WhatsApp de Publicidad
Seguinos

SE DIJO EN LA BRÚJULA 24

"Tenemos versiones de muchos casos, desde tocamientos hasta abusos"

La Parroquia San Roque, en Vieytes al 1400.

El papá del nene que fue víctima de abuso por parte del catequista José Luis Andersen, que fue condenado a 20 años de cárcel en septiembre de 2018, opinó sobre la denuncia de abuso contra el padre Mauro y dijo que "Mauro trabajaba a dúo con Andersen, dentro y fuera de la iglesia".

"Se confirma todo lo que venimos diciendo desde el primer día. Siempre creímos que Mauro y Andersen trabajaban a dúo en las buenas y malas, tanto dentro como fuera de la iglesia", sostuvo en diálogo con Germán Sasso en Bahía Hoy.

Además dijo que el padre Mauro "me vio pila de veces, pero salía corriendo. Esto termina de confirmar todo y hay versiones de muchos casos, desde tocamientos hasta abusos. Tanto en San Roque como en San Cayetano y San Antonio María Zacarías".

También explicó que el cura brasilero "seguía visitando a Andersen en la cárcel y entraba con otro nombre. Eran amigos, hacían cosas buenas y malas, y uno tapaba al otro. Sabían los juegos que hacían cada uno".

"Lo único positivo es que queda todo sentado y es el inicio para dejar demostrado que el padre Mauro estaba al tanto de todo lo que pasaba dentro de la comunidad de San Roque", agregó.

Por otro lado declaró que "no se si va a terminar en la cárcel pero por lo menos no será más cura. Nosotros estamos en el medio de un conflicto con la curia con juicios. Pero ellos siguen diciendo que no tienen nada que ver y no se hacen cargo de nada".

Por último, sobre el estado de salud de su hijo, señaló que "mi hijito está muy complicado. Sigue con tratamiento psicológico y psiquiátrico. Tiene esquizofrenia postraumática con trastornos de bipolaridad".

"Él destruyó a la familia y el dolor nos llena de fuerza, no será una familia deprimida", sentenció Juan.

El catequista abusador

José Luis Andersen fue condenado a 20 años de cárcel en septiembre de 2018. Se desepeñaba como ministro de eucaristía en una capilla dependiente de la parroquia San Roque, y también cumplía funciones como teniente primero en la seccional Segunda.

Fue hallado culpable por el delito de abuso sexual reiterado contra un nene de 8 años.

Los hechos por los que Andersen terminó tras las rejas ocurrieron entre junio y agosto de 2017, en una vivienda ubicada en Drago al 2200. Él era allegado a la familia de la víctima, a la cual amenazaba con un arma para someterlo.


Lo más leído