WhatsApp de Publicidad
Seguinos

imperdible

Los secretos de la movida policial en Bahía

Por qué el Municipio nunca quiso a Cheppi y por qué eligió a Bezos. El miedo a que se dispare el delito en la ciudad. Además, en esta sección, el Peronismo sigue cubriendo casilleros. Y mucho más...

Tal como lo anticipó este diario el viernes, la jefatura de policía cambia de manos: pasará de Gustavo Cheppi a Gonzalo Bezos. Es una jugada que en Alsina 65 diseñaron apenas supieron de la reforma del ministro de Seguridad Sergio Berni.

En La Plata se decidió la eliminación de las departamentales para reemplazarlas por las jefaturas de Estación de Policía, cuyo titular será elegido por los intendentes.

De esta manera, los jefes comunales tendrán más poder sobre la policía. El nuevo organigrama se aplicará en los municipios de mayor de 70 mil habitantes y el Jefe de Estación tendrá bajo su mando a todas las comisarías, la Policía Local, el Comando de Patrullas, la Policía Rural y la
Comisaría de la Mujer y la Familia.

Los jefes de estaciones son, entonces, la fusión de la Distrital con la Departamental. En nuestra ciudad y la región, el superintendente seguirá siendo Aldo Caminada, que tendrá más trabajo y también quedará más expuesto.

Veamos

Hasta ahora esa jefatura tenía dos fusibles (jefe distrital y departamental), con esta reforma el Superintendente sólo contará con el inmediato inferior que será el jefe de estación. Antes, en el caso de Caminaba, atendía a los tres únicos jefes departamentales de la jurisdicción y podía evitar entrar en contacto con los distritales. Ahora necesariamente deberá estar atento a los
requerimientos de 14 diferentes jefes de estación.

Claramente la reforma de Berni le otorga mayor poder a los intendentes, lo cual es un viejo reclamo de los municipios. Más poder pero también mayor riesgo: ahora van a compartir la responsabilidad de la seguridad con la Provincia. También esta decisión viene a blanquear una situación que hace años viene sucediendo: el mantenimiento de la infraestructura policial. Hace más de una década que los gastos de la policía corren por cuenta de los municipios.

En Bahía las caras políticas, del oficialismo y la oposición, en materia de Seguridad tienen una buena relación. Y eso es auspicioso para el ciudadano. El Municipal Emiliano Álvarez Porte y el Bonaerense Federico Montero se entienden y, más allá del lugar donde reportan, trabajan en equipo. Veremos si esa armonía se mantiene el año que viene cuando arranque el proceso electoral, en donde los jefes de ambos se pongan más belicosos y ellos –probablemente– intenten buscar un lugar en las listas.

Cheppi.

La designación de Cheppi en la Departamental nunca fue bien digerida en la Municipalidad. Cuando Berni sorprendió en marzo con su designación, en lugar de Claudio Petrizán, en Alsina 65 y en varios despachos judiciales no ocultaron el malestar. Es más, en el ámbito federal no salían de su asombro porque ya habían tomado la decisión de que ese comisario continuará investigado en la causa de encubrimiento de Juan Ignacio Suris. La resolución fue firmada por la Cámara a poco
del nombramiento pero no tuvo demasiado impacto porque fue casi en el mismo momento en que Alberto Fernández anunciaba que el país entraba en cuarentena.

Cheppi había sido sobreseído por el juez Walter López Da Silva, pero los camaristas revocaron esa resolución y mandaron a que se lo siga investigando. En las famosas escuchas de la Causa Suris, Cheppi aparece mencionado por otros policías y por el mismo imputado de liderar una banda narco.

En paralelo, los jueces señalaron que debía profundizarse en la declaración de un testigo de identidad reservada que relaciona al uniformado con el crimen del narco y proxeneta Pedro Cajaravilla en Ingeniero White en 2011.

Con Cheppi de vuelta metido en el expediente judicial, el Municipio sumó un elemento clave para reforzar sus argumentos al pedir desplazarlo.

