WhatsApp de Publicidad
Seguinos

INFORME ESPECIAL

Bahía apuesta al reciclaje como un aporte a la salud del planeta

Las distintas campañas para tomar conciencia empiezan a impactar positivamente en la educación de futuras generaciones. El aporte del municipio. Y el exitoso “Botellas con Amor” en la ciudad.

Por Leandro Grecco, redacción La Brújula 24
[email protected]

El último lunes 17 de mayo se celebró el Día Mundial del Reciclaje con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca de la importancia que tiene tratar los desechos como corresponden, para no contribuir al cambio climático, y así proteger el medio ambiente.

La palabra “reciclaje” se entiende como el proceso por el cual una materia o producto ya utilizado, en principio destinado al deshecho, se somete a un tratamiento para obtener una materia prima o un nuevo producto.

Es decir, un desecho que se vuelve a introducir en el ciclo de vida, lo cual permite hacer un mejor uso de los recursos naturales, reducir el impacto medioambiental de hábitos de consumo e idear formas creativas de rediseñar nuestros objetos y darles nueva vida.

En La Brújula 24, el planteo apunta a dar a conocer los aportes que se realizan en Bahía Blanca, desde la gestión pública y a partir de intervenciones que ONGs llevan adelante para, cada cual desde su lugar, aportar su granito de arena en pos de un mundo mejor.

Un repaso solo por algunas de las voces locales que tienen un objetivo claro: la salud del planeta. Educación y concientización, pilares fundamentales para alcanzar las metas trazadas, con una perspectiva de futuro.

El plan del municipio para frenar el impacto de la contaminación

Matías Insausti es el subsecretario de Gestión Ambiental en la comuna local y, a partir de un diálogo que mantuvo con la redacción de este diario digital, desmenuzó las diferentes políticas que se llevan adelante para contribuir en materia de reciclaje, con una mirada “más verde y circular” de la problemática que atenta globalmente contra la salud del planeta.

“Uno de los programas que implementa el municipio para fomentar el reciclaje se llama Puntos Sustentables. Se ubican en diferentes sitios dispersos en Bahía donde los vecinos se pueden acercar para una disposición sustentable a residuos secos (residuos limpios de materiales plásticos, papel, cartón, vidrio, metales). Se componen de cestos que están preparados para recibir los diferentes materiales mezclados para luego ser separados en las líneas de trabajo de Ecoplanta y Complejo Ambiental”, inició su testimonio Insausti.

Y detalló: “Actualmente están habilitados los puntos en el estacionamiento del Bahía Blanca Plaza Shopping y las delegaciones Municipales (Centro: avenida Pringles 390, Harding Green: Pilcaniyen 4000, Las Villas: Lainez y Necochea, en el predio de FISA sobre el kilómetro 9 del Camino Sesquicentenario, en Ingeniero White -avenida San Martín 3466-, en Villas Rosas (Sáenz Peña 2103), Vieytes al 2800 que corresponde a la jurisdicción de delegación Norte y en la de Noroeste, Pacífico 210)”.

“También contamos con la denominada Estación Sustentable. Se trata de un contenedor marítimo reciclado que se encuentra emplazado en la entrada al Parque de Mayo (a la altura de avenida Além y Córdoba) abierto por personal Municipal de 10 a 14”, agregó el funcionario local, al tiempo que añadió que “allí se brinda información de diferentes programas ambientales (pilas, aceite vegetal, residuos peligrosos) y a la vez funciona como punto de recepción de residuos secos en ese horario. Los domingos de 16 a 18 se realizan actividades deportivas en conjunto con Plogging Bahía, una forma de hacer ejercicio y contribuir al medio ambiente”.

Inmediatamente después, Insausti sumó un aspecto clave: “Con relación a la recolección diferenciada, actualmente tenemos varios sectores de la ciudad con un día de servicio puerta a puerta por parte de Bahía Ambiental Sapem para residuos secos. Las bolsas que se recogen son las que los vecinos diferencien con un cartel que diga ‘SECOS’”.

“Los días miércoles desde las 13 recolectan por los barrios de Don Ramiro, Chañares y Villa Bordeu; y los jueves desde las 14 en el cuadrante comprendido por 14 de Julio-avenida Cabrera y Fragata Sarmiento-Alfonsín y barrios Palihue y Altos de Palihue”, especificó, admitiendo que “en los próximos meses se sumarán sectores de la ciudad”.

Con relación a una de las herramientas más novedosas que ofrecen desde la gestión pública, señaló que “las composteras comunitarias son recipientes dispuestos en diferentes espacios públicos construidos con pallets de madera reciclada (donadas por una empresa)”.

