WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Fuerte advertencia de Diego Maurizi

"Bahía está atravesando un momento crítico en medio de la pandemia"

"Hemos empoderado a la ciudadanía y la gente está haciendo todo lo contrario a lo que debe hacer", dijo el infectólogo, quien recomendó suspender todas las actividades relacionadas al esparcimiento.

Un aumento de casos que comienza a preocupar, un nivel de camas ocupadas en los hospitales que va escalando día tras día y un número importante de médicos y profesionales de la salud que permanecen aislados por haber presentado síntomas compatibles con la enfermedad. El panorama comienza a complicarse en la ciudad y los infectólogos advierten que Bahía se encuentra en un momento crítico en medio de la pandemia de coronavirus.

"Tenemos una ocupación muy alta de los hospitales, los geriátricos están complicados, la zona también atraviesa dificultades y nuestra capacidad de testeos y de aislamiento está comprometida. Ante esa situación, el escenario es difícil. Hemos empoderado a la ciudadanía en un momento en el que no debíamos y, para colmo, la gente está haciendo todo lo contrario a lo que debe hacer", mencionó el infectólogo Diego Maurizi en contacto con el programa Nunca es tarde, de LA BRÚJULA 24.

Según el profesional la situación hospitalaria está al límite de su capacidad, sobre todo teniendo en cuenta la importante cantidad de médicos y personal de salud que se encuentra aislado. Además, mencionó que "hay muchos pacientes" a los que les están "poniendo plasma porque están necesitando oxígeno".

"Desde mi punto de vista, creo que todo lo que respecta a esparcimiento debería volver para atrás. Además, habría que comunicar fuertemente todas las advertencias sanitarias para que la población entienda cuáles son las medidas de distanciamiento que se deben tomar. La gente no debe juntarse, ni visitar a sus familiares", dijo.

Maurizi dijo que el uso de tapabocas reduce considerablemente el riesgo de contagio, pero hay que usarlo de manera correcta, sin tocarlo, ni que se baje en medio de la charla. Además, hay que cambiarlo o lavarlo todos los días y colocarle una servilleta de papel en la parte de la boca.

"Si ambas personas usan tapabocas el riesgo de contagio es del 5%, pero hay que reunir una serie de condiciones. Si en el medio, uno se pone a comer con la otra persona o se saca el barbijo, el riesgo automáticamente escala al 30 o 40 por ciento", dijo.

Maurizi se quejó de la "mezquindad política" que existe a nivel nacional, provincial y local y que eso genera "que no se puedan tomar determinaciones que sirvan para impedir que este virus se siga diseminando".

"Tenemos que aprovechar todas las maneras posibles como para poder comunicarle bien a la gente y que de una vez entienda. Los infectólogos y sanitaristas no somos torturadores, simplemente damos recomendaciones para que este problema no sea aún más grave", completó.


Lo más leído