WhatsApp de Publicidad
Seguinos

imperdible

La trastienda del coronavirus

Los entretelones del escándalo en el Ministerio de Desarrollo, con perfume bahiense. El fulminante impacto de la cuarentena en el sector comercial. La solidaridad de unos pocos. Y mucho más…

Bahiense, en la cuerda floja

Tal como viene informando este medio, el escándalo por los sobreprecios en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación tiene como protagonista a la abogada bahiense Cecilia María Lavot.

Con el cargo de Secretaria de Gestión Administrativa, la letrada local fue quién autorizó el pago de la polémica compra de alimentos a un 50% más caros que en el mercado.

Lavot es íntima de Carlos Castagneto, uno de los más importantes directores de la AFIP: ocupa la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social.

Pero Castagneto es un viejo conocido del Ministerio de Desarrollo Social. Allí forjó su carrera política. Desembarcó a mediados de los años ’90 pero su poder se acrecentó notablemente con la llegada del kirchnerismo al poder.

Fue mano derecha de Alicia Kirchner y fue el fundador del movimiento político Kolina. Como apoderada de ese espacio ultra K, Castagneto designo a su preferida: la bahiense Lavot.

Ahora, está en ojo de la tormenta: desde la Casa Rosada la tienen apuntada y creen que es la principal responsable del escándalo. Por ahora su “padrino” la ha logrado proteger. Veremos con el correr de los días si se logra mantener en el cargo o debe volver a ordenar su estudio jurídico de calle Patricios.

Dato del estribo.

Por orden del presidente Fernández, el ministro de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz se abocó a crear un comité para perfeccionar el sistema de compras. En ese selecto grupo podría aparecer otro bahiense: Iván Budassi.

El abogado -que suele irritar a los peronistas de paladar negro- es uno de los asesores preferidos del Ministro y ahora podría ser quien inspeccione las maniobras de Lavot.

Hay que pasar la cuarentena

A muchos rubros se les está haciendo muy difícil pasar la cuarentena. Varios plantean a nivel local y nacional posibles protocolos para poder volver a abrir sus puertas. Y otros intentan buscar la manera de vender, aún teniendo sus locales cerrados, como ocurre con muchos comercios de la cuidad que implementaron la “compra futura”.

Uno de ellos, una clásica tienda de ropa de calle Alsina, hace importantes descuentos publicitados en sus redes sociales para que los clientes compren las prendas que quieran y vayan a retirarlas cuando todo esto termine, quién sabe cuándo. Los que entienden del tema aseguran que en estas circunstancias de incertidumbre, ningún vecino va a querer gastar a futuro, justamente porque no se sabe qué nos deparará. En cambio, al sistema de venta online con delivery le ponen más fichas.

Buenos gestos en medio del drama

Cuando la economía se desploma y las necesidades aumentan, es alentador reconocer las buenas acciones. Se podrá decir que es fácil cuando se trata de una gran empresa porque se “tiene espalda”, pero lo cierto es que no todos aquellos que la tienen están apareciendo en esta inédita y dramática situación. Por eso vale mencionar a los que no miran para otro lado.

La empresa Profertil está colaborando con la Municipalidad y realizó una gran compra de artículos de primera necesidad. También colaboró directamente con los hospitales públicos de la ciudad. Al Hospital Municipal le donó una importante suma de dinero  a través de su fundación. Y con el Penna se está gestionando la compra de dos equipos de video laringoscopia. En White también asisten a familias que están pasando por momentos desesperantes.

La otra actitud positiva en este drama la tuvo el Bahía Blanca Plaza Shopping, que dispuso no cobrarle el alquiler a los comerciantes que tienen locales en su paseo. La mayoría de ellos pasan por momentos angustiantes y no saben cómo sobrevivirán. Tienen que pagar sueldos sin haber abierto desde que se decretó la cuarentena, por eso no pagar el alquiler es un alivio destacable.

El bahiense cumple y paga

Aunque en algún momento trascendió que los clientes de empresas de servicios no iban a estar obligados a pagar durante tres meses, para hacerlo en cómodas cuotas más adelante, la letra chica de la medida tomada por el Gobierno nacional abarca a muy poca gente que, en su mayoría, vive una situación desesperante. Igualmente, en las últimas horas surgieron porcentajes en medios nacionales que indicaban que la gran mayoría de los ciudadanos no estaban abonando las boletas que les llegaban a sus casas.

Sin embargo en Bahía no ocurre. Esta sección pudo saber que, por ejemplo, una de las empresas de servicios de la ciudad recibe cientos de mensajes de gente que pregunta cómo hacer para pagar. “Aún no se vio afectada la cobranza. Se ve que el bahiense no especuló y que tampoco entendió mal el decreto del presidente, que no abarca a todos. A la gente que quería pagar y no estaba bancarizada le habilitamos otros medios. Igualmente va a haber convenios de pago, no porque nos lo exija el Estado, sino porque somos humanos”, explicaron a Bahía Indiscreta.

El enojo de una conocida abogada

Una conocida abogada penalista de la ciudad, a la que se le dio por la gastronomía durante la cuarentena, y que postea sus logros culinarios por sus redes, vivió un mal momento que además, en estas circunstancias, se hace más complejo.

En medio del aislamiento le chocaron el auto en la puerta de su casa. Con oficinas de seguros, casas de repuestos y talleres cerrados, comenzó la tarea titánica de conseguir presupuesto y poder repararlo. Lo único bueno de todo esto es que el conductor que se lo chocó lo primero que hizo fue tocarle el timbre para avisarle y darle sus datos.

Papá “Pancho”

El ex funcionario Ignacio Caspe va a ser papá nuevamente. Su esposa Alejandra Larosa, con quien se casó hace pocos meses, está embarazada de una beba que se llamará Guadalupe. Y, como parece que en ninguna circunstancia se puede dejar de hablar del coronavirus, “Pancho” también contó que la pandemia les cortó la luna de miel.

Las empresas de colectivos no son la excepción

Por la cuarentena, la cantidad de pasajeros que usan el transporte público en Bahía Blanca bajó un 92%. Hay que tener en cuenta (y se lo tienen muy merecido) que los trabajadores de la salud y de seguridad están viajando sin pagar el boleto.  Y decimos sin pagar porque gratis es solo el aire.

Esta situación genera una perdida diaria de 3 millones de pesos para las empresas. Por ello, la cámara que los agrupa, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP), ya tuvo contactos con el gobierno nacional para pedir una ayuda económica. Y como para ejemplo basta un botón, una de las empresas locales debió adquirir un préstamo de varios millones para poder pagar los sueldos.

Un árbitro, titular de PAMI en Tres Arroyos

Causó sorpresa en medio de la pandemia la designación, en las últimas horas, del árbitro de fútbol Facundo Elgart como jefe del PAMI en Tres Arroyos, referí que supo visitar Bahía Blanca en infindad de ocasiones para impartir justicia a los equipos de la Liga del Sur en los torneos regionales.

A más de uno le sorprendió la designación del joven al frente de la obra social de los jubilados, ya que no cuenta con conocimientos vinculados a la temática de la tercera edad. A otros no les sorprendió nada: el hombre del pito es militante de La Campora y tiene vínculos con el titular de SUTEBA Roberto Baradel.


Lo más leído