WhatsApp de Publicidad
Seguinos

especial coronavirus

La otra cara de la cuarentena

El regreso a casa de bahienses que estaban en el exterior y los que cumplen el aislamiento en otras provincias. Además, una campaña para asistir a las fuerzas de seguridad. El enojo del municipio con los que “se cortan solos”. Y mucho más…

Los “varados internos”

Esta semana fueron noticia 250 bahienses que se encontraban en el exterior y fueron repatriados gracias al enorme trabajo de coordinación entre el Ministerio de Transporte de la Nación, el Municipio, y los representantes locales de la UTA y sus choferes.

Una vez llegados a Ezeiza, fueron traídos a nuestra ciudad en un micro de larga distancia especialmente adaptado, y desde la Terminal San Francisco de Asís los trasladaron a cada una de sus casas, también en colectivos, en ese caso de Sapem, preparados especialmente con el cuidado que sus conductores se merecen.

Pero poco se habla de los varados internos. Bahienses que están en otras provincias y que también desean volver a su ciudad y a sus domicilios. Desde una pareja que se encuentra en Salta, hasta un par de personas en Madryn. Y muchos otros que no viajaron antes de que se declare la cuarentena, sino bastante tiempo atrás, pero que quieren estar en sus pagos. Es que nadie sabe cuánto conviviremos con estas restricciones. La Comuna está analizando de qué manera los acerca a casa.

Odisea con final feliz

Hablando de repatriados, se siguió muy de cerca el caso de Gabriela Cuello y de sus gemelos de 8 años, Nahuel y Franco, que sufren de diplejía espástica leuco malacia cerebral neonatal. A ellos los sorprendió la cuarentena en Chile, mientras que hacían un tratamiento médico.

Desde el Municipio, con la colaboración de ministerios, consulados y embajadas, pudieron volver a la ciudad en la noche del jueves pasado.

Un dato de color. Ellos debieron llegar en un vehículo a la frontera que el país trasandino tiene con la provincia de Neuquén. Allí los esperaba otra combi, que había viajado de Bahía especialmente para recogerlos. Grande fue la alegría de Gabriela cuando se enteró de que el chofer de la Sapem que la conducía es el mismo que los traslada siempre en la ciudad.

“Ellos cuidan la calle y nosotros a ellos”

Luego de la declaración de cuarentena, fueron cientos los efectivos de la policía bonaerense y de las fuerzas federales quienes se volcaron a la calle para hacer que se cumpla el decreto presidencial. Hubo mucha gente que los elogió pero algunos otros, los menos por suerte, los maltrataron y hasta llegaron a agredirlos, escupirlos y a toserles en la cara.

Entre quienes les reconocieron el esfuerzo de su trabajo están muchos militantes radicales de la ciudad, como Gisela Caputo, que iniciaron la campaña “Ellos cuidan la calle, nosotros los cuidamos a ellos”. Consistió en reunir algunas cosas ricas para comer, como tortas y galletitas, la mayoría horneadas por ellos mismos, que luego fueron llevadas a las comisarías y destacamentos, con los cuidados necesarios que se deben tener en estos momentos.

Cuarentena y limpieza

Luego de que se decidiera recoger los residuos domiciliarios tres veces por semana en cada hogar, y no todos los días, hubo inconvenientes que fueron evidentes. Muchas bolsas quedaron sin ser levantadas durante varias horas. Es que esta situación es nueva para todos, y Sapem ambiental, junto al gremio de Camioneros, trabaja para que el servicio logre ser óptimo, cuidando a su vez la salud de los trabajadores.

Pero se suma un dato de color. Según sostienen en la empresa,la gran acumulación de basura no sólo se dio producto de que las recorridas son más espaciadas, sino que la gente tiró más basura de la habitual. Evidentemente en la cuarentena muchos ciudadanos aprovecharon para limpiar sus casas y patios.

Toda la carne al asador

Quienes tienen todavía la autorización de transitar las calles, habrán notado en estos últimos días que, por iniciativa del delegado en Bahía Blanca del Ministerio de Seguridad bonaerense, Federico Montero, los efectivos policiales se mueven en autos del municipio, incluidos los que normalmente usa el personal de Tránsito. Es que se está tratando de optimizar todos los recursos.

Son 14 en total los vehículos que la comuna cedió para que se usen para controlar el cumplimiento de la cuarentena y para trasladar personal, pero no se utilizan para asistir a llamados de emergencias. En esos casos solo pueden acudir los patrulleros de las fuerzas de seguridad.

Enojo

Las crisis sacan a relucir el ADN solidario de los argentinos en general y los bahienses en particular, en un entorno de desigualdad que termina golpeando con más fuerza a los sectores de más bajos recursos, más allá de que esta pandemia no distingue de clases sociales e infectó a una amplia porción de la humanidad

La amplia mayoría de las campañas que se lanzaron en las últimas horas tienen el sustento de la buena fe de sus promotores. Sin embargo, desde el municipio no pudieron ocultar su enojo con aquellos que “se cortaron solos” y motorizaron distintas cruzadas para ayudar a los sectores carenciados.

Particularmente, uno de los apuntados por la comuna por no unificar las acciones fue el propio rector de la Universidad Nacional del Sur, Daniel Vega, quien se unió a un supermercado para proponer un canal de asistencia. Desde el municipio entienden que se deben evitar las “movidas individuales” y, así, evitar confusiones en medio de un clima de por sí convulsionado.


Lo más leído