WhatsApp de Publicidad
Seguinos

INFORME ESPECIAL

Contra viento y marea: Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo “Indio” Fidalgo

Historia y presente de una organización que lucha todos los días por la conservación del medioambiente. El impacto de la pandemia, sus proyectos más inmediatos, y mucho más.

Por Juan Tucat, redacción La Brújula 24
[email protected]

No es la primera vez que en estos espacios de LA BRÚJULA 24 nos dedicamos a mostrarte el trabajo de todo tipo de agrupaciones bahienses que buscan un beneficio colectivo. Y no será la última, seguramente.

Hablamos de grupos de personas cuya única intención es mejorar eso que los rodea. Sin pedir nada a cambio, más allá de la toma de conciencia de quienes están dispuestos a escuchar su mensaje. Aunque claro, el que quiera sumarse bienvenido sea.

Hoy es el turno de la Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo “Indio” Fidalgo (ERFAM), que debe su nombre al recordado periodista y ambientalista local y que surgió como necesidad ante la ausencia de un centro especializado de rescate de vida silvestre en toda la región.

Cuenta con la capacidad para contener la demanda de animales marinos que aparecen frecuentemente a lo largo de la costa bonaerense. Y está ubicada en el predio de la empresa Lanchas del Sur SA, en el sitio 11 de Puerto Galván.

Antes de hacer un repaso por la historia de esta organización, es importante destacar cuál fue el disparador de esta crónica en particular. Es que durante el sábado se llevó adelante una jornada de limpieza costera de la desembocadura del Arroyo Napostá, por supuesto organizada por ERFAM, con la colaboración del Consorcio del Puerto.

La misma fue desarrollada bajo un estricto protocolo de seguridad tendiente a evitar algún contagio de coronavirus entre los más de 130 voluntarios que se acercaron para colaborar con la iniciativa. Insistimos, gente que dejó de lado ocupaciones personales para dejar su granito de arena.

“Un trabajo inmenso”

Entre los presentes estuvo el titular del Puerto, Federico Susbielles, quien en diálogo con este cronista destacó la impresionante labor llevada adelante por todos los involucrados. “Estamos por empezar una campaña de voluntariado que tiene que ver con una limpieza manual de la desembocadura del Napostá, donde hay gran cantidad de residuos. Hoy contamos con una gran cantidad de participantes, me parece una gran iniciativa”.

“El trabajo de la Estación de Rescate es un modelo a imitar, se viene realizando hace varios años y tiene que ver con recuperar aquella fauna con dificultades en sus migraciones”, agregó.

“Es inmenso todo lo que hacen, por eso uno de los proyectos que tenemos para el próximo año es ampliar sus instalaciones”.

Además, en cuanto al desarrollo de la campaña #Yocuidolaría, destacó que “la idea es mantenerla a lo largo de los años, es el primer operativo de este tipo, y queremos promover un plan de manejo del Arroyo, el cual oportunamente le haremos llegar al Intendente para disminuir la cantidad de residuos”.

Federico Susbielles, presidente del Consorcio del Puerto de Bahía Blanca.

Ahora sí, sigamos con un poco de historia.

Por iniciativa del director Pablo Petracci y como resultado de la alianza entre la empresa de servicios portuarios Lanchas del Sur S.A. y el Puerto local, con el apoyo de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP), en abril de 2018 la ERFAM comienza a funcionar en Puerto Galván.

Al respecto, uno de sus integrantes, Leo Marbán, contó que “hemos asistido a más de una centena de especies marinas, entre las que se destacan pingüinos de Magallanes y otras que llegan producto de su interacción con las artes pesqueras como tortugas verdes y lobos marinos de dos pelos”.

“Algunos de los casos más raros fueron dos ejemplares juveniles del imponente petrel gigante del sur, una pardela cabeza gris y un petrel plateado, todas aves marinas que pasan gran parte de su vida en el océano abierto y pueden llegar a aparecer en continente luego de fuertes tormentas”, dijo el ambientalista.

Además, consideró que “ERFAM también sirvió como lugar de recepción de más de 300 animales provenientes de decomisos de tráfico de fauna silvestre realizados recientemente en Bahía Blanca”.

“La estación forma parte de la Red de Rescate de Fauna Marina de Buenos Aires, por lo que trabajamos con el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS)”.

Integrantes

Lo dicho, el zoólogo Pablo Petracci es el fundador y director, la guardaparques Lucrecia Díaz es la coordinadora y encargada de la atención y rehabilitación de los animales, asistida por el veterinario Luciano La Sala (y otro veterinario que oficia cuando la situación lo requiere) y el biólogo Leandro Marbán como coordinador del área de conservación y comunicación.

Además, explicaron los especialistas, cuentan con la colaboración permanente del personal de Lanchas del Sur y con la ayuda de los voluntarios sobre fines del verano, época en que se da un pico de atención de animales debido al paso migratorio de Pingüinos de Magallanes que se desplazan anualmente desde su zona reproductiva en nuestra Patagonia hasta Uruguay y sur de Brasil.

El impacto de la pandemia

“Al inicio de la pandemia se encontraban en la estación cuatro pingüinos en rehabilitación que, dado que su liberación debe realizarse en grupo, no podían ser reinsertados al mar. Mientras que en general su tiempo de permanencia en la estación suele ser entre 45 y 60 días, los animales permanecieron con cuidados durante más de 200 días hasta que pudieron ser derivados finalmente a la Fundación Mundo Marino. Todo el trabajo que implicó esto fue posible gracias a la colaboración de un grupo de voluntarios que diariamente iban a alimentarlos, higienizar los recintos y brindarles atención”, comentó Marbán a LB24.

Y agregó: “Si bien el resto del tiempo, al igual que todo el año, estuvimos de guardia pasiva y listos para recibir a los animales que pudieran necesitar asistencia, el número de ingresos resultó bajo dado que la menor cantidad de gente recorriendo las playas y la costa disminuye las chances de detectarlos”.

Motivaciones

“Si bien actualmente nuestra principal actividad es la atención primaria y rehabilitación de fauna, desde la estación también buscamos abordar las distintas problemáticas a las que se enfrentan nuestros mares y que derivan en la necesidad de atender a las distintas especies que sufren el impacto de la actividad humana, ya sea por la pesca, la contaminación de las aguas o la producción de desechos domiciliarios que terminan en sus aguas”.

“En este sentido estamos empezando a desarrollar un programa de educación ambiental y a proyectar un espacio destinado a recibir visitantes de la ciudad, buscando también ser una propuesta eco turística para poder conocer nuestro estuario”, sintetizó el profesional.

Lo más leído