WhatsApp de Publicidad
Seguinos

no te la pierdas

Los ganadores y perdedores del cierre de listas

Entretelones del sábado lleno de tensión en la carrera a las PASO. Furiosa negociación entre el PRO y la UCR para definir los lugares. Los roces en el Frente de Todos por el armado seccional. Y más…

Fiebre de sábado por la noche

Pasó la fiebre por el cierre de listas y, como siempre, en esta sección haremos un repaso de lo acontecido y sus consecuencias.

La máxima tensión estuvo en Juntos (exJuntos por el Cambio), donde hubo tires y afloje hasta último momento con la intención de evitar la competencia interna en la boleta de legisladores de la Sexta Sección electoral.

En el pago chico, el intendente Gay logró cerrar el acuerdo con los radicales y así se evita una desgastante refriega electoral. La unidad comenzó a sellarse el viernes por la noche en el Hotel Conte de Capital, donde las boinas blancas esperaban ansiosos.

El descontrol interno de la UCR trató de ser contenido por Emiliano Álvarez Porte (y su nuevo aliado Martín Salaberry), que hizo ingentes esfuerzos por tranquilizar a todos. Enfurecida, y hasta con ataques de llanto, la presidenta del partido Silvina Cabirón poco ayudó a calmar las aguas y todos despotricaron con su “conducción”. El otro entuerto que complicaba la negociación interna es la ya histórica disputa entre los ex tortolitos Gisela Caputo y Federico Tucat. Un romance que terminó en escándalo sigue invadiendo e impactando en el terreno político. “Se odian tanto que nos hacen bailar la conga al ritmo de ellos, por sus cuestiones personales”, describe uno que ya se cansó de la novela.

Detrás de escena los veteranos Juan Pedro Tunessi y Juan Pablo Baylac trataban de llamar a la calma y de bajar las pulsaciones y la euforia de los más jóvenes. Recomendaban que lo mejor era un acuerdo con el PRO y repetían que la guerra no le servía a nadie.

Gay, aquella noche de viernes, llegó en taxi al Conte y les llevó un ofrecimiento: tercer y sexto concejal para la UCR y unos cuatro cargos en el Ejecutivo Municipal. Hubo charlas en buenos términos y soltaron un “dejanos verlo”. Al otro día, los correligionarios hicieron una contrapropuesta y pidieron el cuarto en lugar del sexto en la lista. Gay le respondió de manera afirmativa.

Claro. Un capítulo aparte fue la elección de los nombres. La guerra de guerrillas entre “alvarezportistas y caputistas” vs “tucatistas” fue para alquilar balcones. Finalmente llegó la paz: Gisela Caputo y Pablo Daguerre (del riñon de Tucat) serán los concejales.

El mismísimo Tucat llegará al Palacio Municipal, probablemente en un puesto más importante que el que ostenta hoy Alvarez Porte. Cosas lindas de la política.

Pero esto no es nada con lo que sucedió a nivel seccional. Allí las cosas estuvieron ásperas de verdad y con la participación de “pesos pesados” a nivel nacional. Allí todos “metían cuchara”: Santilli, Jorge Macri y Emilio Monzó.

El flamante líder del espacio amarillo a nivel provincial hizo una jugada que ya han hecho, tanto cambiemitas como kirchneristas, que es extrapolar a alguien de otra jurisdicción a la Sexta Sección. Colocó sin preguntar a su jefe de gabinete de seguridad en el Gobierno porteño Gustavo Coria. Siempre pasa con el interior, los grandes popes “pagan” utilizando la boleta de la sección más alejada a las grandes capitales. Una mojada de oreja que se ha hecho costumbre en los últimos años en los principales partidos.

Más allá del paracaidista, el diputado Santiago Nardelli estuvo a cargo de las ardientes negociaciones. Mientras agotaba baterías y baterías de su celular, desde su bunker del Hotel Brizo.

Conversaba con los propios y con los socios radicales. Con una lista tentativa de unidad, el acuerdo avanzaba en la tarde-noche del sábado. Desde la UCR de Bahía aceptaban las condiciones, habían ganado unos metros en relación a los últimos cierres. La figura del neurocientífico Manes les agrandó la chequera. “Es maíz frito Facundo, será tentador para el votante medio de Bahía y la zona”, resumió un viejo dirigente.

