WhatsApp de Publicidad
Seguinos

no te la pierdas

El reto de una Ministra

El mal momento que pasó un Intendente de la región antes de una charla virtual con el Gobernador. Además, la comisaría Quinta se reorganiza. La sucesión política de los hermanos Linares. Y más...

“Sí, Ministra"

La semana pasada, en una charla por zoom convocada por Gobernación, dos Intendentes de la región se cruzaron por la polémica sobre la restricción de ingresos a sus distritos.

Mientras los jefes comunales de la sección 5ta y 6ta. esperaban en línea al gobernador Axel Kicillof para firmar el convenio de asistencia financiera, Sergio “Carpincho” Bordoni hablaba con su colega de Coronel Suarez, Ricardo Moccero, sobre cómo realizaba el control a los automovilistas y sobre quiénes podían o no ingresar a su distrito.

La charla virtual estaba siendo escuchada por Teresa García, la Ministra de Gobierno bonaerense, que prendió su micrófono e interrumpió: ¿Perdón Bordoni, que eso de dejar entrar o no entrar gente al distrito? Le recuerdo que el turismo está suspendido Intendente”.

A partir de esa aclaración por parte de García, le siguieron otras a las que Bordoni sólo contestaba “Sí Ministra”. La campana que salvó al alcalde fue el propio Kicillof, cuando se sentó para dar inicio a la conferencia.

Retomar el control tras el escándalo

A poco de asumir, el jefe de Estación Gonzalo Bezos debió afrontar el “bombazo” que significó que le descabezaran una comisaría completa por un hecho de corrupción.

Mientras el jefe de la Policía evaluaba serenamente cambios en las seccionales, en un solo movimiento se llevó puesta a la cúpula de la 5ta. Exhibió la cabeza del subcomisario Nicolás Pérez como trofeo y mandó a buscarlo con la Federal. Como gesto, le permitió a Bezos presenciar cuando los muchachos de calle Rondeau esposaban a su subordinado. Y hasta pudo cumplir con la formalidad de retirarle el arma reglamentaria y la placa.

Bezos tiene una tarea difícil por delante: motivar anímicamente a la tropa después del golpe y contener los excesos antes de que se transformen en denuncias penales. A los que debe auditar (y rotar) es a los grupos de calle, que son los que tienen el GPS de la ciudad y están más a tiro para cometer estas tropelías.

En las líneas de La Bonaerense se escandalizaron más por la torpeza del subcomisario Pérez que el delito en sí. “Lo que hicieron está mal, pero esto también demuestra que estos muchachos de la taquería de Noroeste tenían menos calle que Venecia. Todo muy desprolijo y berreta. Son pendejos que recién entran y se enamoran de la 9 milímetros. Y que tenían relaciones promiscuas que los terminaron complicando. Nunca un 'poronga' con experiencia hubiese hecho lo que hicieron estos pibes”, describe un viejo jefe policial que fumó bajo el agua.

Por estas horas, el despacho de Bezos funciona prácticamente en la 5ta. Ahora no solo deberá imponer y demostrar su autoridad sobre el comisariato, sino que deberá alinear otras cuestiones internas. Tiene el respaldo del Municipio, pero eso no alcanza: la Bonaerense es autónoma y tiene sus propias reglas.

El superintendente Aldo Caminada, en tanto, sobrevuela los temas de Bahía Blanca pero tiene otras 100 comisarías y destacamentos que atender en la Región Sur. Tras la detención de Pérez, reunió a los jefes más importantes y les “bajó línea” en un salón de la Departamental de la Avenida Alem.

El cuartito rojo

El reemplazante de Nicolás Pérez llegó para apagar el incendio de la seccional de calle Don Bosco. Para demostrar que se viene una “nueva gestión” emuló a los políticos, que cuando asumen una gestión o campaña tiñen todo del color elegido por los publicistas.

En este caso Hugo “Fitito” Campetelli mandó pintar su oficina de rojo, color que destaca en todos los destacamentos que ha ocupado. “Por ahí sirve para sacar las malas ondas y arrancar de buena manera”, comentó uno de sus colaboradores.

Se vienen las multas

Se terminó. Ya todos saben que hay veredas ensanchadas en el microcentro. Están delimitadas con postes amarillos. Incluso LA BRÚJULA 24 adelantó que el municipio analiza ampliar muchas más aceras, incluso en los barrios. Esto es, en principio, para que no se amontone gente en medio de la cuarentena, pero seguro muchas quedarán de esta forma de ahora en más.

Es sabido que las grandes ciudades le dan cada vez más lugar al peatón en los sectores céntricos y comerciales, en detrimento de los vehículos motorizados. Pues bien, esta semana comenzarán las multas para los autos que ocupen los espacios ampliados de las veredas.

En la víspera del Día del Padre casi nadie respetó el nuevo diseño. Los palitos divisorios fueron pasados por arriba por automovilistas que invadieron el terreno del peatón.

“Se terminó el período de ‘educación’. Ahora vamos fuerte contra los que no respetan esos sectores. Están todos avisados”, comentó a Indiscreta uno de los funcionarios que encabeza este proyecto.

Olvidar a los Linares

En los últimos días, dirigentes del partido de Margarita Stolbizer comenzaron a mostrarse más activos. Acercaron propuestas a Alsina 65 y activaron sus redes sociales.

Natalia Dziakowski, Joaquín Girotti, Sebastián Marchese  y Julián Pinto son algunos de los jóvenes que quieren levantar el espacio, casi moribundo después de los Linares, y ya están pensando en el 2021.

Para el armado local todo dependerá de las decisiones de Margarita, que estaría dialogando con el sector “moderado” de Cambiemos.

“Creían que nos habíamos extinguido, pero no. Los Linares fueron importantes, pero ellos hicieron la suya. Fijate Fabaro (esposo de Virginia Linares) ahora es un furioso kirchnerista. Es probable que ellos jueguen con Susbielles y La Cámpora el año que viene. Nosotros seguimos en este humilde partido progresista creado por Margarita”, describió uno de los dirigentes.

Los que hacen el hospital

Es sabido el trabajo fundamental, y muchas veces no bien reconocido, de las enfermeras y los enfermeros. En los últimos días, el Hospital Municipal debió trabajar con la mitad de esos profesionales en el Área Covid (en la que se tratan esos casos), justamente por los trabajadores infectados, y por los aislados por precaución, que sumaron unas diez personas.

De a poco todo va volviendo a la normalidad. Pero mientras tanto, cabe destacar el gran compromiso de los compañeros de los afectados y de sus jefes, que no dudaron en hacer un esfuerzo extra para reemplazarlos.

“Muchas veces cuesta dejar de trabajar cuando uno siente un leve síntoma. Pero ahora, es mejor pecar por exagerado antes que tener dudas y presentarse en el Hospital. Eso es algo que estamos aprendiendo a la fuerza. Igualmente, ayudó que no haya muchos internados con coronavirus, y que no hubiera un contagio masivo de enfermeros, sino habría sido una situación más que delicada”, comentó uno de los profesionales que más frecuenta ese sector, quien además cerró con una reflexión que debería enorgullecernos a todos los bahienses: “El recurso humano del Municipal es un lujo”.

Lo más leído