WhatsApp de Publicidad
Seguinos

INFORME ESPECIAL

Furor bahiense en pandemia: saber inglés superó el escollo de la virtualidad

Aprender el idioma sigue otorgando perspectivas para pensar el futuro. Dictar clases no presenciales estuvo lejos de transformarse en una misión imposible. Testimonios avalan la hipótesis.

Por Leandro Grecco, redacción La Brújula 24
[email protected]

Desde las formas tradicionales hasta el aprendizaje en línea, la manera de preparación cambió durante la pandemia. Los establecimientos tradicionales tuvieron que adaptar sus métodos a la tecnología, mientras que los centros de formación online tuvieron un gran acrecentamiento en su demanda.

Un aumento notable del sector de la enseñanza en línea fue el de los idiomas. Muchas personas aprovecharon la oportunidad para aprender francés, alemán o italiano, pero el idioma más elegido fue el inglés.

Las plataformas que ofrecen cursos de idiomas a distancia o que conectan alumnos con tutores de cualquier parte del mundo tuvieron un crecimiento sin igual. Sin embargo, en Bahía Blanca, se produjo una lógica adaptación tanto de alumnos como docentes para que aquello que era habitual antes del Covid-19 pueda continuar a la espera de que reabran las aulas de la ciudad.

La Brújula 24 hoy pone la lupa en este aspecto, intentando confirmar sus presunciones. ¿Es real que los “nuevos estudiantes” se propusieron aprender inglés para mejorar la competitividad laboral? ¿Ayudó el tiempo libre de los primeros meses de confinamiento para engrosar las matrículas en Bahía? ¿Cuál es el perfil del alumno? Estas y otras preguntas intentarán ser develadas en este artículo.

"El número de alumnos subió exponencialmente"

Guillermina Andreocci tiene a cargo la dirección de Big Ben English Institute, ubicado hace más de una década en el corazón del barrio Villa Mitre (Alberdi esquina Washington). A partir de su desempeño, además, como profesora, dejó sus impresiones respecto a lo dificultoso que fue estar al mando del establecimiento, frente a la inédita situación que pone a prueba a la sociedad y de qué manera ésta hace frente a la contingencia, nutriéndose de conocimientos indispensables para el futuro.

“En 2020, el desafío fue reflejar en el aula virtual el espíritu de nuestras clases y poder concretar el contenido académico. Inicialmente, enviamos temas vía email y videos explicativos, suponiendo que esta situación iba a ser de corta duración. A medida que se fue extendiendo la cuarentena, agregamos clases virtuales”, sintetizó Andreocci, al plantear la planificación inicial en los primeros meses de la pandemia.

Y agregó: “Luego nos encontramos con el verdadero reto, porque aparecieron distintas realidades: hogares con un dispositivo que captaba señal, otros sin Internet, adultos que debían trabajar en el horario de las clases, entre otras vicisitudes. Con el correr de las semanas pudimos llegar a la cantidad horaria estipulada y formamos a los chicos en lo que implica la clase online, trabajamos la disciplina y el silencio que necesitamos para poder estar atentos”.

“Ya en 2021, con un panorama más claro sabiendo de la existencia de las intermitencias presenciales, desarrollamos un sistema dual (virtual/presencial) el cual se ajusta a los cambios de último momento. Nuestro propósito es ofrecer equilibrio a las familias y a los chicos, mantenemos la misma carga horaria y los mismos días. Al no ser grupos numerosos, armamos burbujas fijas que asisten presencialmente todas las semanas”, relató, en otro tramo de su testimonio a este medio.

Sobre el protocolo frente a un caso positivo, reveló que “en caso de aislamiento, el alumno puede hacer la clase online a la par del resto por la plataforma Zoom. Recalco que el trabajo en equipo es fundamental (coordinación, profesoras y familia) y podría afirmar que, en líneas generales, la pandemia generó en el establecimiento un poder de adaptación institucional y un crecimiento académico.