Sin embargo, quienes se plantaron a última hora fueron los jefes del PRO. Desde el comando del “Colo” Santilli bajaron la línea que “de ninguna manera” podía haber acuerdo en la Sexta porque no lo habría en ninguna sección. La guerra es a todo o nada y en todos los distritos. “Me cago en los acuerdos particulares”, le atribuyen haber dicho al Ministro de Seguridad de CABA.

De esta manera, creen los amarillos capitalinos, que se garantizan que se milite la boleta de Santilli, que de otra manera podría ponerse en duda. Es decir, temía que por estas tierras se distribuyera la boleta suya como la de Manes indistintamente, a gusto del consumidor.

Ante esa plantada de los amarillos, volvió a estallar la interna radical por el armado de apuro de la lista propia. Alvarez Porte y Salaberry trabajaron contrarreloj para que encabece la seccional un bahiense y así desplazar a Emiliano Balbín, de Saliquelo. “La región nos vive cagando y Bahía siempre queda fuera. Un pueblito de siete mil habitantes caga a Bahía. Es una vergüenza”, era uno de los argumentos que salía como fuego de la boca de A.P.

Si entre hermanos se pelean…

Mientras los correligionarios tiraban de la soga de un lado y del otro, intervino Emilio Monzó. El expresidente de la Cámara de Diputados es el armador de Manes y había estado la semana pasada en Bahía estudiando el escenario: se había llevado el nombre del locutor Lorenzo Natali para acompañar la figura extrapartidaria del médico. “A los radicales que medimos no los conoce ni el choto, había que buscar una figura pública”, explican cerca de Monzó. Incluso en ese espacio, se atribuyen haber llevado al propio Gay a la política.

“Si los dirigentes no miden, hay que buscar en otro lado. Y muchos más si no se ponen de acuerdo”, agregan un monzonista. La disputa entre Bahía y la región, abrió las puertas a Lorenzo Natali. Monzó ya lo tenía en la gatera: esta semana había viajado especialmente a Bahía, en un vuelo privado, para convencerlo. Atendió a dirigentes de distintos partidos en el Hotel Austral, pero su objetivo era el animador. Se trasladó hasta su casa, ubicada en Solares Norte, conversó y lo convenció. También lo hizo con su familia.

El histórico conductor de LU2 “subió y bajo” varias veces de su puesto de candidato en la noche del sábado. Él se creyó afuera. Pero su participación era una carta que Monzó jugaría ante un solo escenario. Y ese escenario se dio. No solamente debía caerse la unidad con el PRO, sino que los radicales debían seguir peleándose entre ellos. Y por supuesto así fue: la eterna interna fue “solucionada” con Lorenzo, un extrapartidario. En la lista colaron los actuales legisladores Anahí Bilbao (segunda) y Balbín (tercero). Ninguno de ellos de Bahía.

A Martín Salaberry lo calmaron ubicándolo en el puesto 14º de la boleta de Manes, como candidato a diputado nacional. “No entrará, pero se entretendrá y además, lo abrochamos para que haga campaña”, dijeron en el bunker platense.

PASO

La competencia interna que se avecina entre el PRO y la UCR será feroz. Es que no solo se disputan cargos, sino que -lo más importante- se disputa poder. Algunos que lo conocen, de toda la vida, a Natali creen que será “carne de cañón” para un enfrentamiento poco gratificante. “Es un tipo más bueno que la vitina, todos lo conocen. El barro de la política es otra cosa, no la va a pasar bien”, dice alguien que conoce los hilos del poder. Otro, en cambio, opina diferente: “Lorenzo es bonachón, pero no es ningún boludo, no será agresivo en la campaña porque no es su estilo, pero no es ningún boludo. Sabe dónde se mete”.

Así Lorenzo seguirá los pasos de su excompañero de radio, que en 2013 decidió saltar a la política también a una banda de diputado. Y más allá de la buena relación personal que “Lori” mantiene con Gay, trabajará para limarle poder y sacarle votos a la boleta del PRO en la Sexta.

Que se busquen figuras públicas para compensar el descreimiento que tiene la política en general no es la primera y ni será la última vez que sucederá. Sucedió con Fabiola Buosi, Carlos Quiroga y el mismísimo Gay, entre otros.

Ojalá, en el caso de Lorenzo, que lo preserven, lo dejen hacer pie antes de someterlo a la trituradora de carne. A los políticos tradicionales no les gusta que haya un “sapo de otro pozo”, y menos si tienen buena imagen, esos personajes nunca son “Bienvenidos”.

