WhatsApp de Publicidad
Seguinos

La palabra de Quique Wolff

"El mejor lugar para velarlo hubiera sido una cancha, pero usaron su imagen otra vez"

El exfutbolista y periodista rememoró sus historias con el 10 y aseguró que siempre le decía que "el de arriba no lo quería, porque en el cielo le iba a hacer mucho lío".

Quique Wolff disfrutó doblemente de Diego Maradona, primero compartiendo vestuarios en Argentinos Juniors y luego en su rol de periodista, teniendo la chance de realizar varios mano a mano junto al máximo ídolo argentino. La noticia del fallecimiento lo sorprendió muchísimo. Como tantos otros compatriotas, Quique pensó que una vez más, el mejor futbolista de la historia iba a salir adelante. Pero esta vez, la gambeta no le fue suficiente.

"Estamos viviendo un momento que uno no podía imaginarse. Soy más grande que él y no pensé que iba a tener que pasar por esta situación. En mi caso, estaba en mi casa, cuando de pronto escucho la noticia por la radio. Obviamente, me sorprendí y casi al mismo tiempo entró mi mujer, con quien nos pusimos a llorar", aseguró Wolff, en comunicación con el programa Nunca es Tarde, de LA BRÚJULA 24.

"Siempre pensamos que pronto se iba a recuperar, como tantas otras veces hizo. Alguna vez, cuando estuve en Cuba, y me enteré que había chocado contra un camión y que todo parecía indicar que él mismo se había tirado encima del otro vehículo, le pregunté si no le parecía una locura lo que estaba haciendo y enseguida me contestó. ´el de arriba no me quiere allá con él... le voy a hacer mucho lío´", rememoró.

Tras una etapa destacada en Real Madrid, Wolff regresó a Argentinos Juniors justamente en el año que Maradona debutó en primera división.

"En aquel entonces, el brasileño Delem, quien ya me había dirigido en River, me contactó para jugar en Argentinos. Me dijo que necesitaba gente de experiencia para jugar con un chico que la rompía. Tuve la suerte de jugar tres meses con Diego. En ese entonces, él tenía 17 años y ya había sido campeón Mundial juvenil. Por él, también conocí a Don Diego y a Doña Tota. Cuando hablaba conmigo no me tuteaba y me trataba de maestro. Yo no entendía nada, pero para él yo había jugado en el Real Madrid y por eso me respetaba mucho", comentó.

A la hora de recordar anécdotas, Wolff rememoró un capítulo interesante ocurrido en Madrid, donde también participaron otras megaestrellas del fútbol mundial.

"Hay mucho camino recorrido juntos. Con peleas, con diferencias, pero cada vez que lo llamaba, siempre me atendió. Hubo un encuentro en Madrid que realmente me sorprendió muchísimo. Recuerdo que en ese momento, también tenía pactadas una serie de notas con jugadores de Real Madrid y que cuando llego al club me frenan Ronaldo y Roberto Carlos. Con cara de apuro, me dicen 'Quique, ¿sabías que está Diego?´. Les dije que sí, que seguramente iba a comer con él, a lo que enseguida me replicaron, 'nosotros también queremos comer con él'. Fue increíble, porque eran dos jugadores maravillosos que estaban desesperados por conocerlo. Las caras que tenían cuando se sacaron una foto con Diego, fue inolvidable. Estaban como mirando a un Dios", comentó.

Wolff se mostró contrario a que el velorio de Diego se realice en la Casa Rosada y le apuntó a la clase política.

"El mejor lugar hubiera sido en una cancha de fútbol, con la gente en las tribunas. De esa manera, se evitaban una serie de problemas. Las cosas que están pasando, en medio de una pandemia son increíbles. Habría que haber sido más inteligentes y no querer mostrarse a través de la imagen de Diego Maradona. No había que usarlo una vez más", dijo.

Para cerrar, Wolff aseguró que los "grandes no se van". "En mi caso, lo voy a tener siempre cerca, en ese rinconcito donde guardo las cosas que me regaló. Todos me dirán que se fue, pero para mí, no", finalizó.


Lo más leído