WhatsApp de Publicidad
Seguinos

se decide el lunes

Las prepagas grandes analizan una devolución que no baje de las 6 cuotas

El sector empresarial enfrenta la situación con cautela y hermetismo.

El lunes se perfila como un día decisivo en la relación entre el Gobierno y las empresas de medicina prepaga en Argentina. Las partes se enfrentarán en una audiencia de conciliación ante el juez en lo civil y comercial federal, Juan Rafael Stinco, quien convocó a esta reunión a las 10 de la mañana. La audiencia surge en el contexto de una causa presentada por el Ejecutivo, que exige la reversión de los aumentos implementados por las prepagas desde diciembre y la devolución de los montos cobrados en exceso.

El juez Stinco respondió al planteo de la Superintendencia de Servicios de Salud y emitió una medida cautelar ordenando a las empresas de medicina prepaga a “retrotraer el monto de las cuotas vigentes a diciembre de 2023” y actualizar los valores conforme al Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Además, dispuso que las empresas devuelvan el dinero excedente mediante créditos a favor de los afiliados, otorgándoles un plazo de cinco días para presentar un plan de acción para la devolución de los fondos. Esta decisión, originalmente inmediata, se extendió hasta el próximo lunes.

El sector empresarial enfrenta la situación con cautela y hermetismo. Nadie desea destacarse en medio de un contexto complicado, especialmente tras los recientes aumentos de más del 150% en pocos meses, lo que llevó al Gobierno a acusar a las empresas de “cartelización”.

Las empresas de medicina prepaga deberán ajustar sus precios según la inflación del mes anterior, pero queda por resolver cómo devolverán el incremento excedente aplicado en los primeros meses del año. Las grandes empresas del sector ya han cerrado sus números y se preparan para presentar propuestas de devolución al juez, con un mínimo de seis cuotas. Sin embargo, hay dudas sobre la postura del juez y preocupación por la viabilidad financiera de las empresas más pequeñas, que podrían enfrentar la quiebra si se les exige devolver los fondos en plazos cortos.

Un representante de las prepagas “chicas” expresó su preocupación: “Tenemos que devolver dinero que ya se gastó para pagar a los prestadores y a los médicos, y estamos en medio de una paritaria incendiada con reclamos en todos los sanatorios”. Las conversaciones entre las empresas han sido informales debido a las acusaciones de cartelización, pero hay consenso en la necesidad de una solución que incluya a todo el sector privado, sin perjudicar a las empresas más pequeñas.

Con información de Infobae

Lo más leído