WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Caso Stemphelet

El juez del prostíbulo será sometido a juicio político

La audiencia preliminar, llevada a cabo hoy, arrojó un resultado de 6 a 1. En mayo, el magistrado protagonizó un escándalo en un prostíbulo de Villa Mitre.

El jury de enjuiciamiento aprobó esta tarde enviar a juicio político al magistrado Onildo Stemphelet, a quien se acusa por falta de decoro, tras haber protagonizado un verdadero escándalo en un prostíbulo de Villa Mitre, en mayo de este año.

La votación llevada a cabo hoy durante la audiencia preliminar arrojó un resultado de 6 contra 1. Los que se pronunciaron a favor de iniciar el proceso de enjuiciamiento fueron Eduardo De Lázzari, Aníbal Juan Mathis, Diego Efraín Martínez, Guillermo Oliva, Alejandro Carusso y Guillermo Castello. En contra se pronució Pablo Agustín Grillo Ciocchini.

Hoy por la mañana, en diálogo con el periodista Germán Sasso, el procurador general de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, había mencionado que el tribunal de enjuiciamiento iba a estar integrado por jueces y legisladores, cinco de cada sector, y que la presidencia le corresponde a la Suprema Corte de la Provincia.

Cabe recordar que el pasado 15 de mayo, el juez de Ejecución Penal de Bahía Blanca había denunciado un robo mientras permanecía en el interior de una casa de citas, ubicada en Rivadavia 2280.

El propio magistrado fue quien realizó la denuncia al 911 tras detectar que le habían sustraído unos 3 mil pesos.

Onildo esperó en la vereda y cuando vio el patrullero comenzó a agitar los brazos para detenerlo. Relató ante los oficiales que luego de abonar por los servicios sexuales descubrió que le había metido la mano en el pantalón que había dejado en una silla.

Los uniformados, que arribaron en el móvil n°231101, le indicaron al magistrado que se alejara de la puerta del inmueble ante “posibles represalias” e ingresaron. Allí se entrevistaron con una joven -de 31 años y de origen paraguayo- llamada Jésica, alias "Gatubela", que confirmó que había mantenido sexo con el denunciante, que todo había acabado bien: él le había abonado y se había retirado sin inconvenientes.

Los policías requisaron el prostíbulo y entre las pocas prendas que vestía la mujer no lograron hallar las pertenecías del juez, que esperaba ansioso en la calle.

A Jésica la trasladaron a la comisaría para “identificarla” y luego la liberaron. El juez prometió seguir el caso con sus “contactos en la Justicia”.


Lo más leído