WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Continuará el 21 de abril

Caso Bobinas Blancas: por un corte de luz, se suspendió la primera jornada de alegatos

La primera jornada de alegatos en el caso Bobinas Blancas se vio suspendido debido a dificultades técnicas presentadas en el domicilio de una de las partes.

Cuando apenas habían transcurrido unos minutos del inicio de la sesión, el juez Pablo Díaz Lacava anunció que en el domicilio de la doctora Gisella Malvestiti se había producido un corte de luz, por lo que no podía observar la presentación que se encontraba realizando el fiscal Federal, Gabriel González Da Silva.

González Da Silva había comenzado su relato, mencionando que tras recabar toda la información y volver a repasar aspectos esenciales del caso, había vuelto a ratificar la importancia del mismo. "Nos encontramos en un caso similar al que se ven en las series televisivas. Tranquilamente podría ser incluido en un capítulo de Narcos", mencionó.

Sin embargo, poco después Díaz Lacava anunció que "teniendo en cuenta esta dificultad técnica y su posible continuidad y para que todas las partes puedan tener una comprensión cabal de los hechos tal cual van a ser presentados", la jornada de alegatos pasaba directamente al 21 de abril.

"Será un alegato muy largo, que llevará entre 6 y 8 horas, por lo que espero que se pueda llevar a cabo durante una jornada", solicitó González Da Silva.

Los procesados son siete. Los mejicanos Gilberto Acevedo Villanueva, Jesús Madrigal Vargas y Max Rodríguez Córdova, y los argentinos Darío Maximiliano Cuello, su hermano Marcelo Rafael Cuello, Amílcar Darío Martino, y Emmanuel García.

En 2018, en un departamento de Capital Federal, sicarios asesinaron a otro de los imputados, Alexander Naged Ramírez. En ese momento estaba con su hijo, quien también falleció.

El secuestro

La noche del 18 de junio de 2017, la Policía Federal, con el acompañamiento de la DEA, logró secuestrar 2 mil kilos de cocaína embalados en rollos de acero, ocultos en un galpón del Parque Industrial bahiense.

El cargamento estaba embalado en distintos panes multicolores, dentro de bobinas que tenían como destino Canadá y Barcelona. Se estima que su valor rondaba los 60 millones de dólares.

Se encontraron, por otra parte, 220 mil dólares en efectivo, 158 mil pesos y cinco vehículos, además de armas de fuego.


Lo más leído