WhatsApp de Publicidad
Seguinos

según la ciencia

Ducha matutina o nocturna: los beneficios de bañarse a cada horario

Los especialistas analizaron ambas situaciones y llegaron a conocer las ventajas de cada una. Conocé cómo aplican de forma favorable para el organismo de cada persona.

La ducha es una parte fundamental en la vida cotidiana de las personas y, según los estudios de diversos especialistas, bañarse a la mañana o noche genera diferentes beneficios saludables. Enterate las ventajas de cada horario.

Conforme la información de ‘El Confidencial’, una ducha a primera hora del día puede tener un impacto positivo en la regulación del ritmo circadiano del cuerpo, que actúa como un reloj interno y es clave para mantener nuestros ciclos de sueño y vigilia.

La ducha matutina actúa como una señal que ayuda a despertarse y volverse más alerta, iniciando el día con energía

En sintonía, el dermatólogo Alok Vij asegura que un baño matutino puede estimular la liberación de neurotransmisores como la serotonina, el cortisol, la dopamina y la norepinefrina; esenciales para regular nuestras emociones y estrés.

Otro estudio sugiere que una ducha matutina, especialmente si incluye hasta 90 segundos de agua fría, puede reducir los días de enfermedad en casi un tercio. Además, es ideal para personas que tienden a sudar durante la noche, acumulando sudor y bacterias en la piel.

Las ventajas de una ducha nocturna

Una ducha nocturna ayuda a eliminar aceites y suciedad, permitiendo acostarse con una piel limpia. Esto es especialmente importante para quienes realizan ejercicio o actividades físicas extenuantes. También, puede mejorar la higiene del sueño.

Una ducha caliente eleva temporalmente la temperatura corporal, lo que permite un enfriamiento más rápido y facilita el sueño. Se recomienda ducharse unos 90 minutos antes de acostarse para maximizar este efecto.

El director del Programa de Investigación de Sueño y Salud de la Universidad de Arizona, Michael Grandner, señaló que una ducha nocturna puede ser una parte relajante de la rutina previa al sueño, ayudando a desconectar antes de recostarse.

Por último, respecto a la calidad del sueño, investigaciones demostraron que tomar un baño caliente una o dos horas antes de dormir puede mejorarla y reducir el tiempo necesario para conciliarlo.

Fuente: LB24 / Diario 26.

Lo más leído