WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Coronavirus

Un cierre de fronteras selectivo y parcial: el plan del Gobierno ante la nueva cepa

Se busca brindar certidumbre a los argentinos que se encuentran en el exterior y a aquellos que se encuentran planeando algún viaje.

Cierres parciales, país por país y de forma temporal, para dar garantías y certidumbre a los argentinos que están en el exterior o a los que tenían agendadas vacaciones. Esta es la medida que más fuerza toma en el Gobierno como respuesta a la recomendación de los expertos de salud tras el surgimiento de una nueva cepa del coronavirus y, al mismo tiempo, para generar el menor impacto posible en el malhumor social, luego de 9 meses de pandemia. 

Luego del cúmulo de especulaciones que hubo durante la jornada del lunes, fogoneado por el encuentro en el Ministerio de Salud que encabezó Ginés González García, en el Gobierno advierten que por ahora no prevalece la decisión de hacer un cierre total de fronteras, pero admiten que en las próximas horas podría ampliarse la lista de destinos con cierre de vuelos, como ocurrió con el Reino Unido el domingo.

“Estamos analizando caso por caso, país por país. Un cierre total de fronteras hoy parece apresurado”, dijo una alta fuente al tanto de los distintos escenarios que evalúa el Presidente, que recibió este lunes el informe que le envió el ministro luego de escuchar las características del nuevo virus por parte de autoridades y biólogos del Instituto Malbrán. 

En ese sentido, además de reforzar los controles en Ezeiza, tomar una decisión con respecto a Brasil, país con el que ya está cerrado el transporte terrestre y que evidencia un rebrote en las últimas semanas, “es una posibilidad concreta”, admitieron fuentes oficiales. No sería sólo el caso de Brasil. También algunos países europeos en los que se registró la aparición de la mutación del coronavirus, denominada N5017.

De todos modos, la aclaración llega casi de forma inmediata: “No van a ser cierres permanentes, sino quirúrgicos y temporales”, explican, descartando un cierre masivo de fronteras, similar al de marzo, cuando arrancó la pandemia.  

En aquella ocasión, miles de argentinos quedaron varados en el exterior, lo que obligó al Gobierno a disponer de vuelos de repatriación en medio de una situación diferente a la actual. 

Ahora, con miles de argentinos nuevamente en el exterior ó con planes próximos de vacaciones, la intención es que cada cierre tenga un fundamento epidemiológico concreto, específico, y con plazos que lleven certidumbre a la población. 

En cualquier caso, en Balcarce 50 no ocultan su preocupación por la aparición de la nueva cepa, que según distintos especialistas puede ser hasta un 70 por ciento más infecciosa y obligó a evaluar decisiones que, en medio de las negociaciones para acelerar la llegada de las vacunas parecían haber quedado en el pasado. “Con la vacuna en el horizonte es distinta la respuesta y son distintos los tiempos”, explicaron. 

En tanto, en sintonía con la medida adoptada por Uruguay el domingo, que cerró sus fronteras en medio de una suba en la curva de contagios, tampoco se descartan cambios en cuanto al turismo extranjero de países limítrofes, cuya reapertura se produjo a fines de octubre.

(Fuente: Clarín y TN)

Lo más leído