WhatsApp de Publicidad
Seguinos

La canasta básica subió 4,2%

Según INDEC, se necesitan más de 56 mil pesos para no ser pobre

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) publicó este miércoles su informe sobre la evolución de los precios de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que se utiliza para medir el umbral de la indigencia, y de la Canasta Básica Total (CBT), para el piso de pobreza, correspondientes al primer mes del año.

Las canastas básicas alimentaria y total aumentaron respectivamente 4,6% y 4,2% en enero de 2021 en relación a diciembre, y 44% y 39,8% interanual. Así, la CBA se situó en enero en los $7.677,09 para una familia tipo, mientras que la CBT alcanzó los 23.722 pesos.

La Canasta básica alimentaria marca el límite de ingresos para que un grupo familiar no caiga en situación de indigencia. En el caso de una familia compuesta por dos adultos y dos menores se encareció en enero hasta los 23.722 pesos.

En tanto, la Canasta básica total, que incluye otros ítems, como indumentaria y servicios básicos, señala el piso de ingresos para que una familia no caiga debajo de la línea de la pobreza. El mismo grupo de cuatro integrantes precisó de $56.459 para no ser pobre.

La diferencia entre los valores de ambas canastas responde a que las tarifas de los servicios públicos y el transporte se encuentran en la Canasta Básica Total, mientras en la Canasta Alimentaria el rubro comida es preponderante y fue uno de los que más subió en los últimos meses. La canasta básica alimentaria marca la línea de ingresos necesaria para no ser indigente, mientras que la canasta básica total determina la línea de pobreza

Así, la CBA se determina sobre la base de los requerimientos kilo calóricos y proteicos imprescindibles para distintos modelos familiares, a partir de los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población, indicador que se considera el límite de la indigencia.

Para determinar la CBT se amplía la CBA con bienes y servicios no alimentarios, mediante la aplicación del coeficiente de Engel (CdE), definido como la relación entre los gastos alimentarios y los gastos totales observados en la población de referencia.

Con ese esquema metodológico, la CBA registró a lo largo de 2020 marcó una suba acumulada de 45,5%, frente a una inflación que, según el IPC elaborado por el ente estadístico, acumuló un 36,1 por ciento. En tanto, el CBT marcó un incrementó anual de 39,1 por ciento.

(Fuente: Infobae)


Lo más leído