que el primer día de 2016 fue brutalmente golpeado por un rugbier.

Franco Baruzzi, el joven que el 1 de enero de 2016 fue víctima de una feroz golpiza por parte de un rugbier en Monte Hermoso, volvió a ser noticia en las últimas horas, aunque esta vez tras ser denunciado por un caso de violencia de género.

Cabe recordar que en aquella fiesta de fin de año, Baruzzi recibió un certero golpe por parte de Mariano Rodrigo Ocampos, luego de una discusión generada por un simple "caño" con una pelota de rugby, lo que le provocó serias lesiones que hasta pusieron en riesgo su vida.

El último miércoles, una joven identificada como Julieta, publicó en redes sociales imágenes de su rostro, sus manos y sus piernas con importantes golpes que, según denunció ante la Justicia, habrían sido provocados por Baruzzi.

"Las locas después somos nosotras y por eso tenemos que terminar cagadas a palos", publicó la joven "Nada justifica lo que hiciste, que me basurees y frustres como mina, hay cámaras y testigos", agregó la mujer.

"Con Franco mantengo una relación inestable desde hace dos años. Tuvimos varias idas y vueltas, hasta que el último martes tuvimos una discusión por WhatsApp. Ese día, después que salí de trabajar, fui a tomar una cerveza con una compañera de trabajo al lugar donde él estaba", explicó la joven en comunicación con la redacción de LA BRÚJULA 24,

Julieta aseguró que tras encontrarse, tuvieron una disputa por un teléfono celular y que él "le retorció el brazo".

Según ella misma explicó, luego mantuvo un entredicho con otra chica, por lo que fue retirada de la cervecería a la cual había ido.

"Quería seguir hablando con Franco, por lo que lo esperé afuera. Cuando él salió, lo vi muy sacado. Le dije que se calme, que no estaba sola, que estaba con mi papá y con mis hermanos. Nos fuimos caminando y mientras tanto, me venía insultando. Hasta que cuando llegamos a una esquina donde hay una plaza, no sé de donde sacó tanta fuerza, pero me revoleó por el aire", dijo.

Julieta dijo que una vez que se levantó, escuchó que él le decía que se vaya, que "la iba a terminar matando".

La historia, según el testimonio de esta joven, termina en la casa de Baruzzi, cuando ella fue a buscar sus pertenencias.

"Entré, y le dije que mirara cómo me había dejado, pero no le importó. El chico que me acompañó hasta su casa, se preocupó porque tardaba y golpeó la puerta. Ahí volvió a ponerse violento, me empujó y revoleó todas mis cosas afuera", describió.

El descargo de Baruzzi

“Después de salir de trabajar, me fui a una cervecería con compañeros de trabajo. Hace un tiempo que veníamos estando con Julieta, pero nunca estables, siempre con idas y vueltas. Esa noche Julieta empezó a actuar mal; buscó una chica para pelearse pensando que ella estaba conmigo”.

Pese a ello, “salimos de ese lugar, y le dije que la acompañaba hasta la esquina de San Martín y Patagonia. Antes de llegar a esa esquina empezamos a discutir, ella arrancó a tirar golpes, que es una reacción que tuvo siempre, y yo solo lo que hice fue sacármela de encima”.

“En el momento que me la saqué de encima ella se cayó, se raspó la rodilla y la mano. Ahí directamente dejamos de hablar y yo me fui. Ella después estuvo diciendo que la estuve golpeando”.

“La empujé porque me empezó a tirar piñas y no podía agarrarle los brazos, porque tiraba demasiadas piñas. La empujé, y en ese momento se cayó. No la empujé fuerte ni nada. Fue simplemente un empujón. En ese momento se cae, se golpea la rodilla y la mano. Los golpes de la cara yo no los vi. Claramente lo que busca es un problema”.

“Nunca le levanté la mano a una mujer y no lo voy a hacer. Tengo otras tres novias anteriores y ellas mismas hace poco me dijeron que nunca le levanté la mano a ninguna. Me dijeron que ellas saben que esto no pasó”.

Lo más leído