WhatsApp de Publicidad
Seguinos

aseguran desde el creeba

"La inflación de la primera semana de mayo en la ciudad fue muy alta"

El economista Gonzalo Semilla exhibió su preocupación porque "no se sabe qué va a ocurrir en lo que resta del mes". Y detalló cuáles son los productos que más aumentaron.

El Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca dio a conocer en las últimas horas los datos de abril en relación con lo que necesita una familia de la ciudad para no ser considerada pobre, arrojando que precisa 66 mil pesos para evitar caer en esa categoría.

El economista Gonzalo Semilla, jefe del Creebba, explicó cuáles fueron las variables analizadas en el último relevamiento: "Lo que hacemos, además de publicar la inflación, es difundir precios de alta frecuencias del capítulo alimentos y bebidas. Lo hacemos semanalmente. Desde la primera semana de mayo con relación de abril hubo un aumento de 2,8%. Es un número alto porque no se sabe qué va a ocurrir en las tres semanas siguientes".

"Las infusiones (té, café y yerba), alimentos semi-preparados y bebidas sin alcohol son los productos que mostraron más variaciones. Después tenés al tomate que se presentó un 35% más caro. Es un artículo netamente estacional y no debiera preocupar su variación. El problema es cuando aumentan los lácteos y sus derivados como el queso que trepó un 4,3% y las carnes que en 2020 subieron un 60%", reflexionó Semilla, en LA BRÚJULA 24.

Además, en la entrevista que le brindó al periodista Germán Sasso, el profesional refirió que "nosotros acudimos a las grandes cadenas de supermercados donde relevamos alimentos y bebidas. Pero también vamos a buscar los datos a carnicerías, pollerías, pescaderías y verdulerías", al tiempo que puntualizó: "Prácticamente, en los cortes de carnes y las variantes de los lácteos no hubo ninguno que haya ido hacia la baja”.

“Hay momentos en los que se siente más el aumento de precios en Bahía respecto a distintos puntos del país y viceversa. En el año, recorremos la misma tendencia nacional, más allá de las variaciones que puedan darse mes a mes. En lo que respecta a indumentaria, quizás el impacto se siente primero en Capital Federal y luego, inexorablemente, se replica en Bahía”, sintetizó.

Por último, Semilla sostuvo que “a veces nos cuesta entender a nosotros por qué ocurren cosas insólitas, incluso a nosotros que estamos acostumbrados a ver números. Muchos intermediarios, controles y una economía deprimida que genera demanda inusitada. Es un mal argentino de hace décadas”.


Lo más leído