WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Fue intervenida de urgencia

El testimonio de una joven atleta que sufrió una infección puso el foco en la copita menstrual

“Les quería contar qué fue lo que me pasó, como para que lo puedan difundir”, así comienza el video publicado en Instagram por la atleta argentina Paloma Giordano, que integra la Selección Argentina de esquí acuático y en las últimas horas sufrió una grave infección en una de sus trompas de falopio por lo que debió ser intervenida de urgencia. La joven de 18 años contó que comenzó con el cuadro tras usar la copita menstrual, un dispositivo de gestión menstrual que viene ganando terreno frente al tampón o la clásica toallita. El video, que se viralizó en pocos minutos, hizo que surgieran dudas en torno a la seguridad de la copita aunque la propia Giordano aclaró que no fue su intención.

Desde su cuenta de Instagram, la deportista contó que comenzó con un dolor muy fuerte de ovarios, como si fuera menstrual, algo que le llamó la atención porque el período ya se le había terminado. El dolor, según describió la deportista, estuvo acompañado por hinchazón abdominal y no cesó luego de tomar diferentes analgésicos. Tuvo que acudir en dos oportunidades a la clínica, donde le hicieron estudios, confirmaron la infección y tuvieron que intervenirla de urgencia.

Según el cuadro descrito por la deportista, los especialistas remarcaron que pudo haberse tratado de una EPI (Enfermedad Pélvica Inflamatoria), una infección que asciende desde la vagina hacia los órganos internos.

“Se trata de una bacteria -u otro microorganismo- que ingresa a los órganos genitales internos a través de la vagina y puede afectar el útero, las trompas de falopio o incluso los ovarios. Puede causar malestar general, fiebre, dolor abdominal y hasta flujo con feo olor”, explicó la médica ginecóloga Marina Gelin, especialista en ginecología infantojuvenil y endocrinología ginecológica, y quien administra la cuenta @saludmujeres.

Según detalla la médica, la mayoría de las veces es ocasionada por las bacterias chlamydia y gonococo y lo más frecuente es que responda a infecciones de transmisión sexual (ITS), ya sea en mujeres que estén menstruando o en aquellas que no.

“Lo más importante para aclarar es que si tenemos cualquier síntoma que nos llama la atención consultemos rápidamente con el especialista porque muchas veces, según el grado de infección, se puede resolver con antibióticos”, aclaró Gelin, que puso de ejemplo el caso de la joven deportista ya que no se quedó con la primera respuesta que le dieron en la guardia y volvió a la institución.

¿Fue culpa de la copita?

El testimonio de la joven de 18 años, que tiene más de 100.000 seguidores en Instagram, generó revuelo en torno a la seguridad de la copa menstrual porque la infección ocurrió justo después de usarla durante su período. 

Hasta la propia Giordano sintió la necesidad de aclarar que no había sido su intención generar dudas sobre el uso de la copa, que describió como “lo más práctico” que le pasó. “Quería aclarar algo que se mal entendió: no le echo la culpa a la copita. Fue por una bacteria y me pasó con la copita como me pudo haber pasado con un tampón o con una toallita”, aclaró la deportista. “No les quiero meter miedo a las chicas que la usan, solo tengan todos los cuidados”, agregó por último.

En este sentido, la médica ginecóloga agregó que no existen estudios en donde se relacione el uso de la copa menstrual con el aumento de infecciones genitales. “Este caso pareciera ser más una casualidad que una causalidad. Aunque siempre es importante hacer un uso correcto de la copa, que debe ser de silicona y debe guardarse y esterilizarse adecuadamente y no usarla por más de 10 horas seguidas”, agregó Gelin, quien remarcó que el mal uso o uso inadecuado de la copa sí podría asociarse a infecciones. 


Lo más leído