“Consisten en tres cajas, en una de ellas se alberga material seco o marrón (hojas secas de árboles y arbustos, pasto y restos secos de plantas, ramas trituradas o troceadas de podas, cáscaras de nueces, almendras y otros frutos secos, cáscaras de huevo, papel, cartón sin tintas ni plásticos) y las demás están abiertas en horario de placero para que los vecinos dispongan la fracción compostable de sus residuos húmedos o verdes (Cáscaras, restos de frutas y verduras , yerba, café e infusiones, filtros de papel incluidos, servilletas y papel de almacén manchados con alimento)”, mencionó puntillosamente el subsecretario de Gestión Ambiental.

Y recordó que “en paralelo siguen vigentes los ecocanjes, puntos itinerantes donde se realiza el canje de fertilizante orgánico producido en la Planta de Compost Municipal del Complejo Ambiental por materiales recuperados (botellas PET, cartón, papel, envases Tetra, aluminio, metal, etc). La venta de ese material recuperado es donado a organizaciones sin fines de lucro”.

“Una modalidad poco conocida por la población es la implementación del Programa Municipal Interno de gestión de residuos secos, desde hace unos meses se impuso la recolección diferenciada en las dependencias públicas, con la colaboración de todo el personal y las cooperativas de limpieza, se juntan en cinco puntos el material producido por la actividad diaria de la comuna”, reveló, poniendo en consideración de la población una dinámica no tan divulgada.

Las actividades de los domingos en la Estación Sustentable y los Ecocanjes dependen de las restricciones por la pandemia, la información actualizada puede consultarse en www.bahia.gob.ar/medioambiente/

El último de los ítems detallados por Insausti está planteado “de manera itinerante, junto a organizaciones y asociaciones ambientalistas, se planean jornadas de limpieza en espacios públicos y concientización haciendo partícipes a los vecinos de la zona. Los residuos que se van recolectando se separan en bolsones para ser recuperados en las plantas de separación y clasificación municipales”.

Cómo contribuir al cuidado del medio ambiente sin salir de casa

Insausti también abordó un aspecto fundamental, relacionado con un hábito cultural y domiciliario que puede ser tan o más efectivo que cualquiera de las propuestas mencionadas anteriormente: “Separar los residuos en los hogares genera impactos positivos directos e indirectos al ambiente que vivimos. Al separar los residuos secos disminuimos hasta un 50% los residuos que van al relleno sanitario y sacando la fracción compostable podemos reutilizar el 90% de lo que generamos”.

“Menor cantidad de residuos dispuestos en el relleno sanitario hacen que disminuya ese pasivo ambiental controlado. Además, la emisión por la logística de estos residuos disminuye considerablemente, con un impacto directo positivo en la huella de carbono y en la calidad del aire que respiramos”, argumentó durante la entrevista con este medio.

“El reutilizar o reciclar residuos contribuye a la creación de empleos genuinos dentro de la economía circular. Se genera trabajo de forma directa en la gestión de los residuos y de forma indirecta en emprendimientos que pasan a ser rentables por la disminución en los costos de la materia prima que ahora es a partir de material reciclado”, destacó el funcionario, quien fue tajante: “Usar material reciclado evita consumo de energía y agua como así también disminuye emisiones de las fábricas que producen material virgen”.

Generación de conciencia, el desafío de la ciudad del futuro

Consultado con relación a la evaluación que realizan de los resultados de las campañas que se vienen llevando a cabo para educar a los vecinos, Insausti dijo que “percibimos un notable cambio positivo en conciencia y cambios de hábitos, los vecinos están más involucrados en ser partícipes de este cambio cultural a una ciudad más verde, más sustentable”.

“Un ejemplo en números, es el Punto Sustentable del Shopping, hace dos años tenía ocho metros cúbicos por semana y ahora tiene 100 que, sumados a lo recolectado en otros puntos arroja un total de 320 metros cúbicos semanales de material limpio y seco (sin tener en cuenta la recolección diferenciada)”, graficó, citando un aspecto palpable de la realidad bahiense.

“Las instituciones intermedias, sindicatos, empresas, entre otros entes, aportan mucho en materia ambiental. Es común entrar a una sede de un club, una sociedad de fomento o galería y encontrar los recipientes para separar residuos. Esa simple acción es acompañada de capacitaciones, talleres, charlas informativas o material informativo en el tema de gestión de residuos”, asveró.

