WhatsApp de Publicidad
Seguinos

la palabra de un economista

“Los ingresos del trabajo sirven cada vez menos para lidiar con el día a día”

Francisco Cantamutto comentó los efectos de la inflación en el salario y el consumo bahiense.

Los datos indican que hay una recuperación económica en el país, pero también es verificable que no está llegando a toda la población, principalmente por el deterioro de los salarios que viene de la mano de la inflación, explicó el economista de la UNS Francisco Cantamutto.

“Estamos en una situación donde los hogares están atravesando la recuperación económica, ya no solo la crisis del 2020, sino la salida, porque la economía argentina está creciendo, y eso se puede ver en la cuidad, hay movimiento y hay trabajo. El problema es los ingresos que genera ese trabajo que cada vez es más insuficiente para lidiar con el día a día”, dijo en el programa Nunca es Tarde, que se transmite por La Brújula 24.

Cantamutto señaló que en los años 90 funcionaron más o menos así y que se olvida que la “convertibilidad fue una gran maquinaria de producir pobreza y desigualdad, porque el éxito de los que permanecían dentro se sostenía de la creciente caída del resto. Ahora no opera de la misma manera, porque en los 90 no había inflación y ahora es el problema central, donde el trabajador pobre tiene un trabajo formal y aun así no llega a fin de mes”.

El economista señaló que en Bahía no hay datos disponibles para conocer la distribución de los niveles socioeconómicos para definir la distribución por clases, pero que suponiendo que los datos nacionales son más o menos representativos, tendrías un 22% de los hogares clase media, clase alta.

Cantamutto señala que ese porcentaje explicaría el hecho de que en medio de la situación actual se ven cafés, bares y restaurantes llenos en la ciudad.

Son personas que “pueden resolver necesidades cotidianas y le sobra algo, pero no para ahorrar y llegar para las cuotas de un 0 km o encarar la construcción de casa, se lo gasta en ir a comer a un lugar, porque no pueden llegar más arriba, no pueden lanzarse algo más caro, pero después de allí 78% no está en los restaurantes”, detalló.

Lo más leído