WhatsApp de Publicidad
Seguinos

En el programa de Susana Giménez

Verónica Ojeda habló del trastorno que afecta a Dieguito Fernando Maradona

El pequeño padece un problema específico del lenguaje que se llama TEL. "Tiene un bloqueo emocional grande, porque ve poco al papá", dijo Verónica.

Verónica Ojeda visitó el domingo pasado el programa de Susana Giménez acompañada por el hijo que tuvo con Diego Maradona, Dieguito Fernando. En diálogo con la diva, brindó detalles sobre el trastorno que afecta al pequeño, quien le dejó un mensaje a su padre.

Según su testimonio, cuando Dieguito tenía tres años “le habían diagnosticado autismo” y le recomendaron ir a los Estados Unidos a hacer un tratamiento. “Yo no sabía nada de lo que significaba. Ahí comencé a averiguar, saqué un turno y me lo dieron para el otro año. Fui y le hicieron un estudio intenso donde se tenía que hacer un montón de tratamientos allá. Por eso iba y venía. Mejoró un montón”, contó.

“Allá no me dijeron que era autismo. Me dijeron que tenía un trastorno específico del lenguaje que se llama TEL. Hacía tratamientos allá y acá. Me quedaba mucho tiempo sola, es muy duro. Tengo amigos argentinos allá pero la vida es diferente”, explicó. Además, dijo que al pequeño le hicieron una prueba de audiometría cuando tenía cuatro años y que tenía muy reducida la capacidad auditiva en uno de sus oídos.

En ese sentido, aseguró que fueron tiempos muy duros y que ambos sufrieron mucho: “Solo tuve el apoyo de mi mamá y de mi papá, de mi familia”.

Al ser consultada si el trastorno estaba vinculado con algo “emocional”, la invitada contestó: “Tenía un bloqueo emocional grande. Y cuando yo me lo llevé a México, estar más cerca de su papá ayudó un montón. Debo decir lo bueno: él lo paga (el tratamiento), pero no todo es eso. Vos tenés que estar o no estar. Igual que la familia, con primos, tías, hermanos… Después desaparecen todos. No está bueno, es el más chiquito de la familia. Las puertas de mi casa están siempre abiertas”.

Actualmente el pequeño asiste a una escuela en la Argentina, acompañado por una maestra de apoyo. “Me tengo que sacar el sombrero con el colegio, siempre estuvieron pendientes de Dieguito. Él sale a las cinco y media, toma la merienda y vamos a la terapia todos los días. Por eso estamos a full. Hago el mismo tratamiento que hacíamos en los Estados Unidos, intenso”. A su padre lo vio dos veces desde que que volvió al país de México, a principios de año.

(Fuente: Infobae)


Lo más leído