WhatsApp de Publicidad
Seguinos

fue "deliberadamente explotado"

Confirman que el submarino hallado en Necochea era nazi

El equipo interdisciplinario que trabajó en el sorprendente hallazgo, insistirá en que se proceda a la extracción de piezas.

Las dudas de quienes llevaron adelante la investigación que reveló el sorprendente hallazgo de un submarino hundido frente a la costa de Quequén comienzan a disiparse: un peritaje firmado por un especialista italiano confirmó que la nave es de origen alemán y fue “deliberadamente explotada”.

“Excluyo rotundamente que pueda ser un buque o un barco de pesca, el diseño no deja lugar a otras teorías”, sentenció el experto italiano que llevó adelante el dictamen.

Ahora, el equipo interdisciplinario que trabajó en el sorprendente hallazgo, insistirá en que se proceda a la extracción de piezas. “Se cuenta con la tecnología apropiada para hacerlo, la tiene Prefectura Naval Argentina, y nuestra recomendación es en principio extraer el telescopio de ataque”, explicó el periodista Abel Basti, líder de la expedición.

Sostiene que además de poner a resguardo a las piezas del submarino, “en seco, los expertos pueden evaluarlas. El telescopio, por ejemplo, seguramente tiene una óptica, posiblemente alguna marca o inscripción”.

Podrían así contar con datos certeros sobre el origen del buque. Por lo pronto, la Liga Navale Italiana (LNI) determinó este jueves que el naufragio encontrado en cercanías del puerto de Quequén se corresponde con un submarino alemán, nave que, luego de ser hundida, fue destruida con explosivos, según un contundente dictamen firmado por el doctor Fabio Giuseppe Bisciotti, director del Centro de Estudios Subacuáticos de la LNI, entidad que está bajó el ámbito y jurisdicción del ministerio de Defensa de Italia.

Bisciotti es uno de los máximos expertos internacionales de submarinos de la Segunda Guerra Mundial y fue designado por el grupo Eslabón Perdido, que descubrió el naufragio, como perito internacional del caso en el marco de un acuerdo alcanzado por la citada organización de voluntarios con la LNI.

El hallazgo fue realizado a 4,2 kilómetros de distancia de las playas bonaerenses de Costa Bonita y Arenas Verdes, a unos 28 metros de profundidad. Lo hicieron los investigadores de ‘Eslabón Perdido’, un equipo multidisciplinario de historiadores, periodistas e ingenieros que se especializa en encontrar huellas del arribo clandestino de distintos oficiales nazis tras la derrota alemana en el conflicto bélico.

Bisciotti trabajó para el Pentágono como investigador de pecios militares hundidos en el Mar Mediterráneo y como perito, con la Royal Navy, en una operación en la que el experto mencionado y su equipo pudo verificar el submarino británico HMS Regent, en mayo de este año. También identificó el submarino italiano Giovanni Bausan, entre otras naves militares hundidas en el hemisferio norte.

Durante el peritaje de las imágenes, obtenidas por el grupo Eslabón Perdido y por la Prefectura Naval Argentina, Bisciotti identificó el periscopio del navío, conformado por un tubo que en su parte superior tiene una óptica para facilitar la observación a distancia.

Sostuvo Bisciotti que el navío fue dañado ex profeso, aseguró que en las imágenes obtenidas mediante un sonar de barrido lateral “se ve claramente la continuidad de la línea del casco aunque dañada en algunos puntos, claros huecos transversales y tubulares, creo que es un casco deliberadamente explotado”, opinó.

El dictamen de la Liga Navale Italiana ratifica el peritaje argentino firmado de los ingenieros navales Juan Martin Canevaro, presidente del Consejo Profesional de Ingeniería Naval, y Andrés Miguel Cuidet, quienes actuaron como peritos de parte del grupo de investigación Eslabón Perdido que denunció el descubrimiento del naufragio ante la Prefectura Naval Argentina el pasado 9 de marzo.

Fuente: Clarín

Lo más leído