En un principio se pensó en el comisario Gonzalo Sandoval como sucesor, pero la moción no prosperó porque a ese uniformado no le daba el escalafón para ser Jefe de Estación. Entonces la balanza se inclinó por Bezos, que asumirá en los próximos días y pasará a tener el control total de
la seguridad en Bahía. Cheppi, en tanto, quedará “enfriado” como colaborador de Caminada hasta que haya novedades judiciales.

Caños.

Un clásico en territorio bonaerense es que en las horas previas y posteriores al recambio de los altos mandos policiales, el delito tiene una escalada. Los “cañeros” se suelen mover con bastante tranquilidad en esos días. La transición es aprovechada por los que repiten que la calle está sin
dueño porque el que se va ya no manda y el que llega no llegó. Incertidumbre, tensiones y picardías entre los “patas negras”. Y los delincuentes, que tienen tanta información de las internas policiales como la policía tiene de ellos, “hacen su agosto”.

Y hay más. En las últimas horas dos oficiales fueron acusados de haber asaltado a una persona en la calle y haberle robado 10 mil pesos. Según la denuncia, que ya tramita en la Justicia y en Asuntos Internos de La Bonaerense, los efectivos –con chalecos policiales– redujeron a su víctima con la complicidad de un tercer sujeto. Algunos sospechan que se trató de una “mejicaneada”, es decir que le robaron dinero de origen ilícito.

Bezos.

Es de esperar que el nuevo jefe se adapte rápido al nuevo puesto, aunque eso no garantizará el éxito de su gestión. Respetado por la tropa y bancado por el poder político contará con un reaseguro con el que no contó Cheppi.
Gonzalo Bezos tiene 47, está casado y tiene un hijo. Nació y se crió en Punta Alta. Se recibió de Técnico Electromecánico, pero ya en el tercer año de la secundaria comenzó a trabajar en la Base Naval Puerto Belgrano.

Víctima de lo que ahora se conoce como bullying, asegura no haber sufrido por las cargadas por su apellido durante la etapa estudiantil.

Viajó a La Plata para estudiar la carrera de Policía en la Escuela Juan Vucetich. Y ya siendo efectivo, siempre se desempeñó en su ciudad natal y en Bahía Blanca, en donde pasó por la Comisaría Tercera, la Segunda, la Primera, del Comando de Patrullas hasta llegar a la Distrital.

De perfil bajo y gesto adusto, hoy cursa el último cuatrimestre de la Licenciatura en Seguridad que se dicta en la UNS.

SE CUBREN LOS ÚLTIMOS CASILLEROS

La pandemia hizo que muchos recambios del Gobierno Nacional y Provincial quedaran stand by. Recién ahora, con la cuarentena en fase más light, se reactivaron nombramientos y designaciones que habían quedado pendientes.

En Bahía restaban llenar algunos casilleros. Acaso los más importantes tenían que ver con la ANSES. En la ciudad hay dos delegaciones de ese organismo nacional: la de calle Brown (UDAI N°1) y la ubicada en la avenida Colón (UDAI N°2). La primera quedó en manos del -cada vez más-poderoso Gabriel Godoy. El diputado de La Campora ubicó allí a Carina Pizarro, una licenciada en historia, que viene de una familia vinculada a la política y al gremialismo. Fue la máxima responsable de fiscalizar las últimas elecciones para el Frente de Todos.

En tanto la sede de Colón fue para Marcelo Feliú, que ungió a un viejo conocido: Sergio Massarella. El exconcejal es un hombre del riñón del senador provincial y conoce el paño, ya que estuvo en ese puesto entre 2010 y 2013. Es director de la escuela de la cárcel de Villa Floresta y es licenciado en ciencias económicas.

