WhatsApp de Publicidad
Seguinos

grupo de voluntarios

Huellas Misioneras, dan una mano a quien lo necesita en Bahía y en el norte del país

El 15 de julio partirá un grupo a Caraparí, en Salta, cerca de Bolivia, a un viaje misionero.

“Nos sale del corazón”, así resume una de las integrantes del grupo voluntario Huellas Misioneras, la razón por la que se reúnen cada sábado a preparar una olla solidaria y por la que a mediados de mes irá a Caraparí, en Salta en un viaje misionero.

Rocío comentó en el programa Nunca es Tarde, que se transmite por La Brújula 24, que son un grupo de 40 voluntarios, todos exalumnos de la Escuela San Francisco de Asís con edades entre 18 y 28 años. Todos los sábados trabajan en el merendero de Villa Rosario, donde cocinan y entregan comida a unas 200 personas.

Además, el 15 de julio partirá un grupo a Caraparí, en Salta, cerca de Bolivia, a un viaje misionero, en el que entregan distintos elementos a la población necesitada.

“A todos nos llama el querer darle una mano a la gente que más lo necesita, se ve la necesidad, poder misionar tan lejos te llena un poco el corazón, es una alegría inmensa ir, porque cuando vamos a misionar, regresamos misionados, es más un crecimiento personal”, dijo Rocío.

La voluntaria agregó que son muy bien recibidos en las comunidades que visitan y que en esta ocasión están recolectando elementos deportivos como sogas, tortuguitas, conos, red de vóley, pelotas de todo tipo.

Todos los integrantes de Huellas Solidarias estudian o trabajan y se financian los viajes de su propio bolsillo o a través de sorteos solidarios.

Quienes quieran colaborar con su viaje pueden llevar los elementos deportivos u otros donativos al merendero en Juncal 230, donde están los sábados de 8 a 13 o de lunes a viernes en el multiquiosco ubicado en Maipu 1664.

Lo más leído