WhatsApp de Publicidad
Seguinos

habló con LA BRÚJULA 24

“Atacan la industria en vez de promoverla”, dijo un vocero de un frigorífico exportador

La planta con sede en la ciudad de Azul no está pudiendo ampliar la cantidad de empleados ni los envíos de su producción.

La industria frigorífica argentina habilitada para exportar carne está en un punto crucial, que va de afrontar las limitaciones impuestas por el Gobierno Nacional para abastecer al mundo, y el potencial que el rubro puede desplegar si las autoridades se lo permiten.

“Autorizaron las exportaciones con un cupo limitado, sin recuperar el volumen que teníamos. Hoy no llegamos a quince contenedores por día. Eso genera una complicación adicional porque hay que duplicar las gestiones y los esfuerzos para conseguir esos cupos y las autorizaciones de exportación”, expresó a la redacción de LA BRÚJULA 24 Agustín De Hagen, gerente de Recursos Humanos de Azul Natural Beef-Devesa, la planta con sede en la ciudad bonaerense de Azul.

“No hemos perdido clientes como ha pasado en otros cierres de exportación pero esperamos que la apertura sea real, como fue el compromiso que nos comunicaron en su momento”, agregó.

El frigorífico azuleño no tuvo que reducir su planta de personal, aunque el vocero advirtió que se podrían suman otros 200 trabajadores si a la industria se la deja traccionar.

“A los 900 trabajadores los tratamos de mantener mientras seguimos pensando en el futuro, que es un frigorífico de 1.100 empleados, con ampliaciones e inversiones que en cuatro o cinco meses estarán operativas. La idea es seguir creyendo que vamos para adelante”, precisó.

De Hagen lamentó las restricciones impuestas por el Gobierno. “Quisieron aplicar recetas viejas que no funcionaron y se demostró que no funcionan. La carne sigue subiendo en el mostrador y el consumidor es el que más lo sufre. Atacan una industria en vez de promoverla”, aseveró.

“Con el primer cierre que las exportaciones de este año, Paraguay y Uruguay casi duplicaron sus envíos porque, cuando un proveedor no está, lo reemplaza otro”, amplió.

Azul Natural Beef-Devesa tiene permisos y certificaciones para exportar a la Unión Europea, Israel, Suiza, Rusia, Hong Kong, Brasil y Sudáfrica. También a Israel, con certificación kosher.

La empresa pretende llegar a 200 contenedores mensuales con una faena diaria de 1.100 cabezas. Para eso, debería incorporar otros 200 empleados, poco menos que un oasis en el desierto para una ciudad con una preocupante necesidad de fuentes laborales.


Lo más leído