WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Lo calificó de extorsivo

Berni denunció que sectores de la policía bonaerense amenazan con un paro

Se convoca por canales informales a una retención de tareas para el viernes, con duras críticas a la gestión del gobierno provincial.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, acusó a “grupos anónimos”, vinculados a la policía bonaerense, de alentar una protesta en los próximos días. La declaración ocurrió mientras, en paralelo, por canales informales, esos grupos promovían una retención de tareas para este viernes por la mañanacomo parte de un reclamo salarial.

“Se han enterado que estamos trabajando con el gobernador Axel Kicillof, y el jefe de gabinete Martín Insaurralde, justamente en un aumento de las horas cores (extras). Y a raíz de que filtraron esa información, empiezan a especular y a amenazar”, dijo Berni este martes en A24. Y completó: “Son grupos anónimos que están jugando en este escenario de la política”.

Berni procuró quitarle relevancia a los trascendidos y reivindicó la política salarial que llevó adelante la gestión bonaerense que asumió en 2019. “Recibimos una Policía que había perdido el 27% de su poder adquisitivo. Fue el gobernador Kicillof, quien no solo aumentó los sueldos, sino que los equiparó a las fuerzas federales. Y, además, a las horas cores las multiplicó por 6″, señaló. Además, cuestionó a María Eugenia Vidal por no haber cumplido con esa promesa.

El titular de la cartera de Seguridad manifestó que el contexto de la retención de tareas anunciada es la revisión salarial de los efectivos de seguridad que encaró su gestión. “Estamos trabajando porque creemos que es correcto actualizar esas horas cores. Y esos grupos de operadores mediáticos. que siempre aparecen, quieren llevarse algún reditito”, disparó.

En el entorno del funcionario bonaerense minimizaron el hecho. “Por ahora son todos agites periodísticos”, dijo un vocero. “No sabemos cuál es la usina y no recibimos nada”, explicó, después de que Berni dijera lo de los grupos anónimos en TV.

A través de Facebook, un sector que convoca a la manifestación expuso una serie de reclamos que no coinciden exactamente con las afirmaciones de Berni. Reclaman la incorporación de 2400 efectivos “desafectados injustamente” y una equiparación salarial con el sueldo más bajo de la Policía Federal que, señalan, llega a $83.696. “Mientras que un Oficial de Policía percibe $62.796, unos $20.900 menos”, se indica.

También se reclama un incremento en el gasto de uniformes y en viáticos, y una reestructuración de las horas cores -a las que piden subir, de todas formas- con el objetivo de que sean incorporadas en forma automática a los salarios. También exigen la construcción de un hospital para uso exclusivo de los efectivos heridos en actos de servicios, una promesa “incumplida”, señalan.

Otro punto es aún más controvertido. Piden la incorporación de un abogado en cada jurisdicción para “defender a los efectivos policiales que por causas injustas de cumplir con su deber son imputados”. Según expresan, muchos “llegan a vender sus casas, autos o hasta endeudarse con créditos” para afrontar los servicios de una defensa legal.

El petitorio finaliza con un mensaje dirigido a Kicillof, en medio del intento de revertir el resultado electoral con medidas que buscan incentivar el consumo. “Si hay 6600 millones para regalar en viajes de egresados también hay plata para mejorar los sueldos y la buena predisposición de mejorar las condiciones laborales”, recalcaron.

El conflicto

Hace más de un año un grupo de efectivos de la policía de Buenos Aires se habían amotinado ante reclamos salariales. Promovieron en ese momento manifestaciones en distintos lugares, entre ellos frente a a Quinta Presidencial de Olivos. “La cadena de mando nunca se quebró. Este tipo de revueltas las hay permanentemente, pero es la primera vez que se soluciona sin una negociación. Nunca los atendí, no me senté con ninguno de ellos”, dijo en ese momento.

La tensión escaló sin precedentes y terminó con un anuncio del presidente, Alberto Fernández, quitando fondos a la ciudad para entregarlos a un fondo para la provincia de Buenos Aires. Con esos recursos, Kicillof llevó el año pasado el salario neto a $44.000 y pudo lograr que las protestas se frenaran.

Acompañado por buena parte de su gabinete, Kicillof anunció el 10 de septiembre de 2020 que un policía recién egresado ganaría 49.000 pesos, y comunicó que el efectivo que también haga horas extras ganará 60.000 pesos. A su vez, informó que se triplicaba el valor de las horas extras, que pasará a 120 pesos cada una de las horas Core, las mismas que ahora, dijo Berni, se buscan actualizar. También hace un año se determinó triplicar el valor para la compra de uniformes a 5000 pesos.

El costo de la revuelta también llevó a Kicillof a mirar la situación nuevamente a inicios de 2021. Determinó que una suba sus salarios del 6,8% promedio respecto de diciembre de 2019, retroactivo al mes de diciembre de 2020. Así, el sueldo neto de un oficial de policía ingresante ascendió a $ 46.238. Con la actualización en la compensación por uniforme de $ 1.130 a $ 5.000 otorgada en septiembre, el ingreso total alcanzó un aumento en 2020 de 43,3%, pasando de $ 35.754 en diciembre 2019 a $ 51.237 en diciembre 2020.

Sin embargo, la quita de un 1% de la coparticipación al gobierno porteño para la creación posterior del llamado “Fondo de Fortalecimiento Fiscal” en la provincia de Buenos Aires deparó una fuerte reacción opositora. Y la polémica llega hasta la actualidad. Horacio Rodríguez Larreta llevó ese planteo a la Corte Suprema de Justicia.

Varios meses después, el gobierno bonaerense comunicó el desplazamiento de unos 400 efectivos que habían participado de las protestas. “No cumplieron con su misión de policías. No cumplieron con la ley”, había argumentado Berni en febrero de este año.

Fuente: La Nación

Lo más leído