En el Frente de Todos las cosas estuvieron más calmadas. La lista de concejales ya estaba armada hace días. Hasta se dieron el lujo de hacer una campaña de redes en la que cada candidato se presentaba mirando a cámara.

La nómina fue diseñada por Federico Susbielles, con los aportes clave de sus principales aliados: el senador Marcelo Feliú y el diputado y líder de La Cámpora Gabriel Godoy. Hubo tensiones lógicas de los que se quedaron afuera, pero el portuario atendió las demandas de los que le sostienen el armado logrado en 2019 cuando compitió por la intendencia y le sostendrán -de seguir así- las intenciones de revancha del 23.

Muchos se vieron sorprendidos por el gran cierre que hizo Feliú, al colocar dos de sus alfiles mujeres en casilleros a entrar: Romina Pires (3ra.) y Paula Echeverría (5ta.) Viejos zorros de la política repetían que el costo a pagar luego del rechazo de Feliú a su antiguo padrino: Florencio Randazzo. Susbielles no puede, pensado en Alsina, permitirse romper con el legislador.

También festejó el sindicalismo. Miguel Agüero, líder de los Municipales, quedó en el 4to. lugar de la lista. Un gran porcentaje de los gremios vinculados al kirchnerismo le dieron el apoyo. Como dijimos en ediciones pasadas, el exenfermero del Hospital Municipal tiene un “aparato prolijo” tanto en el territorio como en las redes. En el Municipio esperan que su nuevo rol e identificación política no influya a la hora de negociar con Gay por los trabajadores. “Siempre fue responsable y hubo buen diálogo, no creo que cambie y pase a usar el gremio como arma política”, señaló un funcionario cercano a Gay.

La Corriente Clasista y Combativa también tuvo su lugar. Cesar García firmó 6to. Lauriano Alimenti, de Región Sanitaria, quedó 8vo. Acaso merecía un mejor lugar porque fue uno de los funcionarios más activos durante toda la pandemia.

Otro funcionario que se especulaba podría aparecer era Federico Montero, también con rol más que activo como control civil de La Bonaerense. No fue en la lista, pero lo compensaron con el cargo de Director Provincial de Fiscalización policial. Es un rol institucional que servirá de nexo entre los altos mandos policiales y los intendentes.

Los heridos que pudieron quedar por el diseño electoral de Susbielles se agruparon en una lista llamada “Grupo Sudoeste” y lograron presentar lista. Todos piensan que esas alternativas -hay varias en la Sexta- no prosperarán y serán dadas de baja. La democracia interna de los partidos siempre es relativa. La nómina local es encabezada por un contador llamado Sebastián Más, secretario general de los empleados de la AFIP.

La Sexta

En cuanto a la nómina seccional, hubo más roces dentro del FdT. Hubo protestas, pero no llegaron al nivel de las de Juntos por el Cambio. Los jefes políticos terminan decidiendo y el resto acatando sin derecho a mucho berrinche. La verticalidad del peronismo en su máxima expresión.

En este cierre a Susbielles no le fue como esperaba. Quiso colar a su niño mimado Carlos Quiroga en el quinto lugar, pero no lo logró. Quedó 7mo. y no entrará a menos que haya saltos al gobierno bonaerense. Más de uno esperaba que Carlos “El Cuto” Moreno, un soldado de Kicillof y Cristina, fuera al Congreso Nacional y despejara un lugar, pero no sucedió. Al “Víctor Hugo” bahiense también podrían compensarlo por el desaire con algún cargo provincial o nacional en diciembre. El área de Cultura podría ser un destino.

En tanto, dos intendentes de la zona festejaron. Uno de ellos fue Alejandro Dichiara, el gran ganador de la noche del sábado. Se preparaba para firmar en 3er. lugar de la boleta de diputados y pasó al 1ro. El “Cuto” que encabezaba quedó relegado. Hubo enroque. El montehermoseño fue bancado por Insaurralde y tienen buen vínculo con Máximo Kirchner.

La dama de La Cámpora no fue sorpresa. Maite Alvado va segunda y será diputada. Habrá que ver si sigue en la Dirección de Asociaciones Civiles y Mutuales o si asume en la cámara baja.

