WhatsApp de Publicidad
Seguinos

brote en el ham

Cronología del desastre

Las causas del avance del coronavirus en Bahía. La hipótesis del hospital que se cae y la investigación judicial que se viene. Además, detalles de la charla de Gay con el Presidente. Y perlitas de la cuarentena en la ciudad.

La historia del brote en el HAM

La famosa curva de contagios en Bahía Blanca venía más o menos bien, pero lamentablemente el brote en el Hospital de la Asociación Médica la disparó: casi el 70% de los infectados de coronavirus están relacionados directa o indirectamente con ese incidente.

En todos los centros de salud del mundo hay infectados entre el personal de salud: son los más expuestos, están en la primera fila. Los casos comienzan a darse cuando los pacientes con COVID-19 se acumulan por decenas o cientos. Es decir cuando hay desborde. Aquí el cuadro de situación es muy diferente: los positivos internados en el HAM eran sólo dos.

Veamos.

Desde el hospital afirmaron que todo comenzó con una enfermera que tomó un bolso con ropa contaminada que un joven había llevado a la clínica y quien, a su vez, probablemente tuviese coronavirus. Es decir, según esta teoría, estábamos ante dos imprudentes: alguien que se acercó a sabiendas del riesgo de estar infectado y una auxiliar médica que no cumplió con las medidas de higiene básicas recomendadas en tiempos de pandemia.

Las autoridades de la Asociación Médica, dueña del centro sanitario, acusaron en los medios al joven de irresponsable y de “no cumplir con el protocolo”. Tras eso, en las redes sociales se desató una caza de brujas infame contra el muchacho. “Hay que matarlo”, “digan el nombre de ese hijo de puta”, eran algunos de los mensajes.

Pero la historia oficial fue desmoronada por la Justicia Federal. La PFA, bajo instrucciones del fiscal Santiago Martínez, ubicó a la persona acusada por la AMBB. Y demostró que no tenía coronavirus. Su “pecado” había sido llevarle un bolso con ropa a un amigo que sí tenía la enfermedad y estaba internado. Fue un chivo expiatorio para explicar el inicio del brote.

Otro dato que no cierra. Si la ropa que trasladó el joven en el bolso estaba contaminada, según sostiene la AMBB, cómo hizo para no contagiarse. ¿Entonces el joven que recogió y trasladó las prendas no le pasó nada y la enfermera que lo recibió -que por lógica lo tuvo menos tiempo en su poder- sí se contagió? Pareciera ridículo.

Un infectólogo consultado por esta sección agrega un detalle no menos importante: “La permanencia del virus en la tela es mucho menor al de otras superficies. Si esa ropa estuvo contaminada alguna vez, como mucho, en 48 horas ‘el bicho’ muere. Y el infectado (el que estaba internado) hacía mucho más de 48 horas que no estaba en contacto con eso. Es imposible que el contagio se haya dado por ahí”.

De todas maneras volvamos a la historia que abonan desde el hospital. Si la Justicia ya demostró que el visitante no estaba contagiado, queda la hipótesis de la ropa infectada –más allá de lo inverosímil como se explicó más arriba– que mágicamente contagió a uno y a otro no. Si creemos en esta suposición, la enfermera no debió cumplir con las normas mínimas de higiene ya que desató la infección intrahospitalaria.

El presidente de la Asociación Médica de Bahía Blanca, Carlos Deguer, rechazó que hubiesen existido “fallas en el protocolo” pero introdujo un concepto sugerente: “fallas culturales”. Entonces para los directivos estamos ante el error individual, de una empleada con costumbres argentas, y nada tiene que ver el hospital.

Los expertos tienen otra opinión y afirman que el cumplimiento de las medidas de bioseguridad son generales y nunca quedan a criterio de los empleados. “En estos casos no hay una enfermera irresponsable, ellas hacen lo que está pautado. Si hay un protocolo estricto se cumple. Acá falló el deber de cuidado del hospital, aunque quieran decir que fue una o más enfermeras que se manejaron mal y tuvieron la imprudencia de juntarse a tomar mate. El mate es cultural pero, obviamente, está estrictamente prohibido en plena pandemia”, analizó una autoridad sanitaria.

Ahora, y pese a negar fallas en los protocolos internos, la dirección del HAM anunció que “reforzarán conocimientos en los mecanismos de transmisión del virus y de bioseguridad”.

Pero hay más noticias para este boletín.

