WhatsApp de Publicidad
Seguinos

mara barros en la brújula 24

"Que me recuerden como corista de Sabina es un honor y no me molesta"

Para muchos el nombre de Mara Barros podrá parecer desconocido. Sin embargo, la carrera al lado de un verdadero maestro de la música le permitió soltar amarras y proyectarse como una de las voces de habla hispana más cálidas y destacadas de la actualidad, un presente atravesado por la pandemia y complejo con respecto a la posibilidad de subir a un escenario, su hábitat por esencia.

En una cordial entrevista que brindó desde su España natal para LA BRÚJULA 24, la talentosa artista explicitó de manera clara y contundente cómo fueron sus primeros años vinculados al mundo en el que hoy se desenvuelve como pez en el agua, siendo agradecida del influyente cantautor que la hizo conocida y con el cual la une una mutua admiración.

"La sombra de Joaquín Sabina es enorme y que me recuerden como su corista es un honor tan profundo y tan grande que no me molesta. Fue lo máximo de mi carrera, era mi meta a alcanzar y mi sueño por cumplir en toda mi vida, más allá de que los caminos al principio me fueron llevando por diferentes derroteros", enfatizó Barros, en el programa "Una Buena Razón".

Y sobre sus comienzos, rememoró lo pendular de su formación entre dos manifestaciones artísticas: "Es una pasión genética, mi padre era cantante aunque ahora dejó de hacerlo profesionalmente. Somos grandes coleccionistas de discos de vinilo y CDs. Lo curioso es que yo quise ser bailarina tal como quería mi madre y lo hice hasta los 18 años, mientras él me sentaba a oír música de Lola Flores para despertar mi interés".

"Luego mi vida dio un vuelco, teniendo en cuenta la necesidad de trabajar por la situación económica de mi casa, lo hice como bailarina, algo que fue una decepción muy grande para mi padre porque él no quería que mueva el culo (risas). Mi jefe me insistía para que cantara, yo me negaba hasta que me presentó para que interprete en público 'El Talismán' de Rosana y recibí el respaldo de mi familia", contó casi emocionada, a sabiendas de que todos necesitan un golpe de suerte para dar el siguiente paso.

Sin embargo, el clic llegó con el tiempo: "Hubo un momento en el que sentí que le estaba robando público a Joaquín y quería que me conocieran. En 2013, el 28 de diciembre (Día de los Inocentes) armé un concierto en el que invité a muchos amigos y ese día le pedí a uno de ellos si tenía alguna letra a la que pueda hacer música y que luego se convirtió en uno de mis temas de mi primer disco".

"Entre mis proyectos hay muchos planes, pero las circunstancias externas nos complican. No solo la imposibilidad de poder ir a un estudio a grabar a un estudio, sino los problemas económicos que acarrean estos cinco meses sin poder lograr ingresos. No obstante, nos reunimos muchas compañeras que hace 18 años participamos de un reality llamado PopStars y grabamos un video que tuvo muchísima repercusión", concluyó Barros, tan encantadora como jovial, sabiendo que por delante vendrán un sinfín de situaciones que el destino tiene preparadas para ella.

Lo más leído