WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Santiago del Estero

“Abigail se murió en paz, durmiendo, no sufrió ese momento”, dijo su mamá

“Abi se murió en paz, durmiendo, no sufrió ese momento”. Las palabras pertenecen a Carmen, mamá de Abigail, la niña de 12 años que luego de una larga lucha contra el cáncer falleció ayer en su casa. El caso de la niña se había conocido en todo el país cuando, en noviembre, no le permitieron ingresar a esta provincia cuando llegaba desde Tucumán y entonces su padre la cargó en brazos y cruzó con ella el retén policial. La imagen se viralizó y generó indignación y conmoción en los argentinos.

La niña, que se ganó un lugar en el corazón y en el recuerdo de la gente, es velada desde anoche, en su casa, en la ciudad de Termas de Río Hondo, a 67 kilómetros de la capital provincial, donde ella misma pidió estar luego de varias recaídas en su salud y traslados constantes a la capital santiagueña. “La llevamos a casa, a que pase ahí sus últimos días, ella quiere estar ahí”, había dicho su padre a mediados de diciembre.

“Abi nos pidió dar una vuelta en auto porque estaba lindo, fresquito, nublado y fuimos a pasear por la ciudad, por la costanera, yo la tenía y ella sacaba la cabeza por la ventana y le daba el viento. Sonreía, mija, cerraba los ojos y el viento le hacía el pelito para atrás. Cuando la vi así sentí algo raro en el pecho, una mezcla de alegría, tristeza, y ella me miró y me agarró bien fuerte la mano”.

Una vez de regreso, Abigail dijo que estaba cansada y se acostó en la cama de su habitación, que desde hace dos meses se convirtió en una mini sala de terapia intensiva, con aparatos de monitoreo y respirador artificial. “Poneme el oxígeno en dos nomás, no me pongas en tres”, bromeó la pequeña con la enfermera que está permanentemente allí por orden del gobernador. Se quedó dormida y a las 19.52 tuvo un paro cardiorrespiratorio que terminó con su vida.

El velorio de “Abi” se extenderá hasta las 17 de hoy. Lo extenso es porque muchísima gente de Termas se empezó a agolpar desde anoche y, si bien los protocolos por coronavirus indican que solo podrán ser velados dos horas y con la sola participación de familiares directos, en este caso se hará una excepción y la empresa encargada del servicio funerario será quien haga cumplir el protocolo haciendo ingresar a la gente para que la despidan. Otra de las razones para velar su cuerpo hasta la tarde es darle tiempo a que su hermana llegue de Mar del Plata, donde estaba vacacionando junto a una amiga de a familia.

Abigail será sepultada en el cementerio municipal de Termas de Río Hondo y hasta ese lugar será llevada en la autobomba de los Bomberos Voluntarios de Termas, y recorrerá las calles más importantes de la ciudad para que la gente que no pueda ir al velorio la despida a su paso. Se espera un importante cortejo fúnebre de autos y motos acompañando a la niña a su morada final.

(Fuente: La Nación)


Lo más leído