“En líneas generales, la necesidad inmediata de las personas que deciden emprender el camino del aprendizaje de lengua inglesa se explica primordialmente por razones de trabajo, o bien para mejorar su currículum. Hoy más que nunca, el idioma es una condición importantísima para crecer en una empresa”, consideró, quien encabeza el equipo en el cual se dictan clases a alumnos de cuatro años en adelante.

No obstante, desterró un pensamiento generalizado: “Contrariamente a lo que se podría creer, pese a la imposibilidad de poder desarrollar las clases presenciales, el número de alumnos subió exponencialmente conforme pasaban los meses y las familias podían observar que seguimos el año académico. Fue una de las pocas actividades que se mantuvo con la misma carga horaria y eso les dio a los chicos un sentido de seguridad, al tener al menos una actividad fija todas las semanas”.

“Muchos jóvenes se interesan en aprender inglés a partir de la música y los contenidos online. Gracias a los videos de las distintas plataformas que existen, llegan a las clases con el vocabulario y las expresiones diarias. Otros, comprenden que lo necesitan para la universidad o para tener un mejor futuro laboral”, argumentó, sobre las motivaciones de quienes se acercan al instituto.

Y con respecto a los adultos, resumió que “la mayoría de los que se animan y pierden el temor de volver a estudiar expresan que es una asignatura pendiente de su vida, que siempre quisieron aprender, y hoy pueden elegir hacerlo. Otros, en tanto, manifiestan sus deseos de viajar y poder apreciar más la interculturalidad”.

La óptica de quienes enseñan a enseñar el idioma

María del Carmen Paoloni es profesora de Inglés, graduada en el Instituto Superior Juan XXIII y diplomada en Fonética y Fonología por Universidad de Lomas de Zamora. Desde hace 20 años se desempeña en el Instituto Superior de Formación Docente Nº3, Doctor Julio César Avanza, donde desde 2018 ostenta el cargo de jefa del área.

“Para ingresar al Profesorado de Inglés, cada estudiante rinde un examen diagnóstico que determina quiénes ingresan a primer año y quiénes al Curso de Formación Básica, una instancia previa donde se desarrollan las competencias necesarias para su desenvolvimiento académico”, aclaró Paoloni, ante la requisitoria de LA BRÚJULA 24.

Sobre el único requisito existente, señaló que “el nivel de lengua requerido para ingresar a primer año es intermedio/intermedio alto. Lo destacable es que esta instancia de examen diagnóstico no arroja un “aprobado” o “desaprobado”. Por el contrario, cada estudiante queda dentro del profesorado, bien sea en 1 año, o bien sea en el CUFBA”.

“Afortunadamente la matrícula de ingreso en 2020 y 2021 fue excelente. El año pasado evaluamos a 103 ingresantes y en 2021, a 120. Allí, la disminución de la matrícula fue y es de bajo porcentaje, más aún si consideramos el difícil contexto de pandemia”, aclaró quien dicta tres espacios pertenecientes al Campo de Formación Específica, más específicamente Prácticas Discursivas de la Comunicación Oral I, II y III”.

Consultada respecto al principal objetivo que persiguen, recalcó: “Anhelamos que cada profesor de Inglés de Educación Primaria y Secundaria que egresa del ISFD N° 3 pueda poner en práctica todos sus conocimientos teóricos, habilidades, experiencias, recursos y herramientas”, al tiempo que añadió: “También aspiramos a que logre valorar el compromiso y la participación en la comunidad de la cual formará parte. Y principalmente, que su actitud flexible les permita autoevaluar su tarea para poder crecer como buena persona y excelente profesional”.

Respecto de sus comienzos, Paoloni recordó que “el profesorado de Inglés en el Instituto “Avanza” nació en el año 2001. Es un orgullo para mí haber estado en sus comienzos y continuar mi labor hoy, 20 años después. Es también mi cumpleaños, podría decir, porque lo considero ‘mi bebé’”.

“Allí, nuestra gestión siempre fue y va más allá de lo académico y pedagógico. Tiene que ver principal y primeramente con lo humano. Nuestro querido profesorado de Inglés se encuentra afianzado y es reconocido en la provincia por su excelencia académica, y, por sobre todo, por su calidez humana”, aseveró, en otro tramo de la charla.

