WhatsApp de Publicidad
Seguinos

barrio palos verdes

El calvario de una joven que fue perseguida por un sujeto que la quiso abusar

Mara Recondo relató lo vivido por su hija cuando regresaba a su casa en bicicleta. "Está encerrada y siente una mezcla de enojo y temor", explicó.

Un momento de extremo nerviosismo y miedo debió atravesar una chica de 22 años cuando, en el transcurso de la madrugada del último sábado, fue abordada violentamente por un sujeto que, al igual que ella transitaba en bicicleta, la interceptó y le dijo obscenidades.

Mara Recondo es la mamá de la joven y en diálogo con LA BRÚJULA 24 realizó el pormenorizado relato: "En la esquina de Scalabrini Ortíz y Ramón y Cajal, tras ingresar al barrio Palos Verdes por atrás del Shopping, mi hija vio a un hombre parado que comenzó a seguirla y se le puso a la par, empezó a pedalear más rápido porque esta persona le decía obscenidades".

"Cuando llegó a la esquina de Pasteur y Clegg, le chocó la bicicleta, ella trastabilló, pero pudo seguir pedaleando. Tenía el celular en la mochila y no atinó a gritar. Logró evadirlo hasta arribar a mi casa, fueron cinco cuadras. El tipo se frenó en la esquina del domicilio, mientras mi hija me llamó por teléfono para que le abra, más allá de que ella tiene llave", sostuvo Recondo, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Consultada respecto a cómo están sobrellevando el mal trance, describió: "Como familia nos cuesta recuperarnos. Lo que la aterró es todo lo que le decía en el camino, palabras con un tenor sexual muy elevadas. Es un sujeto que circulaba en una bicicleta blanca, con una gorrita azul. Son las únicas dos características que pudo describir porque no lo quería ni mirar", confirmando que en WhatsApp integra dos grupos de vecinos donde contó lo sucedido.

"En Twitter hablé con Álvarez Porte y se definió hacer una reunión la semana que viene. El sector está complicado, hay muchas cuadras oscuras y falta patrullaje. Ayer fui a la Comisaría de la Mujer a radicar lo sucedido. Ella no quiso hacer la denuncia policial. Ella está encerrada en casa, no sale ni usa la bicicleta. Siente una mezcla de enojo y temor. No es fácil de sobrellevarlo. Cuando entró, ella no comentó lo sucedido porque estaba segura de que íbamos a salir a buscarlo", finalizó, visiblemente indignada.


Lo más leído