WhatsApp de Publicidad
Seguinos

SIN ESCARMIENTO

Volvió a caer uno de los delincuentes más pesados de Bahía

El sujeto irrumpió sin autorización en los domicilios de dos mujeres. El detalle de un prontuario que sigue en aumento.

Federico Ezequiel Longiarú es un nombre y apellido que está ligado a infinidad de hechos delictivos en esta ciudad. Este nombre con un extenso historial delictivo volvió a caer en las últimas horas.

Este jueves, alrededor de las 9 de la mañana, el sujeto fue arrestado en Maipú 3256 mientras intentaba escapar por los techos de las viviendas del sector.

Según se informó oficialmente, Longiarú, de actuales 35 años, ingresó en al menos dos viviendas sin autorización de sus moradores, ambas mujeres mayores de edad. Cuando personal del Comando de Patrulla interceptó y esposó al individuo, comprobó que era un “viejo conocido” de los calabozos de las dependencias locales.

Se constató además que registraba pedido de captura activa del Juzgado de Ejecución Penal del 26 de octubre de 2021 por haber violado una prisión domiciliaria, por lo que fue alojado en la seccional de calle Garibaldi 262.

El último antecedente

El último antecedente que publicó LA BRÚJULA 24 sobre este pesado delincuente data del 16 de julio de 2023, luego de protagonizar un hecho de violencia en el que también se vio involucrada una oficial, a quien terminó lesionando.

El episodio se registró sobre las 15 en Araucanos al 400, donde arribó un móvil del Comando de Patrulla alertado de que un hombre había golpeado a una mujer de 27 años para intentar escapar por el patio de la casa vecina. Al ser interceptado, Longiarú le pegó una patada a la sargento Valeria Berardo, causándole lesiones en la mano y en el rostro. Finalmente, fue trasladado a Comisaría Cuarta.

Siempre vinculado al delito

En 2021, mientras era buscado tras fugarse de la seguridad del servicio penitenciario, Longiarú fue sorprendido viajando en un taxi. Había logrado huir cuando el personal se proponía trasladarlo de nuevo a la cárcel de Villa Floresta, luego de que la Justicia le revocara el arresto domiciliario.

También había sido detenido en abril del 2020, por violar la cuarentena y el arresto domiciliario que le había impartido la Justicia.

El 24 de febrero de 2015, junto a un cómplice, asaltó una distribuidora en calle Castelli al 300, y en su huida se tiroteó con la policía. En este hecho, terminó peleando por su vida en el Hospital Municipal, ya que había recibido varios disparos de uno de los efectivos. El 8 de abril fue dado de alta y tiempo después terminó involucrado en una causa federal por narcotráfico.

El delincuente había recibido el beneficio del arresto domiciliario el 3 de abril del 2020, debido a que sufre de HIV y eso lo clasificaba como paciente de riesgo ante la pandemia de Covid-19. Luego, tras ser encontrado en la calle, desde el Juzgado de Ejecución Penal N° 1 se decidió que vuelva a ser trasladado a la cárcel local.

El 21 de octubre de 2004, siendo aún menor de edad, cayó por un robo calificado con uso de arma y quedó en libertad. El 13 de agosto de 2008, en tanto, por resistencia a la autoridad también se le colocaron las esposas pero horas después volvió a la calle.

En enero del siguiente año y contando con la complicidad de un agente de la DDI, asaltó una parrilla en Monte Hermoso. Ya en 2010 fue condenado a siete años de cárcel.

Con libertad asistida, en septiembre de 2012, se enfrentó con otro sujeto a los tiros en Villa Miramar, quedando imputado por abuso de armas y lesiones.

En 2017 Longiaru fue detenido junto a su concubina luego de tres allanamientos en los que la Justicia Federal secuestró cocaína destinada a la venta.

Lo más leído