“Sin embargo, no es una isla. Es parte de un maravilloso engranaje donde prima el buen clima de trabajo, de compañerismo y respeto entre docentes, preceptores, bibliotecarias, personal no docente y el equipo directivo. El Avanza, como le digo cariñosamente, es mi segundo hogar y el Profesorado de Inglés, mi gran amor”, concluyó.

Aprender no tiene edad: la travesía de Juan Carlos

Animarse a incorporar conocimientos a una edad que para muchos podría parecer tardía es todo un desafío. El mismo que asumió Juan Carlos Reckziegel, conocido profesor de patín en la ciudad, quien también se prestó a revelar su experiencia, esa que lo convierte en un referente y que demuestra que nadie se ve imposibilitado, al menos, de intentar aprender un idioma.

La primera respuesta está ligada a la motivación de inscribirse en un instituto: “A decir verdad, en principio fue más por una necesidad, por ocupar un tiempo en el que antes trabajaba, para que ese faltante no me afectara tanto. Buscaba algo que me interesara y me gustara. Durante toda mi vida, por estar ligado al deporte, tuve la posibilidad de viajar por países donde el idioma Inglés es fundamental, así que teniendo la experiencia de lo que cambió mi hijo en el aprendizaje en el instituto, me decidí a comenzar”.

“En realidad tuve inglés como materia en la secundaria, donde no me gustaba y aprendí muy poco. Pero al relacionarte con personas de otros países te das cuenta de lo fundamental que es. En realidad me hubiera gustado comenzar antes pero no disponía de mucho tiempo libre y horarios para cursar, ahora sí tengo todo el interés de aprender el idioma como corresponde, gramaticalmente hablando”, esgrimió Reckziegel.

Con relación a los consejos que le brinda a las futuras generaciones, señaló que “los más jóvenes, depende la edad, es importante que entiendan que hoy el idioma Inglés forma parte de nuestras vidas en todo momento y en infinidad de situaciones, sin dejar de lado las ventajas que ofrece laboralmente, dependiendo del trabajo. Muchas empresas buscan para ciertos puestos personas con conocimientos idiomáticos”.

“En otros casos también es fundamental para los que tienen la posibilidad de viajar al exterior o contactarse con personas de habla inglesa. Además y sobre todo, la importancia de comenzar siendo niños, creo que es la mejor edad para aprender y además facilita el paso por la etapa escolar en este idioma”, finalizó, orgulloso del camino elegido.

Un nuevo horizonte que se abre en la ciudad

La Asamblea Universitaria aprobó en una de sus últimas sesiones que se incorpore la carrera de Traductorado Público de Inglés a la oferta académica de la UNS. Su puesta en marcha dependerá de la decisión del Consejo Superior y de la provisión de recursos para cargos docentes.

La misma será, obviamente, gratuita y tendrá cinco años de duración. Nació a raíz de una iniciativa presentada por el Colegio de Traductores Públicos e Intérpretes de la Provincia de Buenos Aires ya que sólo cuatro universidades en territorio bonaerense dictan esta carrera. Tendrá como cabecera al Departamento de Humanidades, que ya tiene un área de Lenguas Extranjeras.

El Traductor Público es el único profesional habilitado para darle validez legal a una traducción mediante su firma y sello para garantizar la seguridad jurídica del acto; y de allí su amplia demanda en numerosos ámbitos.

Están habilitados para realizar traducciones de textos y documentos de carácter público y privado del inglés al idioma nacional y viceversa en las áreas científica, técnica, comercial y literaria; actuar como peritos auxiliares de la justicia en los distintos fueros y como revisores y asesores lingüísticos en inglés.

También para trabajar como docentes en carreras relacionadas con la traducción y la interpretación, para participar en centros de investigación dentro de las áreas de su competencia, para prestar servicios de terminología y documentación, dirigir proyectos de traducción y edición y trabajar en equipos interdisciplinarios que requieran de saberes técnicos o específicos vinculados con la traducción.


Lo más leído