WhatsApp de Publicidad
Seguinos

desde 2025

La Provincia anunció cambios en la secundaria: no se repetirán los años

Ahora solo deberán recursar las materias que no hayan aprobado.

La provincia de Buenos Aires aprobó una importante reforma en el régimen académico de la secundaria. La reforma más destacada es la eliminación de la cursada por año, introduciendo un sistema de acreditación por materias. Esto significa que los estudiantes que aprueben materias durante un año no tendrán que recursarlas al siguiente, incluso si no han pasado todas las asignaturas.

Con este cambio, la repitencia tradicional, que obligaba a los estudiantes a repetir todo un año por llevarse más de dos materias, llega a su fin. Ahora, solo deberán repetir las materias que no hayan aprobado.

Los alumnos que no aprueben hasta cuatro materias podrán asistir a un “período de intensificación” en diciembre o febrero/marzo, con cursos acelerados. Si tienen más de cuatro materias pendientes, las demás deberán ser recursadas. Por ejemplo, si un alumno tiene seis materias no aprobadas, cuatro entrarán en intensificación y dos deberán ser repetidas el año siguiente. En estos casos, el estudiante no podrá cursar más de 10 materias en los primeros años o 12 en el último, incluyendo las que necesita recursar.

La selección de materias para intensificación o recursado será determinada por el “Equipo de las Trayectorias Educativas” de cada escuela, junto con el estudiante y su familia.

El objetivo principal de esta reforma es evitar que los estudiantes con dificultades educativas se desmotiven y abandonen sus estudios, un problema común en el sistema actual.

Una de las mayores dificultades será gestionar las materias no aprobadas. Algunos alumnos podrían estar cursando asignaturas de diferentes años académicos simultáneamente. Cada escuela deberá adoptar modelos específicos, con la aprobación de la Jefatura Distrital, para abordar esta situación. Esto podría incluir integrar a los estudiantes en clases con alumnos de menor edad o establecer cursos a contraturno.

Es importante destacar que durante toda la jornada escolar, los estudiantes deben permanecer en la escuela. Además, existirá un sistema de materias correlativas, impidiendo que los alumnos cursen asignaturas avanzadas sin haber aprobado las básicas.

El nuevo formato, que se implementará a partir del ciclo lectivo 2025, se asemeja al sistema universitario. A diferencia de propuestas anteriores que enfrentaron críticas, esta reforma ha sido consensuada por todos los miembros del Consejo General de Educación, incluyendo la oposición.

Diego Martínez, consejero por el radicalismo, destacó que muchas de sus propuestas fueron consideradas, como el regreso de las notas numéricas al final de los cuatrimestres, en lugar de las evaluaciones conceptuales adoptadas durante la pandemia.

Las materias serán cuatrimestrales y los alumnos necesitarán una calificación de 7 a 10 para aprobar cada cuatrimestre. Si no lo logran, intensificarán solo el cuatrimestre en el que fallaron. Con más de 4 puntos, obtendrán la acreditación de la materia.

Esta reforma se centra exclusivamente en el régimen académico, sin cambios en los contenidos curriculares. No obstante, muchos expertos han señalado la necesidad de actualizar los conocimientos impartidos para alinearse con los cambios sociales actuales.

Finalmente, aún queda por resolver el futuro del Plan Fines, un programa alternativo para completar la secundaria que ofrece mayores flexibilidades y es frecuentado por aquellos que abandonan la escuela.

Fuente: El Día

Lo más leído