WhatsApp de Publicidad
Seguinos

el dolor de carina

Denuncia que su papá murió en sus brazos porque ningún hospital quiso recibirlo

La mujer relató el calvario que incluyó el repetido llamado a la ambulancia. "Me recomendaban que lo lleve en mi auto", destacó. Y apeló a la solidaridad de los bahienses.

Carina Pereyra atraviesa el dolor lógico que cualquier persona transita ante la pérdida de un ser querido. En este caso, se hace más pronunciado cuando en su fibra más íntima siente que algo más podrían haber hecho para salvar la vida al hombre de 71 años que el lunes por la noche se descompensó y si bien tenía enfermedades de base, no recibió la atención esperada.

"Tenía chagas, era hipertenso, estaba esperando un cambio de válvula y sufría Parkinson. Vino una primera ambulancia y lo trataron por un dolor lumbar, le inyectaron un calmante y se fueron. Mi papá seguía a los gritos, llamamos por segunda vez a la ambulancia y no me la mandaron porque no había camas", mencionó la mujer, en el inicio de la denuncia que formuló en LA BRÚJULA 24.

Y agregó al borde de las lágrimas en el programa "Tal Cual Es": "Volví a llamar y me decían que a un paciente lo tuvieron tres horas arriba de la ambulancia dando vueltas. Me sugerían que lo subiera a un auto y lo lleve yo al hospital porque no podían hacer abandono de persona. Le dije que no podía porque él es una persona muy grande. A los 20 minutos mi papá entró en paro, le hice RCP, respiración boca a boca. Llamamos a la ambulancia por tercera vez pero cuando vinieron no hubo nada más que hacer".

"Mi papá no quería irse con dolor. Pido que me ayuden para que no pase más lo que le pasó a él. Que manden las ambulancias, que haya personal capacitado", destacó Karina, quien agregó: "Me decían que no había camas, que tenían que pedir permiso al hospital y que no estaban atendiendo urgencias. Él tiene PAMI y cuando enviaron la asistencia ya era tarde. Falleció en mi casa, hice lo que pude".

Por último, mencionó que "sé que estaba mal de salud pero no era su momento. Pido a la comunidad que me ayude, que coloquen una cinta negra en la puerta o árboles de sus casas y me manden la foto a mi Facebook (Karina Pereyra). Nadie merece morir así, todos tenemos derecho a una atención hospitalaria. Como familia nos vamos a recuperar, pero esto no debe pasar más, menos en estos tiempos que estamos viviendo".


Lo más leído