WhatsApp de Publicidad
Seguinos

una relación poliamorosa

Conocé la historia de amor de tres mendocinos de la que habla el país

Eliana Cuchietti y Nazareno Fernández eran una pareja convencional que combinaba amor y trabajo, ya que manejan juntos un callcenter. Maira Fernández comenzó a trabajar con ellos y después de un tiempo descubrieron que se amaban y que sólo se sentían completos como trío, por ello se asumieron como una relación poliamorosa.

Maira estableció de inmediato un vínculo amistoso con la pareja. Un vínculo que excedía lo laboral. Había siempre una salida que los divertía, una charla, una comida juntos. Pero notaron, no sin cierta incomodidad, que todo era mejor cuando lo compartían entre los tres.

“Empezamos a ver que sentíamos cosas que no entendíamos”, apuntó Maira, hoy de 23. “Los tres nos juntábamos sin problemas, pero si yo me juntaba sola con Eli, extrañábamos a Naza. Algo estaba pasando. Si éramos sólo dos, en cualquier cosa que hiciéramos nos hacía falta el otro. Eso fue llevando a plantear cómo seguíamos adelante”, amplió.

Ese planteo inicial terminó en lo que hoy explican de este modo: “Tenemos una relación de poliamor y de tres. No mantenemos una relación abierta, no somos swingers. Somos un trío y nos amamos”. Después de cuatro años de relación de noviazgo, ahora conviven en el mismo hogar.

Al principio, cuando todos advirtieron que entre ellos había atracción física y amorosa y aunque ninguna de las dos había tenido antes una relación homosexual, fueron ellas las que dieron el primer paso con un beso que sorprendió a Nazareno en una cena.

“Fue todo natural y sin problemas ya desde esa primera vez. Pasó lo que estábamos sintiendo: nos queríamos los tres, nos protegíamos. Era lo que le estaba faltando a la relación, porque antes ya habíamos notado que sólo dos nos sentíamos incompletos”, explicó Maira.

Lo sexual es lo que más curiosidad provoca en los demás: Nazareno explicó que se trata de “descubrir algo nuevo cada día”. Eliana, en cambio, dijo que es tan intenso lo que se siente que “no hay palabra que lo defina”; algo en lo que Maira coincidió.

Uno de los mayores desafíos al asumirse como trío, fue plantearlo con sus familias y amigos y luego exponerlo socialmente. “Nos ayudó mucho ver una serie que está en Netflix, que se llama ‘Tú, yo y ella’, la recomiendo”, explicó Nazareno. “No teníamos parámetros para lo nuestro, era todo un proceso de autodescubrirnos. Esa serie nos dio los parámetros”, sumó Eliana.

“Hoy en día podemos compartir todo, pero en un primer momento, decírselo a mis padres me costó un poco, porque sabía que era un paradigma distinto. Pero una vez que se los dije, lo aceptaron”, comentó Eliana.

Maira tuvo que lidiar con dos problemas: su corta edad y explicar su relación con dos personas. “Era muy chica (tenía 19) y empecé diciéndole a mi papá que tenía una relación con Naza. Era un problema, y le costó aceptarlo. Cuando lo aceptó, llegó la hora de contar lo otro. Mi mamá se había dado cuenta y se lo dije con ella. Él hizo un proceso y ahora me pregunta más por ellos que por mí”, aseguró.

El siguiente plan que tienen es ser pares. “Hemos hablado y queremos quedar las dos embarazadas al mismo tiempo. Nos gustaría mucho. Pero, por supuesto, no siempre se puede conseguir, así que si queda alguna embarazada de las dos antes, no hay problemas. Y ya veremos”.

Fuente: Clarín


Lo más leído