WhatsApp de Publicidad
Seguinos

El deporte los unió

Dejaron Venezuela, se conocieron en Bahía y crearon un equipo de softbol

Mariano Ripani se lo propuso la navidad pasada. Quería armar un equipo de softbol que tuviese únicamente venezolanos como integrantes. Con la ayuda de un argentino concretó su sueño y debutarán en enero en la liga bahiense.

Las pequeñas cosas, muchas veces, hacen que los kilómetros no parezcan tantos. Así lo sentía el venezolano Mariano Ripani cada vez que se ponía su guante de béisbol, el deporte más popular de su país. 

La vida como ingeniero petrolero y su fábrica de artículos de limpieza ya era cosa del pasado. Argentina le abrió las puertas, y con un bolso cargado de ilusiones, comenzó de cero en Bahía Blanca, con una verdulería.

Las vueltas del destino lo pusieron en contacto con un argentino: Facundo Tonkovich. Según le contó Ripani a la redacción de LA BRÚJULA 24, único distribuidor que maneja la harina más consumida en Venezuela; eso lo hacía portador de un intangible inimaginable: conocer a cada venezolano en Bahía.

La navidad pasada, Mariano le regaló un guante a Facundo, el cual había tenido como único contacto con el softbol (una variante del béisbol) algunas clases en la escuela. Y allí se le prendió la lámpara: ¿Por qué no armo un equipo sólo de venezolanos?

Facundo lo ayudó con la logística de contactar compatriotas, y así, de la noche a la mañana, se creó un grupo de Whatsapp. La gran mayoría no se conocía entre sí, y a excepción de uno solo que era de Caracas, el resto había nacido en el interior.

Fue así como cayeron en la cuenta que algunos integraban clubes locales, pero muchos otros estaban alejados de las canchas, principalmente por no tener conocidos o bien porque los horarios de sus trabajos no se los permitía.

Así fue como comenzaron a entrenar en un terreno que les prestó otro argentino, el cual acondicionaron hasta hacerlo ver como una verdadera cancha. Llegaron los amistosos y el equipo terminó de tomar forma, hasta tener hoy cerca de 20 integrantes.

El siguiente paso fue inscribirse en la Federación Bahiense de Softbol. Por reglamentación no podían hacerlo sin tener divisiones menores, por lo que con la ayuda del club Bahía Softbol lograron su cometido y se anotó formalmente a “Criollos de Venezuela” (podés seguirlos acá).

Este equipo, plagado de profesionales de distintas áreas, que encontró en nuestra ciudad un nuevo comienzo luego de dejar su tierra, en muchos casos, en trabajos muy distintos a los que realizaban, entabló una unión que hoy está más allá del deporte.

Las juntadas para comer y celebrar fiestas específicas así lo demuestran, y todo será mucho más especial a partir del 15 de enero, cuando debuten oficialmente en un torneo de verano, que servirá de preparación para la liga que arranca en marzo.

“Es una manera de no sentirnos tan lejos de casa” aseguró Mariano, abrazado al uniforme que con varios meses de esfuerzo lograron comprar y los representará en el 2020.


Lo más leído