WhatsApp de Publicidad
Seguinos

la puede contar

Se le desprendió el asiento del colectivo y casi se mata

Andrés Norberto Martínez, de 69 años, pasó un duro momento en un micro de la 505. Se sentó en un asiento que no sabía que estaba desoldado, y a la primera curva, terminó tirado contra el otro costado del colectivo. Tuvo varios golpes y se le generó un problema en la cervical.

Andrés Norberto Martínez, de 69 años, vivió un duro momento el pasado viernes. Sobre las 11 se subió al interno cinco de la línea 505, en la esquina de Provincias Unidas y Balboa. A los 100 metros, estaba tirado en el piso del micro, con varios golpes y aturdido por lo sucedido.

Según contó en diálogo con LA BRÚJULA 24 FM 93.1, “cuando dobló el colectivo, salgo eyectado, y quedo tirado contra los asientos individuales”.

Al respecto, Martínez aseguró que “10 días antes, no se si en ese colectivo u otro de la 505, vi que una vecina se sentó en la punta de los asientos dobles, y ese asiento se movía, así que le avisé y se cambió de asiento… no se si ese era el mismo micro en el que tuve el accidente yo, lo que sí, es que al doblar me tiró para los asientos individuales”.

Consultado por el periodista Leandro Grecco, el damnificado confirmó que “el colectivero frenó, los pasajeros que habían me ayudaron a levantarme… quedé atontado. No quería ambulancia, así que me bajé, y un vecino me acercó hasta casa”.

De igual forma, el incidente lo dejó con secuelas. “El golpe me afectó la cervical así que estoy con cuello ortopédico por un mes, y tengo machucones a la altura de la cadera” mencionó Andrés.

Por último, y como reflexión, sostuvo: “Es peligrosísimo que los asientos estén así desoldados… uno queda medio turuleco por el golpe”.


Lo más leído