El otro alcalde que descorchó champagne es Carlos Bevilacqua, de la mano de Sergio Massa logró que su hija ocupe el 4to. lugar para buscar la reelección. El líder del Frente Renovador también colocó a Carlos “Coqui” Batista, de Pellegrini, esposo de la ex diputada María Marta Trevisán.

El caso de Bevilacqua es más que curioso y demuestra un nivel de habilidad política envidiable. Formalmente su partido no es el Frente Renovador sino el vecinalista Acción por Villarino, que a su vez tiene una ramificación en Bahía que armó lista y se presentará a elecciones para enfrentar al Frente de Todos.

Por último, hay que mencionar que Godoy se llevó otro casillero interesante en la boleta de la Sexta. Se llama Lorenzo (pero no es Natali) y es una joven que está a cargo del local de La Cámpora, que sufrió el atentado hace dos meses.

Los políticos ya se aprestan a competir. Y como siempre caemos en una agotadora perogrullada: esperemos que sus propuestas se acerquen lo que necesita el pueblo.

El compromiso de Lautaro

Cuando un futbolista logra cierta popularidad o trascendencia, y ni hablar cuando obtiene logros deportivos, muchos creemos que automáticamente pasa a estar en deuda con la sociedad, por lo que debe “volver a sus pagos”, firmar miles de autógrafos, y convertirse en un mecenas. Desde ya esto no es así. Las circunstancias profesionales no le quitan a la persona la posibilidad de hacer con su vida y su dinero bien ganado lo que le plazca. Pero cuando esa decisión va en la línea del compromiso social, es imposible que el ídolo no obtenga un reconocimiento extra.

Eso ocurrió esta semana con el flamante campeón de América, Lautaro Martínez. Un joven de pocas palabras y mucha acción, que apoya a su Club Liniers, y que quiere que sea modelo en la ciudad y en la región. Un deportista de elite que se convirtió en el primer socio benefactor del Hospital Municipal, sin que se trate de una empresa sino de un individuo. En el certificado que le entregaron los directivos del Leónidas Lucero, el texto reza “por su valiosa y desinteresada colaboración y acompañamiento”.

El “Toro” llevó doce camisetas autografiadas para los niños y niñas de pediatría, dos más para poder subastar, y se comprometió a seguir colaborando, como ya lo había hecho el año pasado con una más que importante suma de dinero. “Además, se sacó una foto individual con todos y cada uno de los empleados que se le acercaron para saludarlo”, comentaron en el Municipal. Después de esa visita, dio una conferencia de prensa para que los periodistas de la ciudad pudieran hablar con él, y no solo atender a quienes trabajan iluminados por las grandes luces de Buenos Aires. Lautaro es un crack del fútbol y de la vida.

El eterno problema de los calabozos

Ya cansa halar del inconveniente de la falta de calabozos en las comisarías de Bahía Blanca. Y también es un poco tedioso poner nuevamente en agenda la necesidad de una alcaidía para alojar a los detenidos. El Estado no debería estar apartado de lo que dice la Ley: las dependencias policiales son lugares de paso, y no de detención. Hace pocos días, en la única seccional que tiene celdas habilitadas en Bahía, la Sexta de Villa Rosas, hubo una huelga de hambre por parte de los allí alojados.

El conflicto no pasó a mayores, pero lo que pedían es lo justo: que no se exceda la capacidad de alojamiento, y que se los traslade a un lugar acorde. Esta sección ya habló de detenidos en cocinas de comisarías, en oficinas, sin la cantidad necesaria de policías para su cuidado, y que en muchos casos han derivado en fugas.

Claramente no da votos este tipo de inversiones en infraestructura, pero son más que necesarias y urgentes.

La renovación del Conicet

Siempre da orgullo hablar del Conicet, institución científica y tecnológica de las más reconocidas a nivel regional y continental. Esta vez la noticia es que el centro renovó su página web bahiablanca.conicet.gov.ar, en la que se puede navegar de forma más simple, visitar las distintas áreas temáticas, conocer las investigaciones que se realizan, y lo más importante, tener una mejor interacción y contacto con sus responsables.

En estos tiempos en que le prendemos velas a la ciencia para que nos devuelva “la normalidad”, vale la pena militar para exigir apoyo sostenido a nuestras personas científicas, y no acordarse de ellas solo cuando el mundo se nos cae encima.


Lo más leído