WhatsApp de Publicidad
Seguinos

no te la pierdas

Más del 10% de los bahienses ya tuvo coronavirus

Esos son los números reales, según proyecciones de los especialistas. Además, el absurdo intento de censura de un abogado para que este medio deje de contar la verdad de la causa Facundo. Y mucho más…

Más del 10% de los bahienses ya se contagió

Transcurrido medio año desde el primer caso de COVID-19, más de 38 mil bahienses sufrieron la enfermedad. Traducido a porcentajes, equivale a decir que el 12,7% del total de la población se infectó con el virus.

El dato surge tomando los datos oficiales, que reportan 3.840 positivos hasta este fin de semana. Pero claramente ese no es el número real, ya que el Estado nunca alcanza (ni alcanzará) a detectar a todos los que cursan o cursaron la enfermedad. Y esto sucede en todo el mundo.

Según concuerdan epidemiólogos de varios países, la cifra verídica de enfermos se obtiene cuando se multiplica por diez los oficializados por las autoridades sanitarias.

Que más del 12% de la población bahiense se haya contagiado deja varias lecturas. La primera es la misma, es la que ya se conocía: el COVID-19 tiene un abrumador nivel de contagiosidad. Y eso es lo que provoca que se llegue al borde del colapso del sistema sanitario. La segunda es una buena. Los niveles de recuperación que se demostraron son altísimos: el 99,8% se logró superar el virus. O visto de otra manera, la letalidad en Bahía –tomando los 76 fallecidos hasta hoy– fue del 0,2%.

Esperanza.

En diálogo con LA BRÚJULA 24 el ministro de Salud Daniel Gollán se esperanzó en dos cuestiones: la primera es la llegada de la vacuna “para marzo o abril” que permitirá vacunar rápidamente a los grupos de riesgo, al personal de salud y a la policía. Y con eso, según aseguró, “cambiará el perfil de la enfermedad, transformándola y haciéndola manejable” porque ya no quedará personal imprescindible fuera del sistema y no resentirá la atención de lugares clave. El resto se inmunizará porque ya se habrá contagiado o convivirá con la enfermedad sin mayores riegos, como puede suceder hoy con la gripe.

Causa Facundo: ataques e intento de censura

El abogado Leandro Aparicio realizó una presentación ante la Justicia Federal con el fin de censurar a LA BRÚJULA 24 y así evitar que revelemos datos de la Causa Facundo. Al letrado lo enfureció en estos meses que contemos la investigación judicial y no lo que él y su imaginación pretendieron instalar.

Es que Aparicio logró que una gran mayoría de medios repitieran su guión sin chistar, pero no pudo con este medio. Y eso motivó sus difamaciones y ataques más brutales. Cada vez están más claros los motivos por los cuales este personaje intentó acallarnos: arruinamos su fábula.

La denuncia por “filtración de información” pretende amedrentar. Sin embargo presentaciones tan ridiculas como estas logran lo contrario: que redoblemos el esfuerzo.

Lo que verdaderamente molesta es el desenmascaramiento de la mentira. Lo que incomoda es que la información verdadera de la investigación se difunda, pues quedan expuestos inconfesables intereses.

El aluvión de inexactitudes que se han repetido a lo largo de estos meses fue escandaloso. Muy injusto para aquellos acusados sin pruebas pero también injusto y humillante para la memoria de Facundo.

La credibilidad es el único capital que podemos ostentar los que hacemos comunicación. El costo de informar sin cortapisas a veces es alto. En este caso, LA BRÚJULA 24 remó contra la corriente de la mayoría de los medios. Pero tarde o temprano, la verdad reivindica, los armados mediáticos caen y los mentirosos de todo pelaje quedan expuestos ante un único e inapelable tribunal: la sociedad.

Desde el primer día venimos señalando que la investigación judicial no ha arrojado evidencias para sostener la hipótesis de “desaparición forzada”. Ahora, con los resultados categóricos de la autopsia, muchos medios intentan recular: es tarde.

Como dice el viejo refrán: la culpa no es del chancho sino del que le da de comer. Si un periodista difunde versiones sin chequear, sin contrastarlas con el expediente o fuentes serias, no es irresponsable, es lisa y llanamente cómplice del armado y la instalación de las mentiras.

Fernando Savater, el gran filósofo y escritor español, sostuvo alguna vez: “Solo hay un tipo de periodista reaccionario, sea de izquierda o de derecha: es aquel que conoce la verdad y dice otra cosa. Puede ser por oportunismo, por interés o por piedad. Ese es el verdadero periodista reaccionario, el que no reconoce su obligación de decir la verdad”.

La venganza de Aparicio por no poder contar con LA BRÚJULA 24 para su armado mediático fueron ataques y denuncias. Nada alcanzará para que sigamos contando la verdad y sacándoles la careta a los infames. Será Justicia.

