WhatsApp de Publicidad
Seguinos

La palabra de un neurólogo bahiense

¿Voy a recuperar el gusto y el olfato después de tener coronavirus?

Una falta de olfato y de gusto que se mantiene a lo largo de los meses, cefaleas, sensación de desgano, lagunas mentales y adormecimiento en ciertas partes del cuerpo. Los efectos colaterales del coronavirus son diversos y persistentes. Es más, muchos de ellos están en pleno proceso de estudio, por tratarse de una enfermedad poco conocida hasta el momento.

Ramiro Linares, reconocido neurólogo de la ciudad, se refirió esta mañana a una duda que aqueja a muchas personas que, afortunadamente, lograron sortear la enfermedad, pero que aún mantienen algunos efectos colaterales: ¿voy a recuperar el gusto y el olfato en algún momento?

“Lo más común es recuperarlo relativamente rápido y es lo que pasa en la gran mayoría de los pacientes. Hay un grupo que mejora entre los 30 y 50 días, pero hay otro en los que la anosmia permanece. En esos casos, la expectativa es que de a poco la vayan recuperando, pero deben esperar a que las células neuronales que captan el olfato tengan una duplicación y una recuperación. El epitelio olfatorio tiene un grupo de neuronas que se duplican con cierta facilidad. Pero de todos modos, es un proceso que puede demandar varios meses”, mencionó el profesional en contacto con el programa Una buena razón, de LA BRÚJULA 24.

Linares mencionó que la pérdida de olfato “repercute en la calidad de vida de las personas, porque se ven afectadas cuestiones relacionadas con la seguridad, porque no sienten por ejemplo el olor a gas o de algún alimento en mal estado, y también con cuestiones relacionadas al placer, como sentir olores agradables en medio de una jornada al aire libre”.

“Estamos en un contexto de permanente aprendizaje con este virus. Es más, todavía no tenemos claro por qué sucede este proceso. Podría ocurrir por dos mecanismos diferentes, por un lado puede ser por una lesión directa del virus sobre el tejido nervioso o bien puede ser por una lesión secundaria en los mecanismos de respuesta del sistema inmunológico”, mencionó.

El neurólogo dijo que durante este tiempo es normal recibir en los consultorios a pacientes que muestran diferentes inconvenientes y que los transitan con cierta preocupación, teniendo en cuenta su duración en el tiempo. A uno de ellos lo describió como “niebla mental” y tiene que ver con lagunas o dificultades para encontrar ciertas palabras en medio de una conversación.

“Hay que tener paciencia y entender que tu organismo fue atacado por un virus muy potente. Es difícil sentirse perfectamente rápidamente. Y si los problemas persisten, hay que consultar con algún profesional”, completó.

Lo más leído