WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Entre Chuck Norris y Charles Bronson

Una de patadas y espadas japonesas: la película de acción del momento

Se llama “Xtremo”, así sin “e” en el comienzo, y se cree que es la película española que abre para su país un género que, en Hollywood, fue muy popular durante tres décadas.

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24

Arrancando con el cine del emblemático Bruce Lee, los 70, los 80 y los 90, ardieron en paladines cinematográficos de lucha y virilidad. Modelos de antaño que, quizás hoy, ya no prevalezcan como ayer; salvo que el mundo retro haga su caminito de adaptación y las figuritas anteriores, aggiornadas y con nueva chapa y pintura, regresen a la pantalla grande.

Xtremo, la película de acción que en estos momentos es tendencia mundial a través de Netflix, es un filme español que lleva adelante el director Daniel Benmayor, quien tomó a Teo García (mucho gusto… un actor hispano que no conocemos) y lo puso al lado del ya reconocidísimo (y aplaudido a más no poder) Oscar Jaenada (Luisito Rey en Luis Miguel: La serie y Hernán Cortez en la cruda Hernán), para abordar un thriller, al que podríamos  definir, no sin cierto aire campechano: onda Steven Seagal (creo que soy muy gráfico, ¿no?)

Dos amigos, casi como hermanos, pertenecen a una organización criminal, uno quiere salirse de la misma (tiene un hijo); el segundo lo comprende y lo apoya en su decisión, aunque manda a matarlo al primero (aún a su hijo también); iniciando una espiral de venganza que, como toda revancha, será un plato que se come frío.

La actuación de Jaenada es perfecta; es un malo pop, destinado a una película que, con ánimo pasatista, está más que bien desarrollada. El Karate, que aparenta ser uno de los ejes de la historia, termina obrando simplemente como una expresión estética; la trama se nutre de pasiones aguerridas y venganzas encontradas, referenciándose en el cine de los 80 y 90.

El metraje, que es demasiado largo para sostener una trama tan simple (casi dos horas), resulta en un juego dramático que puede llegar a coquetear con el cliché; yo, particularmente, me quedaría en silencio disfrutando de lo que se puede, simplemente una regia película de acción.

¿Están preparados? Vale la pena.


Lo más leído