WhatsApp de Publicidad
Seguinos

enfermera amenazada

"Es mi vocación y la voy a defender a muerte"

Norma Noemí Larrondo contó lo que fue vivir en carne propia la discriminación por ser enfermera en medio de la pandemia.

Norma Noemí Larrondo nunca pensó que atravesaría una situación como la que le tocó vivir entre el domingo y esta mañana. Primero con un papel, y luego con pintadas en su puerta, sufrió amenazas por el simple hecho de ser enfermera en medio de esta pandemia de coronavirus.

En diálogo con el programa "Nunca es Tarde" de LA BRÚJULA 24 FM 93.1, contó cómo se fueron dando los hechos, la respuesta que tuvo de sus vecinos y que medidas tomó la policía una vez que radicó la denuncia en la comisaría Primera.

Recordando lo ocurrido, Norma contó que "estaba en mi casa, una vecina me toca el timbre y me dice que tengo un papel pegado en la puerta. Señora sabemos que trabaja en un hospital. Por favor retírese del edificio. Sus vecinos. Generalizaron a todo el edificio. Entre ayer a la nochecita y hoy a la mañana me di cuenta que no eran todos los vecinos".

Y haciendo foco en eso, comentó que "un vecino, Facundo, me trajo un chocolate para apagar un poco la amargura. Mis otras vecinas de mi piso, muy preocupadas, por las cruces que me encontré hoy. Cuatro cruces negras. Muy llamativo y deprimente. El cartel fue ayer al mediodía y las cruces hoy 8:15 de la mañana".

Según la enfermera dijo, "costó un poco sacarlas, pero ya las pudieron sacar. Y ahora esperando y rogando que no me pongan más nada. Y si esa persona está escuchando, que venga y hable conmigo. Charlando podemos solucionar el problema".

De igual forma, y junto con su hijo, no se quedaron de brazos cruzados. "Fuimos a hacer la denuncia a la comisaría Primera. Estuvimos más de dos horas. Tuvimos una atención excelente y de ahí nos mandaron un peritaje al edificio".

Con mucho orgullo aseguró que "hace 30 años que trabajo en el hospital Penna. Es mi vocación y la voy a defender a muerte. Espero que todo esto sirva para que no vuelva a pasar. No estamos para lastimar a nadie, solo queremos ayudar. La gente nos sigue agrediendo, nos grita en la calle, y eso no sirve. ¿Para qué los aplausos?  ¿Para encontrarme después con esto? Yo quiero que la gente esté bien y nos felicite de otra manera".

Por último, Norma contó que "ese corazón que ayer me rompieron, hoy mis vecinos me lo estar armando. Con pequeños detalles, pero son muy importantes para mí".

Lo más leído