WhatsApp de Publicidad
Seguinos

paisajes, cultura y diversión

Viedma, la maravilla playera ideal para una escapada

Sus bellezas naturales, la riqueza de su historia y más de 100 kilómetros de costa, hacen de la capital de la Provincia de Río Negro, un destino imperdible.

Bastante cerca de Bahía Blanca, a unos 280 kilómetros, se encuentra la capital de la provincia de Río Negro. Hablamos de una joya turística, la ciudad de Viedma, que por su ubicación e historia, ofrece al visitante atractivos culturales y naturales para un disfrute completo.

Construida en el valle inferior del Río Negro, en el sector nordeste de la Patagonia, la ciudad volcada a su costanera se abre con numerosos espacios verdes, sitio de congregación de los vecinos y visitantes que se apropian de la rivera a través de paseos en catamarán o excursiones de remo recreativo y las tradicionales competencias de nado en aguas abiertas, kayak o embarcaciones menores como veleros o pamperos.

“Si bien contamos con recursos turísticos que se desarrollan todo el año, como el turismo religioso, la temporada fuerte es el verano por las playas, somos una ciudad que conjuga río con mar, el río Negro que desemboca al Atlántico. Tenemos 100 km de litoral marítimo, con varias playas. El balneario El Cóndor es el principal, tenemos otras como playa Bonita, El Espigón, La Lobería, Bahía Rosas, que especial para pesca, y Bahía Creek que es la última”, comentó Sergio Rodríguez, subsecretario de Turismo de Viedma en el programa Amo Viajar, que se transmite por La Brújula 24.

Uno de los grandes atractivos de Viedma es la Ruta de los Acantilados, un recorrido de 210 km de la Ruta 1 que conecta a la capital provincial con el puerto de San Antonio. “Es un camino paisajístico”, señaló Rodríguez y agregó que brinda diferentes escenarios de destacada belleza y que inspiran tranquilidad.

“El turista puede encontrar la posibilidad de la playa, la recreación del baño y también puede realizar visitas paisajísticas”, comentó el funcionario y detalló que la zona “contiene mucha fauna, como la colonia de loros barranqueros más grande del mundo en el Balneario El Cóndor”. También está la reserva de lobos marinos de Punta Bermeja, que es la más grande de Sudamérica.

Para alojarse en este destino costero hay varias opciones que se concentran principalmente en El Cóndor. Explica Rodríguez que allí los visitantes tienen “hospedaje, gastronomía, esparcimiento, espectáculos artísticos y eventos deportivos”. Un poco más allá hay espacios más pequeños como La Lobería, con servicios mínimos, pero donde pronto se inaugurará un camping con lugares para motor home, baños y demás.

Otra opción es Bahía Creek, que es un caserío de unas 100 viviendas que tiene pocos servicios de alojamiento, con playas muy agrestes, para la gente que le gusta la naturaleza. Para quienes gustan de pescar está Bahía Costa, “un lugar muy lindo para la pesca por el declive que tiene la playa. Allí el pescador tiene que llevarse todas sus cosas, es para pasar el día”, relató el funcionario turístico.

“Viedma no es un destino caro”, afirmó Rodríguez y detalló que “hay mucha variedad”. Estima que “se puede dormir desde 1.000 pesos por persona la noche y el hotel de mayor categoría cuesta unos 3.000 pesos por persona la noche”. En cuanto a la comida, detalló que “si te sentás a comer una entrada, principal y postre, rondará los 1.000 a 1.500 pesos, pero puede gastar menos una familia que come una pizza. Estamos en los estándares normales de precios”.

Viedma es más que playa y sol. Es considerada la capital histórica de la Patagonia y con un fuerte turismo religioso. Contuvo el primer hospital y el primer colegio salesiano de la porción sur de Argentina, en los tiempos de los territorios nacionales. Su manzana histórica deja registro del ímpetu de los ciudadanos de finales del Siglo XIX trasladado hoy a una estructura que se alza en el centro de la ciudad conteniendo la catedral y museos locales, además de otras dependencias institucionales.

Rodríguez enumera los sitios de la manzana histórica que se pueden visitar como el obispado, la catedral, el Museo Salesiano. De este último destaca que “es muy lindo por los frescos que tienen en los techos” y donde “también está el aula donde estudió el beato Ceferino Namuncurá”.

Viedma recibe muchos visitantes de Capital Federal, pero asegura el funcionario que están muy interesados en que crezca la cantidad de turistas desde Bahía Blanca ya que por la cercanía, se convierte en una opción atractiva para un escape.

Escuchá Amo Viajar en Spotify

Lo más leído