WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Mar del Plata

Habló el joven atacado a botellazos en un boliche: "Tengo que hacer la vida de una persona de 80 años"

Matías Ezequiel Montín, el joven de 20 años al que una patota atacó a botellazos en un boliche en Mar del Plata, recibió el alta la semana pasada. Desde la ciudad balnearia, donde continúa recuperándose pidió que el caso no quede impune y manifestó: “Ahora tengo que hacer la vida de una persona de 80 años, pero gracias a Dios estoy bien y puedo contar esta historia”. Los agresores Gabriel Alejandro Galvano y Andrés Guillermo Bracamonte fueron excarcelados tras permanecer alojados en la Unidad Penal de Batán y están procesados por “lesiones graves”.

Montín fue víctima de un brutal ataque en el VIP del boliche “Ananá”, en Mar del Plata. Él no recuerda el momento de la agresión, pero sí lo que sucedió antes. “Le pegaron a mi amigo y yo quise ir a hablar y tranquilizar todo, para arreglar las cosas y que cada grupo estuviera tranquilo y disfrutara de la noche. No llegué a hablar ni verles la cara a quienes me golpearon”, explicó sobre el ataque.

Según el relato de sus amigos, estaban en la “burbuja” del boliche cuando los agresores se acercaron y le partieron las botellas en la cabeza a Montín, que estaba de espaldas. “Yo ni siquiera llegué a verles la cara a los agresores, no sabía lo que iba a pasar”, remarcó el joven. “Esa parte no me la acuerdo, pero está así la vida ahora y hay que seguir adelante”, expresó.

Contó que, tras el episodio, estuvo “muy complicado”, pero celebró que ahora está “mucho mejor”. Estuvo internado en terapia intensiva en el Hospital Privado de Comunidad (HPC) por fractura de cráneo, un hematoma cerebral, lesiones en el rostro y en la boca como consecuencia de los golpes. “Tengo una larga recuperación. No puedo hacer actividad física ni tomar alcohol, tengo que estar tranquilo. Puedo salir a comer, por ejemplo, pero sin estresarme ni esforzarme. Nada de emociones fuertes”, explicó.

Dijo que, si se cruzara con los atacantes, les preguntaría “por qué actuaron así”. “Yo no les hice nada ni llegué a hablarles, por eso me intriga”. Aseguró que, en caso de tener la oportunidad de hablar con ellos, estaría “tranquilo”. Sin embargo, expresó que no le modificaría “en nada” que ellos le pidieran disculpas. “No ando pensando en eso, aunque si ellos quieren venir, yo los voy a tratar con la mejor onda”, afirmó.

“Ahora más que nada pienso en disfrutar la vida y en que gracias a Dios estoy vivo y puedo estar con la gente que quiero”, manifestó. Por último, dejó en claro que desea que el caso no quede impune y afirmó: “Espero que se haga justicia, que ellos tengan algo porque no puede ser que yo esté pasando por esto y ellos estén tan tranquilos”.

(Fuente: TN)

Lo más leído