“En base a los últimos datos registrados y estadísticas internas de la Subsecretaria de Gestión Ambiental, en los últimos nueve meses (iniciando el conteo desde agosto del año pasado) cuando comenzó la recolección domiciliaria diferenciada en varios sectores de la ciudad, se llego a las 33 toneladas”, celebró el funcionario.

“Y en los diferentes destinos sustentables de Bahía se procesaron y comercializaron a razón de 60 toneladas mensuales entre los diferentes residuos reciclables (cartón, papel, plásticos, aluminio, nylon, etcétera) producto de la disposición de residuos secos por parte de la ciudadanía”, cerró.

Origen y significado del símbolo del reciclaje

El origen de los símbolos del reciclaje va unido a Gary Anderson, un estudiante de último curso de la Universidad de California del Sur, el cual fue ganador de un concurso de diseño organizado por la Container Corporation of America como parte del primer Día de la Tierra en 1970.

Anderson creó un logo basado en el símbolo de Möbius en forma de triángulo, donde cada una de sus tres flechas representa uno de los pasos del proceso de reciclaje: recogida de materiales para reciclar, el proceso mismo del reciclaje y la compra de estos productos reciclados, de manera que el sistema continúa una y otra vez.

Beneficios del reciclaje

– Reducción del volumen de residuos, y por lo tanto de la contaminación.

– Preservación de los recursos naturales, pues la materia reciclada se reutiliza.

-Ahorro de energía y por lo tanto reduce la dependencia del petróleo, normalmente se necesita menos energía para fabricar un producto de material reciclado que de material virgen.

– Reducción de la contaminación del aire, suelo y agua.

La evolución de esta fecha

Cada año la popularidad de esta fecha clave para la conciencia ecológica ha ido tomando fuerza, haciendo que sean más los países que se suman a propagar durante la jornada, información de calidad en todo lo relacionado al reciclaje de los diferentes tipos de residuos.

En todo el mundo diversas organizaciones relacionadas con el tema planifican eventos, campañas gráficas, escritas, urbanas, televisadas, además de conciertos y diferentes tipos de actividades en muchos ámbitos, como el barrial, laboral y escolar, con la única idea de incentivar al reciclaje, educar y ayudar en el proceso al planeta.

Bahía replicó una iniciativa con éxito

El proyecto “Botellas Con Amor” surge en 2019 con la finalidad de darle un tratamiento a los plásticos de un solo uso. Dadas las condiciones climáticas y geográficas de nuestra ciudad, y tomando el modelo ya implementado en otros países, se elige la botella como continente para almacenar estos desechos tan frecuentes y contaminantes.

Desde el inicio, el interés por la propuesta de parte de la comunidad fue muy grande, contando actualmente con un grupo de Facebook formado por 14.150 miembros.

“La pregunta que nos motivó a reunirnos fue qué hacer con esos plásticos, a pensar alternativas, a tocar puertas, muchas ideas pero nulos recursos. Y cada vez se nos hacía más claro que el reciclaje no es redituable, y que por ello no forma parte de la agenda política de muchos municipios. Mientras tanto, las botellas nos llegaban de a montones”, señalaron las responsables de la premisa en la ciudad.

No obstante, revelaron que “la pandemia y la falta de un lugar para realizar el acopio pusieron en pausa el proyecto, activándose nuevamente a mediados de abril cuando desde la Fundación Regenerar "Botella de amor" (ubicada en Bernal) se nos ofreció la posibilidad de retirar los miles de envases que ya teníamos almacenados, más las que la comunidad reservaba en sus hogares”.

La cita se concretó el domingo 16 del corriente y fue un "cierre" digno para toda la garra que pusieron durante tanto tiempo: “En el transcurso de la última semana nos confirmaron que el envío desde la ciudad fue de 4257 kilos”, mencionaron con orgullo.

"Como agrupación seguimos apostando al rellenado de la botella. Es efectivo, seguro y compacto; la gente ya adoptó ese hábito y no quiere renunciar al mismo. Pretendemos evitar que todos esos envoltorios vayan al relleno sanitario y que terminen contaminando la ría y los humedales"

Por último, expresaron su deseo de que Bahía finalmente tenga servicio de recolección diferenciada y su planta recicladora de plástico, y sabemos que solo es posible con el compromiso de gobernantes y ciudadanos, y con un verdadero Plan de Gestión Ambiental: “Aquí estaremos nosotras (Monona Romero, Virginia Palacios, Patricia Hornos y Florencia Moro) para seguir aportando nuestro granito de arena”, cerraron.


Lo más leído