Flojitos de papeles

Lo que estuvo revuelto la semana pasada fue el inicio de las paritarias municipales en la ciudad.  Este año se renovaban autoridades y los representantes debían presentar las acreditaciones que exige la ley para sentarse a la mesa.

El Sindicato, el Concejo y hasta el propio Ejecutivo exhibieron todas las formas, hasta que llegó el turno de la Asociación de Profesionales, que no pudo acreditar las constancias que respaldaran la representación de sus afiliados. Traducido: no tenían la documentación necesaria ni el Certificado de Autoridades que expide el Ministerio de Trabajo para los gremios que tienen toda la “papeleta” en regla.

Desde la Secretaría de Legal y Técnica de la Municipalidad le comunicaron a la Asociación de Profesionales que no estaba en condiciones de sentarse a la mesa de paritarias.

Pero la novela estaba a punto de comenzar. El día en cuestión y a la hora indicada, todos los paritarios habilitados se hicieron presentes en el recinto, pero al abrir la puerta se encontraron con una sorpresa: la Asociación de Profesionales había copado el lugar al grito de “al que madruga, Dios lo ayuda”.

Ante el panorama descrito, la gente del Sindicato de Municipales no se sentó y se presentó ante la secretaría privada del Intendente para denunciar que había personas no acreditadas para la reunión. “Ni los vimos llegar”, contestó un hombre cercano a Gay.

Luego de varios minutos, desde Alsina 65, se logró “convencer” a los empleados del Hospital Municipal que debían retirarse para que pudiera celebrase la paritaria.

Tras el episodio y lejos de reconocer estar “flojo de papeles”, entre los profesionales hubo una bronca inocultable y responsabilizaron al Sindicato que dirige Miguel Agüero de haberles impedido sentarse en las paritarias. La respuesta del STM no se hizo esperar: salieron cartas documentos, advertencias judiciales y masivas y contundentes devoluciones en las redes sociales.

Esta novela recién empieza.

Estacionamiento Siglo XXI

En diez días ya se podrán pagar las multas de tránsito en las dos nuevas oficinas que la comuna inauguró en el Mercado Municipal y en la intersección de Drago y Colón. Tal como lo había adelantado esta sección, la idea es hacer más eficiente el trámite, que el expediente no pase por el Juzgado de Faltas, y que el infractor tenga un descuento del 50 por ciento si abona en un plazo de diez días corridos. Más rápido y barato para el contribuyente, más cash diario para el municipio.

“Los Posnet llegan esta semana. Es lo único que falta. Probablemente también abramos una oficina en la Terminal de Ómnibus”, comentaron a esta sección en Alsina 65.

Otro dato que se comenta en los pasillos es el tema del sistema de estacionamiento medido y pago. Actualmente el 93% de los usuarios paga con la aplicación parking en el teléfono. No es de extrañar que ya se esté pensando en que la comuna produzca una app propia y que dejen de funcionar los famosos tótem, periódicamente vandalizados.

“Estamos en el siglo XXI, hay que fomentar este tipo de herramientas. Hay ciudades que solo tienen aplicaciones para el pago. Quizá en Bahía se puedan habilitar comercios para que hagan el trámite los que no se manejan con smartphones”. El futuro llegó.

Asumió “El Chivo”

Arrancó octubre y asumió como director de Defensa Civil José Luis Henriquez. Un referente del área que viene a reemplazar a otro entendido en la materia como José Luis Holman.

El “Chivo” tiene 51 años y está más que preparado para la función: trabaja en el cuerpo desde 1989. Nacido en Coronel Dorrego, en donde trabajaba su padre, vino de muy chico a Bahía y se instaló en pleno Villa Miramar. Todavía recuerda su infancia humilde en la casa de calle Fortaleza al 700. Es fanático de River y, por supuesto, de Bella Vista. Una familia muy cercana a la suya vivía pegado a la cancha de “Los Gallegos” y veía todos los partidos. Aunque jugó al fútbol en la Liga Rionegrina y en la de Monte Hermoso, nunca visitó la camiseta de su club más amado.

Es tan conocido por su apodo animal que cuando escucha “José” no se da por aludido. Según cuentan, el apodo se lo puso su padre porque, cuando era bebé, se trepaba a todo lo que podía. Ahora José Luis se da el gusto de trabajar codo a codo con su hijo Ariel, de 31 años, quien es otro integrante del equipo.

Un problema móvil

En la comuna, aún esperan que pueda llegar algo de dinero de la Provincia de una partida especial que se usará para la compra de nuevos patrulleros y el arreglo de los actuales. La ciudad ya empieza a tener complicaciones por la rotura de los móviles. Y además, los que son reparados duran cada vez menos por su deterioro estructural.

Esta sección pudo saber que la falta de vehículos se empieza a sentir en varias cuadrículas en las que se dividen los barrios para ser patrullados, por lo que los efectivos tienen que recorrer más terreno a la hora de la prevención del delito. A este problema se le debe sumar el de unos 60 policías infectados de COVID-19 o aislados. La manta es cada vez más corta.

Lo más leído