WhatsApp de Publicidad
Seguinos

espectáculos

Chismosa e inolvidable: Carmelita de "La Casa de las Flores" al aire en La Brújula 24

Con un humor único, una simpática sin par, y tan argentina como el Café con leche con medialunas; la talentosa Verónica Langer en una entrevista imperdible.

¿Podemos decir que Verónica Langer es una actriz formada en el exilio? Quizás parcialmente, porque su amor por las artes escénicas nació acá, en su argentina natal, pero se profesionalizó en México. Se vio llevada por un torbellino de adaptación cuando en el marco del horror de la Triple A, a mediados de la década del 70, su familia se vio amenazada y tuvo que refugiarse en la tierra azteca. Como otros tantos coterráneos que siguen adelante, crecen y triunfan, la joven Verónica dijo “Sí “al máximo desafío: el del desarraigo y la nueva proyección de la vida. Rápidamente, y al profesionalizarse, el cine, el teatro y la televisión mexicana la tomaron como propia, e inundó de talento y excelencia, su espacio de adopción.

Gracias a “La Casa de las Flores”, emblemática comedia negra de Manolo Caro, conocimos a la icónica Carmelita, la vecina chismosa que refleja a toda la sociedad hispanoamericana en un común denominador desopilante. Con su talante desbordado y sagacidad absoluta, Carmelita, en cada capítulo de las tres temporadas, se ganó el cariño y las carcajadas identificativas de cada uno de nosotros. La caracterización de nuestra Vero Langer, estalló, se convirtió en meme, y se ganó el corazón de todos. Fue así como volvimos a verla; una embajadora inigualable, con acento mexicano, amor latinoamericano y corazón argentino…

En diálogo con LA BRÚJULA 24, la talentosa actriz recordó sus comienzos: “Inicié mis clases de teatro en Buenos Aires, ahí descubrí un mundo revelador. Luego llegó el exilio, dejé la carrera de medicina que era lo que estudiaba en la UBA”, al tiempo que agregó: “Irme del país fue un dolor que nunca se cierra, esta sensación de doble pertenencia, por más que tengo 40 años viviendo acá con mi familia, amigos y mi gente”.

"El año pasado, en diciembre, hice un monólogo sobre la historia de mi familia y realmente estábamos planeando de presentarlo a fines de 2020 en Argentina. Pero con esto de la pandemia, quienes trabajamos en el mundo del espectáculo, no sabemos cómo seguirá nuestra vida. Otro anhelo sería trabajar en algún producto del país en el que nací", resaltó Langer, en su charla con el periodista Fernando Quiroga".

Y recordó la forma en la que llegó a la serie que es éxito en Netflix: "Mi llegada a La Casa de las Flores fue maravillosa. Mi agente me dijo que había una posibilidad de sumarme. Soy reacia a hacer castings pero los hago porque así se mueve este ambiente. Personificar a una chismosa es algo que me surgió en el momento y se dio naturalmente. La primera temporada coincidió con el casamiento de mi hijo en Ucrania y hubo que hacer una ingeniería enorme para que pueda estar en ese acontecimiento".

"Cuando uno hace un casting no sabe nada, va ciego y sin conocer el resto de la historia. Pero el personaje de Carmelita me emociona porque es una mujer aparentemente esteriotipada, aunque en realidad es mucho más compleja y que deja todo por amor. La serie gustó tanto por su estilo tan desopilante y, al mismo tiempo, plantea cosas serias que nos importan a todos como sociedad", finalizó Verónica, en el programa "Tal Cual Es".

Escuchá la entrevista completa

Lo más leído