WhatsApp de Publicidad
Seguinos

presidente de la daia

"Fue un hecho con suerte que pudo pasar a mayores"

Carlos Nudelman repudió los ataques antisemitas sufridos con pocos días de diferencia y en plena celebración del Jánuca en la Plaza Rivadavia.

Carlos Nudelman, presidente de la DAIA en Bahía Blanca, conversó esta mañana en LA BRÚJULA 24 con relación a los graves episodios ocurridos en los últimos días en plena celebración de Jánuca en la Plaza Rivadavia, donde dos sujetos irrumpieron (uno el viernes y otro el martes) y lanzaron insultos a la comunidad judía, hechos en los que ya interviene la Justicia Federal.

"Es muy lamentable lo ocurrido. El primer episodio fue más grave que el segundo. Todo queda en manos de la Justicia. Es gente que no interpreta la diversidad y la libertad. Después del primer caso tuve llamados de todos lados, fue muy fuerte escuchar los dichos de esta persona", sostuvo Nudelman, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Con respecto al segundo episodio, recalcó que "no está grabado y el impacto fue menor; no obstante, la Policía actuó muy rápido cuando pasó el vehículo y profirió insultos. Es inentendible porque iba con su familia y que sus hijos vieran a su padre siendo detenido será algo que no se olvidarán más. Es algo para analizar psicológicamente, pareciera que lo hizo, como dicen los jóvenes 'porque le pintó".

"En todos estos años que se celebra Jánuca en la Plaza Rivadavia nunca había pasado algo a este nivel. Es impactante realmente. En el primero de los casos, no sabemos si la persona estaba borracha o drogada, algo que no lo exculpa, el discurso parece armado por grupos antisemitas y eso descarta que haya dicho lo que le vino a la cabeza en ese momento", enfatizó en otro segmento de la entrevista radial.

Por último, Nudelman mencionó que "fue un hecho con suerte porque estuvo a un milímetro de pasar a mayores si esta persona tenía un arma blanca. Llamamos al 911 y la Policía lo captura muy rápidamente. El segundo caso dio la sensación de ser más espontáneo, con un insulto hacia nuestra comunidad. Igualmente, ambos son repudiables, más allá de que el primero de los hechos pudo haber sido más grave si la gente que estaba en la celebración no se contenía. Incluso, a una señora mayor le dijo de todo".


Lo más leído