Mientras el número de contagiados por el brote del HAM crece de manera angustiante día tras día, en un despacho judicial se investiga una hipótesis que nada tiene que ver con la teoría del bolsito y la enfermera descuidada. Esa línea de investigación es tan insólita como delictual. No habrá motivos para “festejos”.

El OK de Alberto al comercio online

En el Municipio ya trabajan con el apoyo de emprendedores, comerciantes, empresarios, gremios, y miembros de la oposición, para iniciar una especie de “Mercadolibre local”.

Ya se anunció la creación de una plataforma online para vender y enviar por delivery mercadería a la que no se puede acceder personalmente ni de forma telefónica. La razón es que los locales en los que se la puede comprar no están exceptuados de la cuarentena, por no tratarse de productos esenciales. Esto servirá para regularizar y controlar algo que en estos últimos días ya se veía de forma clandestina en muchos sectores de la ciudad.

El último sábado, en la videoconferencia que mantuvo con el intendente Gay y con otros 24 jefes comunales de las principales capitales y ciudades del país, el presidente de la Nación avaló la idea. Ahora, ese proyecto está en manos de la ministra de Gobierno de la Provincia, Teresa García, quien es una importante interlocutora con la Comuna desde antes de que estallara la pandemia.

Seguramente varios equipos del gobernador Axel Kicillof analizarán la letra chica, pero teniendo en cuenta el espaldarazo de Alberto Fernández, dan por descontado que se podrá llevar a cabo.

“Entre el martes y el miércoles seguramente estaremos armando el listado de comercios que figurarán en la página web”, comentó a Bahía Indiscreta uno de los funcionarios que se puso al hombro la iniciativa.

UNS virtual

Pasó la primera semana de cursada virtual en la Universidad Nacional del Sur y tanto docentes como alumnos quedaron muy conformes. “Por supuesto que hay cosas para mejorar, pero las plataformas virtuales que se habían preparado antes de la pandemia funcionaron bien, y hasta se tomaron exámenes no presenciales”, comentaron desde la casa de altos estudios.

“La semana que viene tendremos seguramente el total de número de jóvenes que cursaron, pero fueron muchos”, agregaron.

Look cuarentena

Sin las peluquerías abiertas, la cabellera de varios políticos se ha visto descuidada, como la de la mayoría de los encuarentenados. Las apariciones públicas de algunos funcionarios locales demostraron su serio drama para domar sus peinados: uno de esos casos fue el de Tomás Marisco.

El secretario de Movilidad Urbana decidió arreglar el asunto con una arriesgada polémica: echó mano a una máquina de rasurar y terminó con el problema. El resultado, polémico.

Cuidando el bocho

El Departamento de Salud Mental está llevando a cabo un interesante trabajo para contener a los bahienses en esta cuarentena obligada que estamos viviendo.

Durante las primeras dos semanas, los llamados telefónicos que recibían eran básicamente de gente muy angustiada, que lloraba preguntando cómo iba a pagar el alquiler, o cómo iba a comer. Eran reclamos sociales y económicos. Pero ya en estos últimos días se empezaron a sumar personas que acuden a la ayuda de los profesionales del municipio porque no pueden seguir sus tratamientos, ya sea porque los hospitales tiene cerrados sus consultorios externos, o bien porque no pueden pagarle a los privados.

“Ha habido un corrimiento importante de pacientes del sector privado al público”, explicaron a esta sección. Por ellos es que se están dando unos 200 turnos semanales para consultas virtuales, y hasta hay un equipo móvil para acercarles mediación a pacientes que estaban en tratamiento antes de la pandemia.

Caca de murciélago y marihuana

El sábado fue detenido Ezequiel Friz, de 30 años, luego de que en su casa la Prefectura Naval secuestrara cuatro plantas de marihuana, diez kilos de cogollos y 13 de tallos, hojas y ramas.

Lo que más llamó la atención de los investigadores, a cargo del fiscal Mauricio Del Cero, no fue el vegetal incautado, sino unas anotaciones que Friz tenía en su vivienda. Una de ellas era la receta de cómo preparar “te de guano de murciélago”.

Teniendo en cuenta que los murciélagos –según varios estudios– están relacionados con la expansión del coronavirus, más de uno pensó: ¿Para qué vinimos a este lugar?

Según las indicaciones, para que los porros sean de “buena calidad”, hay que diluir dos cucharadas soperas de guano en cuatro litros de agua. Dejar macerar durante una semana y luego aplicarla como fertilizante a los cultivos de marihuana. Eso le aportará nitrógeno y fósforo.

Lo más leído