WhatsApp de Publicidad
Seguinos

la puntaltense habló con la brújula 24

“Cansada, pero feliz”, las sensaciones de la primera recolectora de residuos

Victoria Moreyra explicó el proceso que debió atravesar para lograr ser autorizada a trabajar en el camión: “Fue un premio a la perseverancia”.

Victoria Moreyra es una puntaltense que logró derribar una barrera, un tabú que le impedía lograr la igualdad a partir de la inclusión para desarrollar una actividad que, hasta hace apenas unas horas, era exclusivamente desarrollada por personas de género masculino. Sin embargo, luego de tanto insistir, hizo valer sus derechos.

En diálogo con LA BRÚJULA 24, Moreyra reveló sus sensaciones después de convertirse en la primera mujer recolectora de residuos domiciliarios en Coronel Rosales: “Estoy un poco cansada después de este primer día, pero no me puedo quejar porque la verdad es que me tocaron buenos compañeros”.

“Hubo que pelear para que me otorguen el lugar porque siempre hacían oídos sordos. Apareció una vacante por una suplencia. Solo estábamos habilitadas para barrido. Empecé a trabajar el viernes a la noche, el domingo, lo propio ocurrió anoche y ahora me tocará el miércoles. Estoy feliz. Tenía noción porque uno iba viendo el trabajo que se venía haciendo. Me animé y salí”, sostuvo la joven, en el programa “Vive Cada Día”.

Consultada respecto a las gestiones que debió realizar para obtener el permiso, sostuvo: “Les pedí que me dejaran trabajar en ese puesto, es por eso que me postulé. La única intención es aprender y poder desarrollarnos en otras cosas. Es difícil porque tenés que correr mucho. Me recibieron bien, más allá de la sorpresa y se adaptaron. Me enseñaron los recorridos que son diferentes todos los días. Cuando me anoté para trabajar en la Municipalidad era por una necesidad personal, ingresé para el barrido y me llamaba la atención ver los camiones”.

“Trabajo de lunes a viernes en el horario de 7 a 14. Cuando estoy de noche en los camiones entro a las 20:30 y termino, según el recorrido, alrededor de las 2. La gente es muy atenta, las abuelas y los chicos son amorosos. Mi familia se puso feliz porque vieron que perseveré y triunfé. Hay otras chicas que también quieren subir, interiormente sé que la unión hace la fuerza”, cerró.

Lo más leído