WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Fútbol

La confesión del Pato Abbondanzieri: “Tuve que operarme del corazón”

El “Pato” explicó que tenía un soplo y que se le estaba rompiendo la válvula mitral. “Nunca me había saltado ninguna anomalía”, explicó.

Después de mucho tiempo de silencio, Roberto Abbondanzieri confesó que tuvo que pasar por el quirófano hace casi dos meses: “Me operé del corazón. Hace un tiempo tenía un soplo, ya con la selección. Se me estaba rompiendo la válvula mitral y yendo mucha sangre por los pulmones. Cuando vine de Chile me hice un estudio y me dio mal. Iba hablando con Martín (Palermo) a ver cuándo me podía operar y gracias al hermano de Schelotto, que trabaja en la Favaloro, pude operarme”.

Justamente el Titán era el único al que le había confesado su inconveniente de salud, según contó el propio arquero en Fox Sports.

El Pato (47 años) aseguró que nunca le había saltado ninguna anomalía en los estudios que se realizó en ningún equipo aunque sí era consciente del soplo. “Cuando corrí en auto después de retirarme me daba muy alta la presión, 16 ó 17, pero creí que era por la adrenalina arriba del auto. Ahora estoy todo abierto en el pecho y no voy a poder hacer vida tan normal. Estoy habilitado para manejar y para trabajar pero no para hacer fuerza”, detalló.

Pachuca de México fue el último club en el que dirigieron Palermo y Abbondanzieri, donde finalmente no les renovaron contrato. En caso de haber permanecido en México iba a operarse recién en mayo próximo, pero por el cese laboral decidió adelantarse y afrontar el bisturí.

“Estaba todo bien hasta que me llamaron para ir al quirófano. Cuando pasé ahí me cagué un poquito”, le reveló a Oscar Ruggeri, panelista del programa, cuando le consultó por sus miedos.

Por último, el ex guardameta contó que hasta el último día antes de someterse a la intervención estuvo haciendo actividad física, ya que tiene cancha de fútbol y de tenis en su casa, y también había disputado un Superclásico amistoso en Monte Hermoso 20 días antes: “Nunca me agité ni cansé. Nunca tuve malestar pero cuando me hicieron el estudio y me metieron un cañito se dieron cuenta de que estaba por caerse esa válvula. Muerte no, pero podría haber llegado a tener problemas en los pulmones o el corazón. Hace un año y medio lo sabía pero me hacía estudios cada seis meses y la situación no se agravaba”.

(Fuente: Infobae)


Lo más leído