Otro puesto que está por verse es el de Zona Franca. Allí resiste Lisandro Ganuzza, alguien con llegada a algunos despachos provinciales pero que no es considerado propio por la gestión de Kicillof. Para ese lugar suena con fuerza el exbreintestein boy Santiago Mandolesi Burgos, impulsado por su nuevo jefe Federico Susbielles, quien por el momento lo cobija en el Puerto
como colaborador.

El ENACOM es otro lugar que estuvo muy mencionado en las últimas horas. Allí aparece un comunicador que sería impulsado por el massismo pero hasta el momento no hubo confirmación.

Otro desembarco ya efectivizado, que quedó opacado por la cuarentena, fue el de Damiano Shepherd como director de Radio Nacional Bahía Blanca, en reemplazo de Rubén Baltián.

Shepherd, que llega de la mano de Susbielles, estuvo en el Afsca bahiense durante el último mandato de Cristina Fernández y fue docente universitario de la Facultad de Periodismo de la UNLP y la UPSO. En los últimos días se lo vio quejoso durante la visita del ministro de seguridad
Sergio Berni, al parecer por salir perdidoso en la competencia periodística.

SE JUBILA CONOCIDO CAMARISTA

Esta semana se jubila el camarista penal Guillermo Alberto Giambelluca. Hace 22 años que integra ese cuerpo y del cual es el presidente hasta la actualidad.

Giambelluca –nacido el 29 de mayo de 1958– se recibió de procurador, abogado y escribano en la Universidad Nacional de La Plata. Años después ingresó al Poder Judicial de esta ciudad, iniciando su carrera como Secretario del Juzgado Penal Número 1, luego pasó a cumplir tareas como Pro-Secretario y luego Secretario de la Cámara Penal de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, por entonces sala única.

Más tarde fue Fiscal de Primera Instancia en lo Criminal, Correccional, Civil y Comercial, oportunidad en la que durante esos seis años en dependencia judicial actuó como Fiscal de Cámara o como defensor oficial ante excusaciones de otros funcionarios.

Luego fue Juez Penal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional en el Juzgado Penal n°1. Y finalmente llegó a Juez de la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal Departamental.

Respetado y querido por sus colegas del Poder Judicial, Giambelluca llega así esta semana –en circunstancias especiales por cuarentena- al fin de su carrera en los tribunales: se acogerá a los beneficios de la jubilación. Su último día impartiendo Justica con idoneidad y honestidad, lo cual no es poco decir en estos tiempos, será el viernes cuando cumpla sus 62 años.

MÉDICOS A LAS RUTAS

Esta semana comenzará a controlarse la sanidad de quienes ingresen a Bahía proveniente de “sectores calientes”, es decir, de ciudades en donde el virus esté circulando socialmente.

Con las protecciones necesarias y las pistolas que miden temperatura en mano, se les tomará la fiebre a los conductores y pasajeros, y se les realizará un cuestionario.

Siempre será de 7 a 22, que es el horario en el que los accesos de las rutas están habilitados. Para eso, la Comuna necesitó conseguir 15 trabajadores de la salud, médicos recién graduados, técnicos de ciencias relacionadas
con la salud y enfermeros registrados.

Habrá tres por cada acceso (ya que se organizarán tres turnos al día para cubrirlos) más otros 6 o 7, por si necesitaran reemplazar a alguno. La metodología fue la más práctica: en las próximas horas se firmará un convenio con el Colegio de Médicos y en breve se los podrá ver en las rutas.

TE VACUNAN A DOMICILIO

Cada UGL de PAMI (es decir, cada delegación) tenía la posibilidad de coordinar cómo se trabajará en la vacunación antigripal y antineumocóccica. En Bahía, decidieron hacer un proyecto de
voluntariado con la UNS, para que enfermeras pudieran vacunar a domicilio a los afiliados que tienen algún impedimento físico para ir a las farmacias a hacerlo. Además, la Agencia Nacional de Seguridad Vial colaboró con sus vehículos y choferes para el traslado de las voluntarias. Cuando se quiere, se puede.

Lo más leído