WhatsApp de Publicidad
Seguinos

el fiscal habló con la brújula 24

Piquete mortal: confirman que la piedra usada para el ataque es más letal que un balazo

Fabio Arcomano aseguró que uno de los adoquines pesa más de medio kilo. Y anticipó que “el próximo paso es pedir la prisión preventiva” para los tres detenidos.

La investigación por el piquete mortal ocurrido hace ocho días en Daireaux y que se cobró la vida del camionero Guillermo Jara sigue por el mismo curso, sin presentar mayores cambios respecto de la hipótesis inicial y la declaración de uno de los tres detenidos.

El fiscal Fabio Arcomano conversó esta mañana con LA BRÚJULA 24, y adelantó que solicitará la prisión preventiva para Fabián Paredes, de 44 años, Federico Javier Fernández, de 34, y Darío Javier Martín (46), además de aportar algunos otros aspectos clave de la evidencia recolectada hasta el momento.

“Lo importante del trabajo de la Fiscalía es que la hipótesis se materializó el viernes en las solicitudes de detención y ese mismo día la Jueza de Garantías las otorgó. Las tres personas están detenidas por ser coautores del delito de homicidio”, afirmó Arcomano, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Además, recalcó que “dos de ellos se negaron a declarar y un tercero (Fernández) ejerció su derecho de dar su versión de lo ocurrido. A criterio de las partes, se entendió que fueron manifestaciones exculpatorias que solo tuvieron como objeto despegarse de la grave acusación que sostenemos”.

“Logramos establecer que fueron dos piedrazos que impactaron en el vehículo, uno con el resultado lesivo de muerte y el otro desprendió un plástico lateral derecho del marco, eso nos permite establecer la cantidad de objetos contundentes que intervinieron en la agresión”, enfatizó el representante del Ministerio Público.

Consultado respecto a otros elementos de vital importancia procesal, reveló que “la hipótesis es que dos personas paradas en la caja de la camioneta arrojaron piedras. En 48 horas logramos establecer itinerario y maniobra delictiva. Seguimos produciendo prueba porque hay un cúmulo de actuaciones en las que estamos trabajando: cámaras circundantes y pericias, además de la apertura de los teléfonos de los imputados”.

“Se había generado inquietud en la opinión pública respecto del celular de la víctima. Se determinó que hay un video final donde se ve el último vehículo que persigue a Jara, lo que permite corroborar otros indicios, ubicándolo en tiempo y espacio, observándose la persecución. En otro se ve a Jara en otro piquete, presuntamente anterior, en su camino desde General Rodríguez. Hay mucho material audiovisual que está siendo analizado”, afirmó Arcomano.

Y aportó otros aspectos que permiten avanzar en el esclarecimiento del hecho: “El paso procesal que sigue es solicitar la prisión preventiva de los tres, la detención implica un espaldarazo para la Fiscalía y una corroboración de la hipótesis. Ellos, después de haber producido ese resultado lesivo, no volvieron al piquete, escaparon e hicieron un recorrido ilógico por caminos rurales para volver a Daireaux, realizando 30 kilómetros. El conductor los fue dejando uno a uno en distintos lugares”.

“Uno de ellos tiene antecedentes penales y una causa por abuso sexual generadora de peligros procesales. No olvidemos que es un hecho de gran magnitud, por eso la Cámara de Garantías deberá evaluar en función de la situación de los testigos. No sé si eran apretadores de camioneros, ese día ocurrió lo que aconteció, igualmente no es poca cosa”, manifestó el funcionario judicial de Trenque Lauquen.

Sobre los dichos de Fernández, amplió: “Declaró que era un mero acompañante, que no tuvo nada que ver. La Fiscalía sostuvo que nadie se sube a un vehículo en persecución sin saber a dónde va, no le llamó la atención la velocidad a la que transitaban, nunca miró para atrás ni preguntó por qué pararon a juntar las piedras. Eso habla a todas luces que son manifestaciones mentirosas, solo para mejorar su situación procesal porque trató de acomodar los hechos en beneficio propio”.

“Entendemos que fue una coautoría y cada uno llevó una maniobra hacia el fin último, lo mismo entendió el Juzgado de Garantías. La piedra impactó a unos 150 kilómetros por hora según mi análisis preliminar. Un disparo hubiese sido más difícil de que cause el fatal desenlace, por una cuestión de precisión, un ladrillo, adoquín o piedra de concreto como la que secuestramos de 20 centímetros y más de medio kilo de peso fue tremendamente lesivo”, cerró Arcomano.

Lo más leído