WhatsApp de Publicidad
Seguinos

El recuerdo de una leyenda

Veinte años sin "Beto" Cabrera, el mago del básquetbol

Falleció un 12 de agosto, víctima de una fulminante enfermedad, cuando apenas tenía 54 años. Hoy, una calle recuerda al hombre que dejó un legado que será eterno para la ciudad.

Una cabeza prodigiosa, unas manos mágicas y una voluntad interminable para mejorar cada día, a pesar de no tener un físico privilegiado, hicieron de Alberto Pedro Cabrera un ícono de básquetbol bahiense y argentino, a punto de ser reconocido como el mejor deportista local del siglo pasado (en diciembre de 1999).

Hoy se cumplen 20 años de aquella madrugada del 12 de agosto cuando una leucemia fulminante apagó su vida a los 54 años de edad. Sin embargo, su legado será eterno, no solamente por su tremenda cosecha de logros, si no porque su magia con Estudiantes y con la selección en los míticos provinciales y nacionales, le dieron a la ciudad el mote de "Capital Nacional de Básquetbol".

Un poco de historia

El histórico jugador de Estudiantes cosechó 5 torneos Oficiales y 12 Ciudad de Bahía Blanca. Estuvo 17 años en el seleccionado bahiense, en los que también se destacó el éxito obtenido en el Norberto Tomás, ante el Yugoslavia campeón del mundo. Sumó 12 títulos y cuatro subcampeonatos en 17 Provinciales. Estuvo en 285 cotejos (231 triunfos y 53 derrotas) y anotó 4.439 puntos (15,57 ppj.).

Su primera vez en la selección local fue a los 15 años, cuando fue incluido en el plantel de mayores y un año después, el 30 de noviembre de 1961, debutó en primera anotando 12 puntos.

Después todo fue vertiginoso. Todo el ambiente empezó a hablar de ese magnífico base de Estudiantes. Inmediatamente debutó en el seleccionado bahiense en Olavarría y en 1964 consiguió el primer título de la ciudad, disputando la final frente a Olimpo (donde jugó su gran adversario Atilio Lito Fruet), y también logró el campeonato provincial.

Luego vinieron los campeonatos argentinos, donde descolló y se consagró definitivamente tras conseguir 9 títulos (récord). Se recuerda aún aquel quinteto ganador que integró junto a Monachesi, Cortondo, De Lizaso y Fruet. Ya en 1965 obtuvo el primer puesto en San Juan.Y de allí al seleccionado fue sólo un paso. Jugó el Mundial extra de 1966 en Chile y los Mundiales de 1967 y 1974.

Aunque paseó su genialidad por muchos países y recibió ofertas hasta del Real Madrid de España, Beto siempre fue sinónimo de Bahía Blanca y prefirió quedarse para darle prioridad a la familia y el trabajo.

Y cuando creyó que su carrera había culminado, llegó, en 1979, un nuevo llamado del entrenador nacional para regresar al seleccionado. Se había retirado con despedida y todo. Pero como la convocatoria era para el Sudamericano que se organizaría en Bahía Blanca, dio el sí rotundo. Poco después, el 21 de abril de ese año, una multitud lo paseaba en andas en el estadio Osvaldo Casanova y festejaba el título. "Fue mi mayor alegría en el basquetbol", dijo alguna vez.

Ficha técnica y trayectoria deportiva

Nombre: Alberto Pedro Cabrera
Apelativo: Beto, Mago y Mandrake
Fecha de nacimiento: 16 de diciembre de 1945.
Lugar: Bahía Blanca
Estatura: 1.86 metros
Trayectoria: jugó en Estudiantes de Bahía Blanca y Gimnasia y Esgrima La Plata. También en los seleccionados de Bahía Blanca, de Buenos Aires y de la Argentina. Además integró varias veces otros equipos como refuerzo en determinados torneos.
Distinciones: ganó tres Olimpia de plata y fue elegido el mejor deportista del siglo de Bahía Blanca.
Debut: fue en la primera división de Estudiantes, a los 16 años, después de haber conseguido cuatro títulos bahienses en las categorías inferiores.
Conquistas: entre los mayores logró cinco campeonatos oficiales (1965, ´70, ´74, ´75 y ´82) y 12 en el Torneo de Bahía Blanca (1962, ´63, ´66, ´67, ´70, ´71, ´72, ´74, ´75, ´80, ´82 y ´83). También cosechó una docena de primeros lugares en los certámenes provinciales, en los cuales convirtió 4439 puntos en 285 partidos y se consagró como el que más títulos argentinos alcanzó en la historia: 9 en 14 participaciones. Fue campeón en Jujuy ´66, Paraná ´67, San Luis ´69, Catamarca ´70, Corrientes ´71, Capital Federal ´72, Resistencia ´73, Viedma ´76 y Tucumán ´78. Jugó 103 cotejos, ganó 90, perdió 13 y encestó 1509 tantos. Y en el seleccionado nacional logró el Sudamericano de 1979. Incluido los dos mundiales de 1967 y 1974, sumó 1979 puntos en 185 partidos.

Su visión de juego

"Me defino como un jugador que entendía el juego. Uno que no tenía posiciones netas como para poder jugar y se podía desempeñar de acuerdo a la defensa que tenía en los distintos lugares del campo de juego. En Estudiantes nunca jugué de base, siempre lo hacía de dos, de tres o de cuatro, de acuerdo a quién me marcaba. Siempre tenía que buscar la manera de romper la defensa que habitualmente era personal, con otros cuatro en zona. Solamente en la selección de Bahía o en la selección argentina jugué de base".

Lo más leído