WhatsApp de Publicidad
Seguinos

las recomendaciones médicas

“Cuando hablamos de hidratación, hablamos de tomar agua y no otra bebida”

En días de calor, tomar aun más agua y no esperar a tener sed ya que ese es un signo tardío de deshidratación.

Los pronósticos indican que este verano será más caluroso en la Provincia y otras zonas del país, por lo que los expertos recomiendan estar atentos con la hidratación, que si bien es importante todo el año, en esta época de altas temperaturas es fundamental.

“Cuando hablamos de hidratación, hablamos de tomar agua y no otra bebida”, aseguró la licenciada en Nutrición Victoria Núñez, matriculada en el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires. En ese sentido, señaló que el agua “es vital para el buen funcionamiento de varios sistemas del organismo, sobre todo el renal, el cual impacta en otros”.

Hay tres características puntuales que ayudan a ver la hidratación a través de la orina: el color, que no debe ser muy oscuro, excepto por la mañana; el olor, que puede tenerlo pero no muy fuerte; y si tiene o no espuma, advertir si tiene en cantidad. En consecuencia, si una persona no toma agua el cuerpo lo manifiesta a través de retención de líquidos o edemas.

“Para ingerir más agua, recomiendo tener siempre una botella a mano y a partir de ahí tener un registro de cuánto es el consumo. En días de calor, tomar aun más y no esperar a tener sed ya que ese es un signo tardío de deshidratación”, advirtió Núñez.

Por su parte, Érica Bianquet, también licenciada en Nutrición, aclaró que “el agua puede encontrarse en distintas proporciones en algunos alimentos como por ejemplo las frutas y verduras”, sin embargo esto de ninguna manera reemplaza el requerimiento de consumo de líquidos priorizando siempre el consumo de agua segura.

Los adultos mayores, las mujeres embarazadas y los niños pequeños son los grupos más vulnerables a la deshidratación ya que en ellos la señal de alarma de la sed está disminuida.

El Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires precisó las siguientes recomendaciones:

  • Tomar agua segura con frecuencia, aunque no se sienta sed.
  • Moderar el consumo de bebidas con cafeína o alcohol ya que pueden hacer perder mayor líquido corporal.
  • Prestar especial atención a bebés, niñas y niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación.
  • Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que uno lo necesite.
  • Moderar la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas, luego del mediodía.
  • Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor, como son las ensaladas, frutas, verduras y jugos, entre otras.
  • Consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.

Lo más leído